Miércoles, 9 Mayo, 2012 - 11:56

Siguen los cruces por la Convención radical
Salom se enojó con Matkovich por retirarse en Machagai: "Se sometió a la renovada obediencia castrense"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El titular de la UCR cruzó al ex diputado: “Todos vimos cómo intentó convencer a sus aliadas de que no abandonaran el recinto. No pudo”.



El presidente de la Convención Provincial de la UCR Leandro Salom salió al cruce de las declaraciones del ex diputado provincial Hugo Matkovich quien afirma que hubo convencionales que votaron sin estar acreditados. El dirigente lamentó que el ex legislador pusiera en tela de juicio el desarrollo de la convención partidaria y le respondió “En memoria de mi padre, un militante que trabajó toda su vida por la UCR del Chaco cuando ser radical era sinónimo de derrota, un hombre que trabajó para que muchos Matkovichs pudiesen disfrutar de un radicalismo grande y exitoso, pero por sobre todas las cosas, un hombre que, más allá de las diferencias, tuvo la capacidad y grandeza de dedicar su vida a enaltecer y fortalecer el partido y no a romperlo y tirarlo por la borda por oportunismos personales”.




“Por esos principios irrevocables que he adquirido, me veo en la obligación de salir a responderle a Matkovich y a todos aquellos que con maniobras picarescas quieren empañar más de 120 años de historia radical por el solo hecho de que un resultado no les ha sido favorable, que por cuestiones de oportunismo electoral no dudan en mancillar el honor de miles de militantes y dirigentes que hasta hace apenas unos meses los acompañaron con su trabajo para que llegaran a ocupar los mas honorables cargo partidarios, ejecutivos y legislativos que les dio la UCR a través de Convergencia Social”.




“Hoy Hugo Matkovich y su líder político Roy Nikisch han decidido abandonar Convergencia Social corriendo detrás de promesas de ocupar cargos, aunque ninguno de ellos podrá subirse al discurso fácil y artero de sus nuevos aliados de falta de participación y apertura, porque al igual que todos, han ocupado cargos durante 18 años de manera ininterrumpida”.



“Matkovich tendría que explicar muchas cosas antes de poner en duda la transparencia de la Convención, la honorabilidad de un veedor de la justicia federal, de los miembros de la Junta Electoral partidaria y de sus propios apoderados que, a diferencia de sus dichos, estuvieron permanentemente participando del proceso de acreditaciones y jamás hicieron ningún tipo de reclamo. Debería explicar porque, si había como ellos dicen solo 155 convencionales acreditados, consintieron sin objeción alguna que se siguiera llamando a votar de manera nominal al 156, 157, 158
a viva voz y así hasta el último de los 207 convencionales. ¿Nadie se dió cuenta? ¿Estaban tan distraídos todos sus apoderados y escribanos? Dijeron públicamente que la propia Aída Ayala estaba punteando cada una de las personas que votaba ¿Tampoco advirtió nada? Y si lo hizo ¿Porqué no se retiraron en ese preciso instante? No fueron 1 o 2, votaron más de 50 personas después del 155, tuvieron margen más que suficiente para objetar y no lo hicieron. Por la sencilla razón de que sabían que había 207 convencionales acreditados, pero especularon con el
resultado. Seguramente si les hubiese ido bien, nada hubiesen dicho.



“Antes de ensuciar públicamente a la UCR, Matkovich debería explicarle a los radicales porque perdieron las elecciones de 2007 por 900 votos siendo él y Roy Nikisch gobierno en la provincia. Debería explicarle a los radicales porque en 2011 el y Nikisch condujeron a la UCR del Chaco a la peor derrota de la historia por más de 200.000 votos. Debería explicarle a los radicales porque, habiendo sido sus actuales aliados políticos los que desdoblaron las elecciones municipales, de la noche a la mañana se han convertido en radicales renovadores, abiertos y con “convicciones”.



“Matkovich debería saber que todos estuvimos el sábado en Machagai, y vimos como él mismo intentó hasta último momento convencer a sus aliadas de que no abandonaran el recinto. No pudo. Finalmente se sometió a la “renovada obediencia castrense”. Roy Nikisch se quedó, otros dirigentes del Nuevo Espacio también. Porque en su interior, al igual que Matkovich, sabían perfectamente que no hubo ningún tipo de irregularidades. Seguramente estas cuestiones se aclararán en los ámbitos correspondientes, pero espero que Matkovich y cada uno de los que han puesto en duda la transparencia de la Convención demuestren
que son buenos políticos y salgan públicamente a rectificarse”.