Viernes, 18 Mayo, 2012 - 17:50

Correo de nuestros lectores
Pensando en Angola olvidaron los Derechos Humanos

Siempre defenderemos a todas las Organizaciones que han trabajado y aún hoy siguen en la misma senda defendiendo y luchando por “Todos” los Derechos Humanos.

Siempre defenderemos a todas las Organizaciones que han trabajado y aún hoy siguen en la misma senda defendiendo y luchando por “Todos” los Derechos Humanos, sus ideales permanentes y el sufrimiento que han padecido para lograr una Democracia que nos permita a los argentinos tener “ una libre expresión” , sin temores o represalias desde el Poder de turno, pero hoy se ha derramado el agua del vaso con la última gota de hipocresía que le agregó el actual Gobierno Nacional con su actitud antidemocrática hacia nosotros resaltando las “virtudes” de un país africano con
mucho petróleo y diamantes pero con más de 15 millones de pobres indigentes deambulando por las calles, víctimas de un gobierno autoritario que está en el poder desde el año 1979 y cuya cabeza tiene nombre y apellido.



De acuerdo con la constitución de 1992, el ejecutivo del gobierno se compone del Presidente, el Primer ministro y el Consejo de Ministros. Durante las décadas de 1990 y 2000, el poder político se ha concentrado de hecho en la Presidencia que lo ha ejercido de forma bastante autoritaria. El Consejo de Ministros, integrado por todos los ministros, se reúne regularmente (bueno cuando se le antoja al presidente). Los Gobernadores de las 18 provincias son designados para servir al presidente (esto me recuerda a algo cercano). La nueva Constitución de 2010, acentúa la concentración del poder en el presidente, que asume también las funciones de primer ministro, controla el Parlamento (como jefe del partido con mayoría absoluta) y el sistema judicial a lo que debemos agregar un control económico sobre todas las grandes empresas que se le animaron a establecer, como dirían los chicos de hoy…son socios con
“derecho a roce”, ya que se supone es la única forma de subsistir con semejante calamidad político institucional.



Por si usted no lo sabe, a ese país con 10 familias multimillonarias decidiendo por un pueblo indigente, la señora presidente le ha llevado un lindo regalo en nombre suyo, mío y de todos los argentinos. Un préstamo de 100 millones de dólares para que puedan hacer negocios con Argentina, es decir que se repite la historia de YPF con los Eskenazi cuando compró parte de la empresa con un préstamo de nuestros dineros y ahora se da el lujo de presentar quiebra por no haber pagado sus deudas…deudas que seguramente pagaremos otra vez nosotros, que somos el Estado.



Nosotros, que defendemos en Argentina los Derechos Humanos, ahora debemos enfrentarnos con esta hipocresía del Gobierno, que por un lado lucra y lo utiliza como bandera y por el otro va a congraciarse con genocidas dictadores que manejan la hambruna de todo un pueblo sin educación, salud y futuro, al punto tal que en la última elección realizada en el año 2008, ganó con el 81 % y eso es una prueba más que evidente,
para saber que ese 81% pertenece solo a los que saben qué significa un “ voto” o para que sirve votar, porque de Democracia y bienestar la pobre gente angoleña que vemos en la Televisión no tiene pinta de conocer mucho.



A esta altura imaginemos como vive esa gente si en el año 2008, una encuesta de las Naciones Unidas dio como resultado que en el campo,
el nivel de pobreza llegaba al 60% y en las Ciudades superaba el 50%. Estudios realizados en 2007 concluyeron que en Angola es común un bajo y deficiente nivel de niacina (vitamina B3). Las epidemias de cólera, la malaria, la rabia y las fiebres hemorrágicas africanas, como la fiebre hemorrágica de Marburg, son enfermedades comunes en varias partes del país. Muchas regiones del país tienen altas tasas de incidencia de la tuberculosis y altas tasas de prevalencia del HIV.
El dengue, la filariasis, la leishmaniasis y la oncocercosis (ceguera de los ríos) son otras enfermedades transmitidas por insectos que también se producen en la región. Angola tiene una de las más altas tasas de mortalidad infantil y una de las expectativas de vida más bajas en el mundo.

A ese país, fue la señora presidente con un grupo de empresarios para vender los mismos productos que aquí en Argentina, el señor Guillermo Moreno no les deja vender, como por ejemplo las cuatro firmas con sus marcas de automóviles que al día de la fecha tienen demorados en la aduana de Campana-Zarate, mas de 30.000 vehículos sin poder ingresar al país.



En este mismo tour de empresarios, ocupa un lugar importante al lado del Señor Moreno,
un
ex funcionario, político y empresario argentino que es recordado por su desempeño como Asesor con rango de Secretario de Estado del Presidente Carlos Menem al comienzo de su primer mandato (1989-1995), Carlos Spadone.



El nombre de Spadone saltó a la opinión pública en noviembre de 1991, cuando el diario "Página/12" (nada menos que Página 12) denunció la compra por parte del Ministerio de Salud Pública y Acción Social de 1960 toneladas de leche en polvo, de las cuales 47 resultaron no ser aptas para su consumo y aún no se sabe si pudo haber causado alguna consecuencia grave en los niños. La medida había sido dispuesta mediante el Decreto 1295 de forma directa, por el Presidente Menem. El producto había sido elaborado por la compañía Summum, que se descubrió como propiedad del Asesor Presidencial. El escándalo desatado por el caso de corrupción terminó con las renuncias de Spadone y de Miguel Ángel Vicco, Secretario privado del Presidente.



Se inició una causa penal que fue finalmente cerrada en septiembre de 2002, absolviendo a ambos involucrados.



Hoy por unas horas, el Gobierno Nacional se olvidó de los Derechos Humanos…de los nuestros y los de otros. Hoy borraron con el codo lo que escribieron con la mano, ahora me sentaré frente a la computadora para ver si aparece alguna de las voces de quienes desde el Estado Nacional tomaron como bandera el sufrimiento de los demás, de los que en defensa de un ideal ya no están… “Y subestiman burlándose de una causa se burlen de una causa tan cara a los sentimientos”. No importa su ideología o la mía, solo vale el sacrificio que costó defenderlas.



“El mundo no está en peligro por las malas personas sino por aquellas que permiten la maldad”

Albert Einstein (1879-1955) Científico alemán nacionalizado estadounidense.



(*) DNI 7788556 - Resistencia
Chaco