Viernes, 18 Mayo, 2012 - 18:25

CFK destacó que "los países emergentes y África deben estar unidos para lograr una segunda independencia"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Cristina Fernández de Kirchner cerró su visita por Angola, luego de dejar inaugurada la Feria de Productos argentinos en la capital angoleña.

La primera mandataria nacional aseguró que "no hay posibilidad de desarrollo, de crecimiento e inclusión si no se respetan los gobiernos democráticos surgidos de la voluntad popular". Luego visitó la Feria Empresarial argentina montada en Luanda.



Cristina resaltó en la Asamblea Nacional, en Luanda, la proximidad entre 2002, cuando llegó el fin de la guerra civil de décadas en Angola, y el 2001 de Argentina, "cuando casi se produjo una guerra civil a partir de la desintegración que sufrió el país por una crisis económica sin precedentes".



"Son características casi idénticas que hoy vemos en naciones del viejo mundo, a las que llegamos porque nos habían convencido a partir de la caída del muro de Berlín que el Estado no servía para nada y que el mercado todo lo solucionaba", expresó la mandataria.



Dijo que lo peor de esa política fue "la falta de control sobre el sector financiero para que obtuviera una rentabilidad excesiva, sin pasar por el trabajo y el sector productivo", y recordó que "cuando llega el momento de la verdad los mercados no existen y son los Estados los que deben hacerse cargo de los desaguisados".



Por este motivo instó a lograr "una articulación inteligente entre Estado y mercado" en la que el Estado es insustituible e indelegable para regular relaciones en el mercado, entre la producción y la inversión, en la educación, salud, ciencia y la tecnología".



La mandataria destacó además la necesidad de preservar la paz en la región del Atlántico Sur y llamó a una alianza estratégica en la que Argentina y Angola estrechen sus lazos de amistad y avancen hacia "una segunda independencia".



Sostuvo que "la convergencia no sólo debe ser de economías complementarias sino de objetivos comunes, porque Argentina es un país emergente y Angola un país en reconstrucción. La primera independencia nos ayudó a librarnos del yugo colonial y luego vinieron otras formas de subordinación, tal vez no tan visibles, palpables ni verificables".



Agregó que "hoy tenemos formas más sutiles de subordinación económica y cultural, que se traducen en el atraso de nuestros pueblos, dependencia tecnológica, falta de desarrollo y de alternativas de trabajo".



"Los países emergentes y África deben estar unidos en una lucha para lograr esta segunda independencia, que asegure a nuestros pueblos el derecho al trabajo digno y la inclusión social definitiva de trabajadores, jóvenes y de las minorías".



En ese sentido, Cristina repasó el modelo argentino desde el gobierno del ex presidente Néstor Kirchner en 2003, y expresó la coincidencia que tuvo con su par de Angola, José Eduardo Dos Santos, sobre la necesidad "de integrar organizaciones como el Mercosur latinoamericano con otras africanas".



Instó a aprovechar "oportunidades de asociación entre nuestros países, en temas de ciencia, tecnología, alimentos, biotecnología, energía nuclear y producción petrolera, más ahora que hemos recuperado la soberanía en el manejo de los recursos".



La mandataria también destacó ante el parlamento angoleño el proceso argentino de "restitución de los derechos humanos, luego de una dictadura que arrasó con las instituciones y la vida de miles de argentinos", y además ponderó la "reindustrialización del país, que supo ser el país más industrializado de América, después de los EEUU, en la década del 50, cuando gobernaba mi partido".



Cristina recordó por otra parte la influencia de los africanos y sus descendientes en América Latina en la independencia, y señaló que a fines del 1700 el 50 por ciento de "la población que vivía en Buenos Aires era afrodescendiente".



Al respecto evocó al "hijo de una esclava africana, el sargento Cabral, quien le salvó la vida al general José de San Martín", y recordó igualmente al Negro Falucho, muerto en el puerto de El Callao "envuelto en la bandera argentina".



En otro orden, Cristina agradeció al pueblo y al gobierno de Angola "el apoyo permanente al reclamo argentino" sobre la soberanía de las islas Malvinas.



Afirmó que el Reino Unido debe "sentarse a negociar la devolución del último dominio colonial del Atlántico Sur, que son nuestras islas Malvinas", y reclamó que toda la región necesita que el "Atlántico Sur siga siendo una zona de paz y desmilitarizada".



"Lo necesitamos en resguardo de nuestra soberanía territorial y también de los recursos naturales que forman parte de nuestro patrimonio", sostuvo la Presidenta.



Poco después de hablar en la Asamblea Nacional, Cristina visitó la Feria empresarial denominada "Semana Argentina en Luanda".



Frente a los más de 400 empresarios argentinos presentes, felicitó a los argentinos por "armar la muestra en tiempo récord" y aseguró que "nos está yendo muy bien".
Fuente: 
Telam