Jueves, 17 Mayo, 2012 - 19:08

La escarapela ¿qué nos dice?

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Empecinados como estamos en encontrar una nueva manera de construir el conocimiento, no resulta aleatorio pensar cómo transmitimos el respeto por nuestros símbolos patrios.

Pensar en los símbolos patrios, como la escarapela, puede hundirnos en reflexiones que, de acuerdo con los principios de la antigua pedagogía, se limitaba a un acto donde los alumnos “debían” incorporar el sentimiento de la patria, la sensación de identidad nacional.



Mayo es el mes patrio. Comienza con el Día de la Constitución Nacional en 1853. Continúa el 11 con el Día del Himno Nacional. Sigue con el Día de la Escarapela, el 18. Y estamos por vivir en pocos días la Semana de Mayo.



La Escarapela, como cualquiera de nuestros símbolos nacionales nos representa. Ante el mundo y entre nosotros mismos. Alude, sin dudas, a todo lo que tenemos en común los argentinos a todo eso que nos hace ser argentinos.



Hoy, empecinados como estamos en encontrar entre todos una nueva manera de construir el conocimiento, no resulta aleatorio pensar cómo transmitimos el respeto por nuestros símbolos patrios.



No es desde el acartonamiento de la solemnidad donde encontraremos la materia prima de este nuevo conocimiento, nuevo también por la manera en que intentamos “vivir” esa construcción, es decir, no transmitiendo nociones academicistas provenientes de “mentes iluminadas”, sino que estamos en el camino de la construcción colectiva y conjunta del conocimiento desde el corazón mismo de la comunidad educativa.



Como generación de los Bicentenarios, recuperamos el orgullo de ser y de sentirnos Nación. Y con ese orgullo es que usamos la escarapela. Ella nos sigue mostrando el mejor modo de transitar el sendero, ése que debe, necesariamente, estar sembrado de memoria, de verdad, de justicia social, de soberanía política, de independencia económica.



Pensar la escarapela argentina hoy, no significa para nosotros otra cosa que intentar acercarnos a todas las formas de vida que tenemos todos los que nos sentimos identificados con sus colores. Porque es eso lo que nos está diciendo la escarapela desde sus colores de cielo. Que no hay destinos forjados desde las individualidades. Que hay un destino que vale la pena ser vivido si es en conjunto. Que si nos salvamos, nos salvamos todos. Todos. Que si insistimos con la inclusión no es para quedarnos sólo con los que están, sino para ir por los que faltan.



Desde ahí, queremos compartir un Día de la Escarapela con todos… y para todos.



(*) Ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de Chaco