Miércoles, 16 Mayo, 2012 - 19:37

Nación-Provincias: un difícil momento

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La presidenta Cristina Fernández transita por la etapa político-económica más compleja desde el conflicto con el campo y la derrota legislativa de 2009.

A la reacción del gobernador bonaerense Daniel Scioli ante la ofensiva kirchnerista en la provincia, que lo obligó a posicionarse como candidato presidencial si la Presidenta no fuere por la reelección, se suma cierto fortalecimiento de la figura de Hugo Moyano, quien apunta a que lo ratifiquen en la CGT, a partir de las desavenencias de sus opositores.



Sin embargo, la situación política se mezcla con la económica. La pregunta que todos se hacen por estas horas es si el gobierno nacional tiene los recursos para afrontar sus compromisos con las provincias.



Tres estados que hoy son consideradas opositores por la Casa Rosada atraviesan una delicada situación económica, producto de la falta de envío de los fondos comprometidos por parte de la Nación: Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. Scioli, José Manuel de la Sota y Antonio Bonfatti.



En casos como la provincia de Buenos Aires o de Santa Cruz, la actitud del gobierno nacional pareciera ser de asfixia exclusivamente por las diferencias políticas que Cristina Fernández mantiene con Scioli y con Daniel Peralta. Pero hay algo más.



El desdoblamiento de los sueldos a los que también se ven obligados dos gobernadores ultraoficialistas, como el entrerriano Sergio Urribarri y el chaqueño Jorge Capitanich, pone a la luz las carencias que tiene la Casa Rosada para la distribución de los recursos.

A esa lista de provincias comprometidas por la falta de fondos se suman otros gobernadores K, como Francisco "Paco" Pérez (Mendoza) o José Alperovich (Tucumán), así como las aliadas Catamarca, Corrientes, Tierra del Fuego, Neuquén y La Pampa.



El termómetro marca la misma alta temperatura en la Ciudad de Buenos Aires, pese a que apenas su presupuesto requiere 10 por ciento de la Nación. Pero ante los nubarrones que asoman en el horizonte, el gobierno porteño ya tiene diseñado un plan de austeridad, en caso de que la economía nacional siga decayendo.



Salvo el distrito porteño, el resto de los estados provinciales, incluida la provincia de Buenos Aires tiene vedado el financiamiento externo. O no hay o es demasiado caro. Ya desde el plano político, en su memorable obra "La silla del Aguila" el recientemente fallecido escritor mexicano, Carlos Fuentes tildó como un error que un presidente designe un delfín como su sucesor, con demasiada anticipación. Porque a partir de ese momento, dijo, el poder presidencial disminuiría drásticamente...



La jugada de Scioli fue -mas allá que le avisó antes a Cristina- plantearle a la mandataria: "debajo tuyo le compito a cualquiera, salvo que quieras reformar la Constitución". Es sabido que a CFK nunca le gustó que le marcaran los tiempos.

Scioli cree que Cristina va por él, combinando la asfixia económica, producto de la situación del país, con la interna por el poder, que encarna Gabriel Mariotto en su embestida diaria.



"A la Presidenta le hizo un poco de ruido la escalada verbal de Mariotto", deslizó un funcionario de la Casa Rosada.



Pocos saben a ciencia cierta, si Mariotto es efectivamente la voz de Cristina. Aunque está claro que, de no ser así, mucho margen de juego propio el vicegobernador no tiene.
Fuente: 
Agencia DyN