Miércoles, 9 Mayo, 2012 - 11:10

"Asado blanco"
La empresa exportadora de carbón con cocaína estaba en la lista de "operadores confiables" de la aduana porteña

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Lo aseguró Rosario Escalante, esposa del ahora liberado Luis Ocampo. También dijo que la carga pasó demasiado tiempo en los depósitos aduaneros de Buenos Aires antes de ser despachada a Portugal.

Rosario Escalante, entrevistada por Diario Chaco días atrás,
es esposa de Luis Ocampo, uno de los detenidos acusado de ser partícipe de una gigantesca operación narco con conexiones en España y Portugal.



Ocampo es titular de la empresa LOGISER, la cual se encargó en Barranqueras del despacho aduanero de las bolsas de carbón quitilipense en las que se descubrió casi una tonelada de cocaína en su interior: 380 kilos en el Puerto de Portugal, 450 en el de Buenos Aires y un hallazgo posterior de otros 160 kilos correspondiente a la misma carga, también en Portugal. La suma de la operación es de alrededor de 40 millones de euros.



Según una de las hipótesis, la multimillonaria carga de droga había sido realizada en Chaco y un reducido grupo de personas habría tenido el poder y la logística para realizar el descomunal golpe narco.



LAS TAREAS DE OCAMPO

Luis Ocampo es uno de los acusados “fuertes” dado su tratamiento mediático. Escalante cuenta que su marido es despachante de Aduana hace veinte años; la empresa LOGISER (Logística y Servicios Aduaneros) tiene oficinas en el Puerto de Barranqueras y presta servicios en Chaco desde 1996.



Hombre de 54 años, oriundo de Paso de los Libres, Ocampo trabajó en la década del 90 como despachante en el Puerto de Buenos Aires. Allí conoció a Rosario, luego vinieron a Chaco y formaron una familia, tienen dos hijas adolescentes. Le quedan cuatro materias para recibirse de Licenciado de Comercio Exterior en la Universidad de Paso de los Libres y era compañero de estudios de Siomara Ayerán, directora General de Aduanas. Hace poco más de un año estaba al mando de la Cámara de Comercio Exterior que depende de la Federación Económica del Chaco. “La Cámara estaba acéfala y lo eligieron a él para dirigirla” explica Rosario.

La casa en Barranqueras de la familia Ocampo es sencilla, sin lujos y hay partes que están a medio construir. Una vivienda como cualquiera de un barrio periférico metropolitano.



Escalante, en esa oportunidad, dijo estar de acuerdo con cómo se lleva adelante la investigación, pero criticó las demoras en los tiempos procesales. En cuanto al arresto de su marido, dice que entra como parte de la rutina del proceso: “La jueza (Zunilda Nirempergger) toma la planilla del embarque y ¿quiénes aparecen primero? El exportador, el agente de Aduana, el agente de transporte aduanero. Da vuelta la página y aparecen el verificador y el guarda. Y en ese orden fueron las detenciones”.



LA IMAGEN DEL EXPORTADOR DE CARBÓN

El exportador de carbón Juan Carlos Rodríguez, titular de la empresa Carbón Vegetal del Litoral SRL, era cliente de LOGISER desde hace un año. También está detenido.



Escalante cuenta que ningún aspecto de Rodríguez hacía suponer que estuviese involucrado en un delito. Lo describe como un hombre sencillo, que pisa la ancianidad, que no ostentaba lujos. También para la comunidad quitilipense fue una sorpresa que lo detuvieran. Distintos vecinos confirmaron a esta cronista que Rodríguez era visto como “un productor más”. Su actividad y su planta eran conocidas; no se mostraba como un hombre de “riqueza y poder”, y el “en algo debe andar”, común en las localidades pequeñas, no existió en este caso.



La entrevistada añade que la carbonera estaba inscripta como exportadora de carbón, cumplía con la normativa vigente aduanera; la planta estaba habilitada conforme lo exige la Aduana y suma a esto un dato más que llamativo: `Carbón Vegetal del Litoral´ estaba dentro de un listado llamado “Operadores Confiables”, un registro confeccionado periódicamente por la división antinarcotráfico de la Aduana de Buenos Aires y no sólo eso, según declaraciones todas las operaciones que se hacían se informaban a la División Narcotráfico aduanera de Buenos Aires.



