Martes, 15 Mayo, 2012 - 07:29

Asumió Hollande al frente de Francia, el primer socialista al mando en casi dos décadas

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El nuevo mandatario y el jefe de Estado saliente, Nicolás Sarkozy, realizaron el traspaso de poderes en el Palacio del Elíseo en el centro de París.

El mandatario llamó a "abrir una nueva vía en Europa". Bajo una lluvia moderada, saluda a los militantes en los Elíseos. Al finalizar la ceremonia viajará a Berlín para reunirse con la canciller Ángela Merkel. Vea el video



Francia estrena nuevo presidente con la asunción de Hollande como el primer mandatario socialista del país en casi dos décadas, en una ceremonia que realizada en el Palacio del Elíseo, en el centro de París.



Hollande llegó al palacio presidencial del Elíseo para dar inicio al traspaso de poderes con el jefe de Estado saliente, el conservador Nicolas Sarkozy, que cumplió un sólo período y al que los electores echaron de la presidencia en los comicios de principios de mes, donde obtuvo el 21,6% de los votos.



Tras estrecharse las manos ante las cámaras, los dos hombres se reunieron a puertas cerradas en el despacho presidencial para la transmisión de los procedimientos relativos al armamento nuclear. Luego tuvo lugar la ceremonia oficial de investidura y el discurso de Hollande, en el que llamó a "abrir una nueva vía en Europa".



"La unión y la esperanza deben ser el hilo conductor", afirmó el mandatario, en un discurso en el que apeló a la reconciliación.



El nuevo jefe de Estado remontó la avenida de los Campos Elíseos a bordo de un tradicional Citroen descapotable, hasta el Arco de Triunfo, donde se rinde el homenaje a la tumba del soldado desconocido. Luego se trasladará al ayuntamiento parisino para un breve encuentro con el alcalde socialista Bertrand Delanoe, quien llamó a los militantes de centroizquierda a acudir a saludar al mandatario.



El nuevo presidente llega al poder enarbolando la bandera de una "presidencia normal" que aspira a contrastar con el estilo de Sarkozy. Deberá lidiar con una economía cada vez más estancada, en medio de una crisis internacional que no avizora una solución a corto plazo. El flamante mandatario prometió romper con las políticas de austeridad impulsadas por su antecesor.



Horas más tarde, Hollande se reunirá con la canciller alemana Ángela Merkel para analizar asuntos cruciales sobre la respuesta europea a la crisis. Deberán limar asperezas, ya que desde la campaña la líder germana apoyó a Sarkozy y el socialista anticipó sus intenciones de discutir medidas de estímulo que impulsen el crecimiento, al margen de la política de ahorro fiscal.



Merkel no se ha mostrado en desacuerdo en principio, pero es poco probable que Berlín acepte algo que requiera un gasto extra que aumente la deuda pública.



PRIMER MINISTRO

Hollande nombrará en ese cargo al líder de la bancada de diputados socialistas en la Asamblea Nacional, Jean-Marc Ayrault, según afirmó a la radio RTl uno de sus allegados.



"Creo que será nombrado en las próximas horas, sí", declaró Jean-Pierre Jouyet, presidente de la Autoridad de Mercados Financieros (AMF). "Creo que hay un favorito que es dado por la prensa y que sigue siendo el gran favorito", agregó.



MALAS NOTICIAS

En sintonía con los pronósticos de la Unión Europea, Hollande armó su programa de gobierno con una previsión de crecimiento del 0,5 por ciento. Sin embargo, en las primeras horas de la mañana gala, el Instituto nacional de estadística y estudios económicos (Insee) informó que la economía tuvo un crecimiento nulo en el primer trimestre del año y que el del 2011 fue del 1,7%.



Según el Insee, la deuda pública del país subió un 3,7% hasta llegar a 86% del PIB a finales de 2011 y el déficit público de Francia se situó en 5,2% del PIB a finales del año pasado, lo cual implica una importante reducción de casi 34.000 millones de euros con respecto a 2010, gracias al "dinamismo en los ingresos y la moderación en los gastos".



En tanto, en abril, la inflación del país se mantuvo prácticamente estable (+0,1%) después de que los precios aumentaran un 0,8% en marzo.



Francia se vio frenada por una demanda doméstica débil, desaceleración de las exportaciones y falta de inversiones.
Fuente: 
Infobae