Martes, 8 Mayo, 2012 - 16:30

En Resistencia
El NEA debate el anteproyecto de Ley nacional de Ordenamiento Territorial

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La apertura del Foro se realizó este martes, en el el Hotel Amerian de Resistencia funcionarios nacionales y regionales.

En el Hotel Amerian de Resistencia, con la presencia de autoridades provinciales y representantes de organismos gubernamentales y no gubernamentales, así como de representantes de las provincias del NEA, se desarrolla el segundo Foro de Debate del Anteproyecto de Ley Nacional de Ordenamiento Territorial.



La apertura del evento estuvo a cargo del ministro de Planificación y Ambiente, Raúl Cudutti, mientras que la presentación del Anteproyecto de Ley Nacional de Ordenamiento Territorial, fue realizada por la directora Nacional de Planificación Estratégica Territorial, Marta Aguilar, y la presentación de la metodología del trabajo en talleres, por Luis Balestri, de la Secretaría Técnica del Consejo Federal de Planificación y Ordenamiento Territorial.



Sobre el inicio, Codutti, señaló que la discusión del proyecto de ley nacional de ordenamiento territorial, debe ser asumido como un “proceso indelegable de la función pública, imprescindible para organizar el uso del territorio y esta ley constituye una asignatura pendiente para todos los argentinos, como lo es también la discusión que los chaqueños nos debemos para contar con una norma de similares alcances”.



“En el análisis, debemos tener presente que los instrumentos normativos de ordenamiento territorial, tanto de naturaleza federal como provincial, son de orden público y sus determinaciones tendrán carácter vinculante, tanto para el sector público como para el sector privado, por lo que es imprescindible la participación de múltiples actores, lo que permite la inclusión de todas las miradas, con la pluralidad de situaciones que esto conlleva”, añadió.



Sobre la discusión del proyecto de ley, subrayó que “resulta necesaria para contribuir a la creación de condiciones de equidad en el desarrollo territorial. Esto implica generar escenarios que garanticen el acceso de todos los habitantes a un recurso escaso como es el suelo, así como la accesibilidad a los equipamientos y servicios públicos necesarios para alcanzar un hábitat adecuado a todos los ciudadanos”.



“También constituye un requisito para asegurar la continuidad del camino de desarrollo económico con inclusión social y sustentabilidad ambiental que venimos transitando, síntesis del paradigma de las políticas públicas de nuestra gestión de gobierno. El desarrollo económico y social y la sostenibilidad ambiental no son procesos antagónicos y es un imperativo satisfacer las actuales necesidades pero sin comprometer las posibilidades de las generaciones futuras”, destacó.



Además, indicó que “implica el desarrollo integral del territorio, una equilibrada distribución espacial de los usos del suelo y de las actividades productoras de bienes y servicios, aspectos concurrentes para maximizar el aprovechamiento de las infraestructuras y servicios existentes, y para que las nuevas inversiones resulten complementarias para el desarrollo”.



RESPONSABILIDAD ASUMIDA



En este contexto, “asumimos que constituye una responsabilidad del Estado distribuir equitativamente los costos y beneficios del proceso de ocupación del suelo entre los actores públicos y privados, cuestión que cobra una mayor relevancia en los espacios periurbanos que amortiguan los efectos de la expansión tanto de las actividades urbanas como de las actividades rurales, espacio que brinda a la sociedad un servicio ambiental que aún no es reconocido ni asumido con la relevancia que merece”, expresó.



Por otro lado, Codutti manifestó que “este proyecto de ley plantea el respeto de las autonomías y de las competencias provinciales y municipales, cuestión que genera el desafío de construir y afianzar esquemas de articulación institucional, como principio rector de la coordinación, cooperación y complementación entre sí de las entidades públicas y privadas que intervienen en los procesos de ordenamiento del territorio”.



Por último, agregó que “la participación ciudadana en la discusión del proyecto, así como en las futuras etapas de implementación, seguimiento y evaluación, constituye una instancia que debemos valorar para asegurar la consecución de los objetivos de esta ley”.