Sábado, 12 Mayo, 2012 - 08:09

Aborto, punto de coincidencia

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Gobierno e Iglesia intercambiaron gestos en pos de una moderada relación, sobre tema medular en el que parecen coincidir: La negativa a despenalizar el aborto.

El Gobierno y la Iglesia intercambiaron gestos en pos de una mejor y moderada relación, sobre la base de un tema medular en el que la presidenta Cristina Fernández y los obispos católicos parecen coincidir: La negativa a despenalizar el aborto.







La jefa de Estado lo hizo al ordenar que esa problemática no sea tomada en cuenta para avanzar -y no fracasar como en 2006- en la redacción de un anteproyecto de reforma al Código Penal impulsado por el ministro de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni.







"Por favor, que el aborto quede afuera del debate y que sea en todo caso tema de una ley especial del Congreso", propuso el lunes en una reunión en la Casa Rosada con mayoría de representantes de la oposición.







El encuentro tuvo ribetes inéditos por la convocatoria, los invitados y el lugar, y sirvió para conformar una comisión redactora del amplio espectro, tal como ella misma definió con humor ante sus ocasionales interlocutores.







"Quiero que haya un conservador como Federico Pinedo para que modere a tantos garantistas", precisó al referirse al diputado nacional macrista.



La Iglesia respondió al gesto presidencial bajándole el tono a las críticas al anteproyecto para reformar el Código Civil, después de dos semanas de advertencias fuertes por los cambios referidos a fecundación asistida, el uso de embriones, el alquiler de vientres y el matrimonio express.







Tampoco es un dato menor que no haya habido un cuestionamiento institucional, y sólo se hayan escuchado voces aisladas, a la reciente sanción de las leyes de muerte digna e identidad de género. Dos normativas, sobre todo la segunda, con objeciones duras por parte de los representantes eclesiásticos.







Más allá de actitud personal de Cristina Fernández frente a la problemática del aborto y de coincidir con la cúpula episcopal que conduce el arzobispo José María Arancedo en que el Congreso es el ámbito propicio para discutir los límites del derecho a la vida, los obispos advirtieron que esta práctica ya se despenalizó de hecho en el país, y por vía judicial.







Los referentes eclesiásticos consultados por DyN hacían referencia así al fallo de la Corte Suprema del pasado 13 de marzo confirmando que el aborto no es punible en caso de violación.



Para los expertos en Derecho Canónico, esa sentencia del máximo tribunal va más allá de la simple ratificación de una de las causales contempladas en el inciso 2 del artículo 86 del Código Penal.



Los canonistas consideraron que la Corte "avanzó" en la interpretación al exhortar a implementar protocolos hospitalarios para facilitar la práctica abortiva y al evitar la judicialización de los casos disponiendo que la sola presentación de una declaración jurada es elemento suficiente para que el médico proceda.



La "preocupación" de los obispos también radica -reconocieron los consultados- en los proyectos elevados al Congreso.



En particular, se manifestaron alertas por la iniciativa presentada por una coalición de organizaciones civiles y personalidades de la cultura para exigir, con el argumento del derecho de la mujer, la gratuidad de las intervenciones para interrumpir el embarazo durante las primeras doce semanas del proceso de gestación.

(*) DyN