Miércoles, 16 Mayo, 2012 - 17:55

El fiscal se opuso a la excarcelación de los Schoklender y de Gotkin

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El fiscal Jorge Di Lello se opuso al planteo de los detenidos y supeditó la decisión final al criterio del juez Norberto Oyarbide.

Los hermanos Sergio y Pablo Schoklender, ex apoderados de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, pidieron hoy su excarcelación, luego de que quedaron detenidos acusados de un millonario desvío de fondos públicos a través de las Madres de Plaza de Mayo.



En su planteo de excarcelación, Pablo Schoklender, quien mañana será indagado por el magistrado, pidió garantías porque, explicaron sus abogados, "teme por su vida y por su integridad física".



"Ese temor se funda en mensajes amenazantes e intimidatorios que ha recibido luego de la trascendencia pública de su orden de detención, supeditando episodios violentos de diversa índole que él iría a sufrir en caso de vincular, en su futura declaración judicial, a funcionarios públicos con los hechos investigados", sostuvieron los abogados Pablo Slonimsqui y Ramiro Rubinska en el escrito que presentaron.



Fuentes judiciales informaron que Di Lello se opuso a las excarcelaciones de los Schoklender y de Alejandro Gotkin, ex director de Meldorek (una de las empresas involucradas), también detenido ayer, pero dejó en manos de Oyarbide la decisión final porque tiene a cargo la causa y es quien decidió detenerlos.



El fiscal dejó supeditada la decisión al juez si considera que "se mantienen las premisas por las que ordenó su detención, esto es el riesgo de que entorpezcan la investigación en caso de permanecer en libertad mientras se sustancia el proceso".



En caso de que Oyarbide rechace las excarcelaciones -lo que se prevé en virtud de que ayer pidió arrestarlos-, los acusados podrán apelar la decisión a la Cámara Federal para que la revise.



El juez ordenó ayer la detención de Sergio Schoklender -que se concretó en su juzgado mientras declaraba- al considerarlo jefe de una organización ilícita que desvió más de 260 millones de pesos del Estado destinados a la construcción de viviendas y la de Pablo y Gotkin como sus organizadores, al creer que por sus roles en libertad podrían entorpecer la causa.



Pablo se entregó ayer por la tarde en la Comisaría 23 y junto con Gotkin serán indagados mañana por la mañana por el juez Oyarbide.



Oyarbide explicó hoy que se debió a la "complejidad" de la causa que recién haya detenido a los Schoklender un año después de iniciado el expediente.



"Todo el tiempo que ha tenido la investigación se ha debido a la inmensa complejidad del caso, la enorme cantidad de personas que han intervenido en todo este asunto, y la diversidad de las obras", explicó en diálogo con la prensa en la puerta de su domicilio.

Sergio Schoklender fue detenido ayer luego de negarse a declarar en el inicio de la ronda de indagatorias que incluye a 30 personas y fue trasladado a la cárcel federal de Ezeiza.



El ex apoderado de la Fundación fue acusado de desviar más de 260 millones de pesos que el Estado le dio a las Madres para construir viviendas a través de empresas dirigidas por él, mediante cheques, dinero en efectivo, compra de bienes y de terrenos, además de irregularidades en 59 obras.



Además, el juez le achaca la falta de pago de retenciones a empleados, tener personal no declarado en las obras y no hacerles los aportes, falsear estatutos de Madres y facturas, usar materiales de las Madres para fines propios en la construcción de viviendas en nueve lugares y la compra irregular de terrenos en distintas provincias.

Tras las detenciones de los Schoklender, trabajadores de obras del programa "Sueños



Compartidos" de las Madres denunciaron que siguen cobrando sus sueldos "en negro" y pidieron la detención de los "cómplices políticos" de los hermanos.



En tanto, Oyarbide citó hoy a indagatoria para el próximo 21 de junio a tres directivos de empresas para determinar si facturaron millonarias sumas a las Madres por tareas que nunca habrían cumplido.



Se trata de Pablo Sette y Adolfo Daniel Bus, presidente y director de la firma Cabaña Agropecuaria del Zonda, entidad que facturó 44.260.939,79 pesos, y Mariano Moncada, titular de Agropecuaria Monte León, quien habría recibido 23.580.624,10 pesos, precisaron las fuentes.



Se sospecha que se habrían realizado maniobras a través de cheques y transferencias mediante una cuenta en el Banco de la Provincia de Buenos Aires que manejaba Sergio Schoklender.



Por en el desvío de fondos de Madres hay más personas imputadas, entre Alejandra Bonafini, hija de Hebe de Bonafini, titular de las Madres, que deberá presentarse a indagatoria el próximo 31 de mayo; Viviana Sala, ex mujer de Sergio Schoklender, citada para el 22 de mayo, así como Gustavo Serventich, piloto personal de Sergio Schoklender, y el financista Daniel Laurenti, el 29 de mayo.
Fuente: 
Agencia DyN