Miércoles, 9 Mayo, 2012 - 21:29

Correo de nuestros lectores
Carta abierta a Branco Capitanich

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La nota publicada hoy en Diario Chaco me dejó la impresión, grata por cierto, de que por primera vez leo una nota suya con altura.



Por primera vez leo una nota suya con altura, sin descalificaciones airadas y sin denostar al otro por el solo hecho de pensar distinto –hasta la incorporación de las cuestiones socarronas y bufonadas han sido elegantes- casi irreconocible para el estilo al que nos tiene acostumbrados…en virtud de ello, y con la misma delicadeza permítaseme aclarar lo siguiente:



1°.- En modo alguno puedo compartir el erróneo y falso silogismo del cual Ud. parte para arribar a la conclusión de que para mí el valor supremo es la Propiedad Privada, puesto que dicha afirmación saca de contexto a lo por mí expresado. En virtud de ello cabe aclarar que la recta interpretación del valor que para mí tiene la Propiedad Privada debe ser interpretada en el contexto del ilícito cometido por gente de Greenpeace, atento a ello y en “ese” contexto –no en el que Ud. le da- el Derecho de inviolabilidad de la Propiedad Privada es superior y supremo, no me caben dudas de ello.-



2°.- Cuando Ud. se refiere a que la “Propiedad Privada es Inviolable y el ejercicio de ese derecho está subordinado al interés social”; nuevamente incurre en un error de partida que lo conduce a un resultado equivocado, puesto que la referencia a que “el ejercicio de ese derecho está subordinado al interés social” lo que expresa es referido a la reglamentación que el Estado puede – por vía legal- hacer al ejercicio de ese derecho…no tiene el alcance ni la intención que Ud. pretende darle al término “interés social”, sino que el mismo conjuga con las disposiciones del art. 28 de la C.N.; y de ningún modo ese “interés social” –aún con el alcance que Ud. pretende darle- puede servir de fundamento para avalar un ilícito, ni por parte del Estado ni de particulares -como es el caso de la gente de Greenpeace- y es -nuevamente le aclaro- en ese contexto de ilicitud y conducta claramente delictiva que se originó nuestro rechazo y repudio. El que Ud. como funcionario pretenda valorar como positivo dicho actuar delictivo es claramente inaceptable, dado que –me permito recordarle- NINGÚN FIN, por más altruista que sea, PUEDE JUSTIFICAR UN MEDIO O MECANISMO ILEGAL PARA CONSEGUIRLO. Esto se encuadra en aquella consabida doctrina del “fruto del árbol envenenado”…con lo cual en términos sencillos lo que se expresa es que EL FIN PERSEGUIDO NO PUEDE NUNCA JUSTICAR LA UTILIZACIÓN DE MEDIOS O CAMINOS ILICITOS PARA LOGRAR SU CONSECUCIÓN…



3°.- De igual modo me permito aclararle que los Derechos Supremos no tienen para mí un órden estático, aunque a mi criterio no puede existir derecho más importante que EL DERECHO A LA VIDA, porque sin ella es imposible y hasta absurdo pensar cualquier otro derecho; EL DERECHO A LA LIBERTAD -en su más amplia expresión y contenido- dado que sin ella, el ejercicio de los demás derechos devienen en ilusorios. Ciertamente el Derecho a la Propiedad Privada es un derecho señero, central en la vida de las sociedades, pero es falaz su afirmación de que al defenderlo estoy poniendo de manifiesto una postura política y filosófica diferente o distinta a la Justicia Social, dado que resultaría poco probable el alcance de una real justicia social sin derecho de propiedad en su más amplio sentido…



