Viernes, 18 Mayo, 2012 - 10:17

Colombia
Acusan a un diputado por el asesinato de once compañeros

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El trágico secuestro de doce diputados, que terminó con la ejecución de 11 de ellos, cobró un nuevo giro con la detención de Sigifredo López.

López es el único sobreviviente del grupo, quien es sindicado por la Fiscalía de colaborar con la guerrilla.



Un ex diputado colombiano secuestrado en 2002 junto a otros once políticos que fueron asesinados por la guerrilla FARC cinco años después, y único sobreviviente del grupo, fue detenido por "indicios graves" que le vinculan a ese plagio, indicó una fuente de la Fiscalía.



"Hay indicios graves y por eso lo llaman a indagatoria. El resto es reserva del sumario", señaló una fuente de la Fiscalía, al referirse al ex diputado Sigifredo López.



López fue capturado en la ciudad de Cali y trasladado a la capital.



Según la fuente, "el fiscal instructor consideró que tiene suficientes indicios para que responda por su presunta responsabilidad en el secuestro de los diputados" y por eso la decisión de ordenar su detención.



El Fiscal tiene 72 horas para proceder a tomar la declaración del político y luego cinco días para definir su situación jurídica, es decir, mantenerlo detenido o dejarlo en libertad pero vinculado al proceso.



El 11 de abril de 2002, López y sus once compañeros de la Asamblea de Diputados del Valle fueron sacados de la sede de esa corporación por guerrilleros de las FARC disfrazados de miembros del ejército, quienes los convencieron de desalojar el edificio ante la amenaza de una bomba, llevándoselos consigo.



¿VÍCTIMA O CÓMPLICE?



El 18 de junio de 2007 los insurgentes que los mantenían secuestrados en una zona montañosa del suroeste del país creyeron ser atacados por el ejército y fusilaron a once de ellos.



Tras su liberación, el 5 de febrero de 2009, López expresó que se salvó de ser asesinado porque se encontraba separado del grupo como castigo.



En 2010 López aspiró infructuosamente a una curul en el Senado. Un año más tarde la Fiscalía le abrió una investigación preliminar por haber recibido presuntamente apoyo de organizaciones armadas ilegales durante su campaña, lo que el político negó.



Fabiola Perdomo, esposa de Juan Carlos Narváez, uno de los diputados secuestrados y asesinados, se declaró sorprendida con la decisión de la Fiscalía.



"Me rehuso a creer, me niego a creer que eso sea verdad", consideró Perdomo. Sin tener una acusación en firme o un fallo de responsabilidad, "prefiero mantener el beneficio de la duda, porque lo contrario me hace más dolor y más daño", agregó.
Fuente: 
El Observador