Lunes, 14 Mayo, 2012 - 17:42

Desde la Municipalidad de Resistencia aclaran que no existe persecución política hacia los empleados

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Matilde Campias realizó esta aclaración debido a que autoridades de la UCR local denunciaron que una trabajadora fue despedida por persecución.

La Subsecretaria de Evaluación y Control de la Municipalidad de Resistencia, doctora Matilde Campias aclaró este lunes, ante medios radiales, los motivos por los cuales se actuó, ante la ausencia constatada
de una empleada del Programa de Ayuda Municipal, por no estar en su lugar de trabajo, haciendo abandono de servicios. La constatación realizada, se suma al reiterado ausentismo, de acuerdo a las
constancias en su tarjeta de timbrado” y aseguró que “se trata de un procedimiento administrativo de control, que se realiza habitualmente en todas los ámbitos de la Administración Municipal, en las dependencias dentro y fuera del edificio municipal,
para garantizar el cumplimiento efectivo de los servicios a la comunidad”.



Por lo tanto remarcó que “es sumamente grave que se quiera hacer una escalada política por una cuestión de prestación de servicios que nada tiene que ver con cuestiones partidarias sino con incumplimientos laborales” y lo delicado que representa “que un Diputado Nacional como Hugo Maldonado, la presidente de la Unión Cívica Radical y otros dirigentes generen acusaciones falaces de cara a una sociedad que mira con expectativa a la clase política”.



PROCEDIMIENTO DE RUTINA

La funcionaria municipal explicó que, en el marco de las recorridas habituales que desarrolla personal del Departamento de Asistencia, junto al Coordinador de Control Interno, Víctor Osuna “se constató que una de las tarjetas mostraba irregularidades en su timbrado, constatándose varias faltas, como
carecer de timbrado del ingreso
o egreso a la jornada laboral, lo que configura una falta grave, no justificada, informada o aclarada oportunamente”.



“Por tanto se realizaron las observaciones pertinentes,
en relación a lo constatado, sobre el abandono de las responsabilidades. Dable es destacar, que en el lugar del control, debían hallarse dos personas, hallándose solo una, que no supo justificar donde se hallaba su compañera”, agregó.



Campias aclaró que “se trata de un trámite administrativo desarrollado por empleados municipales, para controlar el cumplimiento de los horarios del personal, con el objeto de
garantizar la calidad de los servicios que la Municipalidad presta a la comunidad. Por lo tanto reviste gravedad que se intente acusar a los empleados municipales y a la gestión de una persecución política que no existe ni existió, para hacer ver un incumplimiento reiterado como responsabilidad del Municipio o alguna maniobra partidaria”. Controles del mismo tenor, se llevan a cabo en todas las dependencias municipales, haciéndose en todos los casos las observaciones pertinentes. El hecho acontecido no es aislado ni atípico; reviste carácter habitual y de rutina.



ATENCIÓN PERSONAL

En el caso puntual de la señora Brítez, hablé personalmente con ella la semana pasada y, si bien no participe del procedimiento, le explique que estaba en conocimiento porque el doctor Osuna que ella menciona es personal de la Secretaría General y está a cargo de Coordinación Interna, por lo que, dentro de sus funciones está incluida la tarea de hacer controles periódicos, como trabajo coordinado entre las Secretarías General y de Gobierno. Su misión es controlar en los distintos lugares de trabajo en todas las dependencias municipales que las tarjetas estén marcadas y que el personal esté trabajando. Tal como lo indica el Estatuto y se trata de un trabajo sostenido en la gestión Municipal de la Ingeniera Ayala”.