4°.- Asimismo debo decir que comparto con Ud. la preocupación por la equidad en TODA la cadena foresto-industrial, y en virtud de ello es que tal como le planteáramos oportunamente la imperiosa necesidad de regularizar la situación Dominial de la gente que vive en predios fiscales hace décadas debido a la innegable necesidad de contar con sus respectivos Títulos, puesto que no puede Ud. negar que el otorgamiento del correspondiente Título de Propiedad en tiempo y forma contribuye a posibilitar la inclusión social que afirma defender, dado que de ese modo permite que el Pequeño Productor –sea forestal, ganadero o agrícola- pueda contar con una herramienta que le genere la necesaria y debida inclusión a la economía formal, con la ventaja de que ya no va a necesitar “regalar” ni su trabajo ni su pequeña producción a los acopiadores e intermediarios que adquieren dichos productos a precios irrisorios… Tal como se lo expresáramos en aquella oportunidad… sigo convencido de que esta medida de base tendía a evitar –o al menos dificultar- los negocios espurios de los acopiadores en detrimento de los pequeños productores que están en una economía marginal y que afecta a toda la cadena de la producción primaria –no solo la cadena forestal- al imposibilitar la formación de un “precio” serio que permita a los Pequeños Productores obtener por su trabajo y producción una rentabilidad que sea compatible con la auto-sustentabilidad… facilitándosele de ese modo una REAL inclusión social como lo manda la Constitución Provincial en sus arts. 42 y 45, -al referirse al destino de las tierras fiscales- posibilitando así la generación de mayores
beneficios directos para el pequeño productor y su familia; evitando la necesidad de tener que mendigar al político de turno un plan social, una beca o asistencialismo del Estado para poder comer diariamente… Lamentablemente, Uds. hicieron oídos sordos a dichos planteos…aunque ciertamente –tal cual Ud. lo afirma- estaban en su derecho como funcionarios a aceptar o no nuestras propuestas…



4°.- Como Ud. bien sabe, por las conversaciones que hemos mantenido en distintas reuniones con Ud. y con funcionarios de distintas áreas, siempre he planteado la necesidad de buscar el desarrollo sustentable, con todo lo que implica el término “sustentable”, no sólo en el contexto de recursos naturales sino en el más amplio sentido humanístico del término “sustentabilidad”, al relacionarlo con “La Verdadera Justicia Social” –no la que Ud. aduce como perteneciente a su partido político- sino la que proviene de la Constitución Nacional y los Tratados Internacionales….



5°.- Ciertamente me resulta llamativo que Ud. pretenda de manera velada relacionarme con “La Forestal”, siendo que de manera pública y ante Ud. y otros funcionarios de distintas áreas siempre cuestioné y denuncié la explotación encubierta que realizan las sucesoras de dicha empresa en nuestra Provincia contra los Pequeños Productores Forestales de la Actividad Primaria a la que represento, creo sinceramente que ese fue un golpe bajo de su parte, tan innecesario como mendaz.



6°.- Con respecto a los números de “logros” alcanzados por Colonización me permito válidamente dudar de los mismos, dado que si hacemos la correspondiente diferenciación
entre “Título Dominial”, “Adjudicación en Venta” y “Permiso de Ocupación”, (atento al valor legal que cada uno tiene) veremos claramente que dichos resultados siguen siendo paupérrimos, lo que sumado al hecho de que el altísimo número de gente con Cuenta Cancelada y Mejoras Cumplidas desde hace ya varios años sigue en la dulce espera del Título correspondiente, las “regularizaciones” no son tales; y esta falta de respuesta concreta afecta justamente a aquellos a quienes Ud. alega son su mayor preocupación…



7°.- En lo personal, y por los fundamentos que oportunamente le expresara personalmente
SIGO CREYENDO QUE LOS RESULTADOS “REALES” QUE OBTUVO EL INSTITUTO DE COLONIZACIÓN FUERON PAUPÉRRIMOS, LAS EXCUSAS, EXPLICACIONES Y/O JUSTIFICACIONES –ciertamente- PUEDEN SER MUCHAS, PERO ELLAS NO INVALIDAN EL ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS….



8°.- Por último, quisiera expresarle públicamente que me pongo a su disposición para cuando quiera convocarme a una reunión con Ud. a fin de conversar respetuosamente, sin diatribas ni chicanas y con todo detalle mis cuestionamientos y sus correspondientes fundamentos, de igual modo y dado que mi estilo no es el de criticar por criticar, pongo nuevamente a su disposición propuestas destinadas a beneficiar a aquellos que todavía siguen esperando una respuesta. Dado que Ud. ya tiene mi número de teléfono privado, espero su llamada.-





(*) Asesor Legal A.P.I.F. Resistencia