LA LLEGADA DE LA CARGA A BUENOS AIRES

El 22 de diciembre se registró el despacho del carbón en Barranqueras, según Escalante, “con normalidad”. El empleado de LOGISER tiene doble rol de despachante y controlador del acto verificatorio: “La tarea de él concluye ahí cuando entrega los papeles y la Aduana se va a controlar la carga”. El despachante, pues, es responsable por las posibles infracciones aduaneras, no por los delitos. En este punto, la mujer explica que su tarea se limita a hacer papeles y que de la verificación se encargan el guarda y el visto. El empleado que se encargó del despacho fue su hijo, Fernando Klim (fruto de una relación anterior) que también está detenido por el caso.



Cinco días depués, el 27 de diciembre, la carga del “escándalo” llegó a Buenos Aires. El 3 de enero partió a Europa, donde se descubrió su contenido.



LAS SUPOSICIONES DE ELLA

Escalante cree que la cocaína pudo haberse introducido en la carga con posterioridad a su salida del Puerto de Barranqueras, ya que la fecha coincide con los feriados por las fiestas de fin de año, en las que la actividad y las tareas de control se reducen drásticamente no sólo en los puestos de control de Gendarmería y Aduana, sino también en el Puerto de Buenos Aires, donde una infinidad de cargas se amontona en un enorme predio de 17 cuadras de longitud.




Además, todas las operaciones que realizaba `Carbón Vegetal del Litoral´ eran informadas a la División Narcotráfico de la Aduana de Buenos Aires, lo cual suma confusión en este megaoperativo narco, a lo que se agrega que según el primer escaneo que se realizó con la carga chaqueña en Buenos Aires, la misma no presentaba anomalías.



A raíz de las vinculaciones con actividades ilícitas, LOGISER está quebrada y dejó a ocho personas desempleadas.



Otra de las hipótesis que sostenía la mujer, es que, en caso de haberse introducido la droga en Chaco, la responsabilidad directa a la División de Narcotráfico de la Aduana, ente que maneja un amplio presupuesto y no pudo detectar el ilícito. "Con un presupuesto del 10% de lo que manejan ellos (Aduana) la división de Drogas provincial cumple sus tareas" sostuvo.





El hecho puntual que denota este hallazgo policial es que más de $ 100 millones pasaron por las narices de distintas autoridades de control  y recién fueron descubiertos en Portugal, pese a que su destino original era España.



"INDEFENSIÓN EN LOS EMBARQUES"


“Estamos hablando de organizaciones, cárteles muy poderosos, yo me pregunto en el supuesto caso de que la gente de Aduana hubiese
encontrado esa carga en Quitilipi
¿qué habría pasado? Mi hijo en estos momentos estaría
diez palmos bajo tierra. Si llegaba a encontrar el cuerpo, claro”, dice Escalante sobre los riesgos a los que se enfrentan los despachantes en situaciones como ésta, aunque aclara que su esposo y su hijo no sabían nada al respecto.



Con una red que opera libremente en distintos países nada parece muy complicado. Si sólo una movida estaba valuada en 18 millones de euros, el valor sugiere que todo puede ser comprable. Hasta los precintos de las bolsas de carbón que según las pericias no estaban removidos pudieron ser adulterados con número de registro y todo. “¿Cuanto les podría costar eso a gente tan poderosa?”, sugiere.



PENOSO RÉCORD PROVINCIAL

Revisando los archic¡vos policiales subyace que este es el mayor caso de narcotráfico en el que se vio involucrado Chaco e instaló la imagen de la provincia como un punto clave para el tránsito de drogas. Los “productos”  elaborados en Paraguay, Bolivia y Colombia no estarían tan lejanos del suelo chaqueño, algo que pregonaba el titular de la Asociación Argentina Antidroga, Claudio Izaguirre cuando decía que Chaco es “terreno óptimo para narcotraficantes”.



La realidad de los Ocampo está fracturada por este caso. Rosario Escalante revela que la familia recibe desde insultos de los amigos de sus hijas hasta traiciones de los parientes; critica duramente el vapuleo mediático y el “show” que se hizo con la detención de sus familiares: “Una total desinformación, ignorancia y mentiras salieron de los medios”.



Tras las acusaciones, Escalante aseguró que no tiene miedo aunque tomó precauciones. Al momento de la charla confiaba en que su marido iba a ser excarcelado y efectivamente hoy, Ocampo fue libarado junto con otros cinco detenidos.