Domingo, 6 Mayo, 2012 - 20:02

Correo de nuestros lectores
Una Convención vergonzosa

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Trataré de transmitir los sentimientos que me embargan, esperando que no sean tomados de otra manera, más que la indignación y pesar.



Indignación y pesar por haber asistido a una Convención a la que concurrimos con muchas expectativas de que sea útil, para tratar temas que nos preocupan, y plantear cambios indispensables. De ninguna manera es una catarsis. No concurríamos para ganar ninguna votación, asistimos a una reunión del órgano máximo del radicalismo deseando plantear, a otros radicales, todos aquellos temas que venimos pregonando. Deseábamos hacerlo con el mayor de los respetos y teniendo en cuenta la importancia de la unidad. Y no teníamos mas expectativas que esa. Apenas habían pasado algo mas de dos meses de nuestra aparición como movimiento interno.



Nos pusieron todas las trabas posibles desde el oficialismo partidario, encarnado por sectores de Convergencia Social. Y no me refiero a los militantes y otros convencionales, me refiero a las autoridades del Comité Provincia y a quienes los dirigen, muchas veces como títeres. Pese a pedirlas en reiteradas oportunidades, las listas de convencionales nos fueron entregadas tres días antes; no admitieron a los cuatro representantes de Franja Morada y de la OTR, afines a nuestro espacio. Los cuento sólo como ejemplo, aunque podría seguir con la fecha de la convocatoria, las irregularidades en las notificaciones, etc, etc. Actúan con la misma impunidad con la que actúan muchos delincuentes. Pese a todo tratamos de no generar obstáculos que dificultaran el diálogo.



Y al final, nada de eso les alcanzó, hoy demoraron el inicio de la Convención para ver si les llegaban convencionales adictos. Personalmente me dijeron muchos de los ausentes, que pensaban faltar, algunos no querían exponer sus trabajos o el de sus familiares, otros hablaban de que estaban con nosotros pero que no querían expresarlo aún por diversos motivos, otros dijeron que si iban a Machagay pensaban abstenerse a la hora de votar.



La Convención la inició el Presidente de la UCR Chaqueña, Víctor Zimerman, cuando lo hizo, dijo con absoluta claridad, y hay constancias de todo tipo para verificarlo: “Se han acreditado 140 convencionales titulares y 15 convencionales suplentes, lo que da un total de 155 convencionales con lo que se supera el quórum necesario, por lo que se da inicio a esta Convención”



En la primera votación nuestra lista saca 81 votos, la de ellos 118 y 3 se abstienen. O el señor Zimerman se equivocó, o es un burro y no sabe contar, o es un inútil y no contó antes de decir los números que dió, cosa improbable en un acto tan importante, o actuó como un delincuente falseando todo, no veo muchas más posibilidades. No voy a dar mi opinión, la dejo en manos de los lectores.



¿Será que Rozas ni Peche que estaban sentados muy atentos a todo lo que ocurría, no percibieron que con 155 convencionales perdían? ¿Será que no percibieron que faltaron 70 convencionales a los que habían hostigado para que concurran y no lo hicieron?



Después quisieron decir que era un error de suma del veedor judicial. Que yo sepa el veedor no participa activamente, hace sus cálculos y los coteja en silencio con los que hacen las autoridades, si tienen diferencias, las expresa en el momento oportuno, es decir, al inicio, cuando Zimerman debió decir los números que él mismo debía haber contado, que coincidían con los que habían contado nuestros representantes y que había certificado un escribano público.



Y tuvimos que retirarnos por dignidad. No se podía convalidar con la presencia ese fraude. Pese a todo siguieron sesionando sin Quórum, tomaron determinaciones, designaron autoridades y muy desfachatadamente siguieron hablando de unidad y de que no sabíamos soportar una supuesta derrota.



81 votos es más de la mitad de 155 convencionales, con 81 votos nuestro Nuevo Espacio Abierto Radical ganó la votación. Ganó una votación que no esperaba ganar. El NEA fue para debatir con respeto entre radicales, fue a proponer muchos cambios que la gente reclama y que se expresan en su vertiginoso crecimiento, que se expresan en la preocupación que tuvieron los miembros de la conducción de Convergencia, que se creen los dueños del partido y necesitaron de las trampas para sostener, conscientes de su final político. Hasta se olvidaron que el escudo que colocaron para presidir esta Convención no era el escudo radical, era el de Convergencia. El escudo radical lleva la pluma y el martillo, el de Convergencia, tal vez como una señal de porqué no aceptaron la acreditación de los estudiantes ni a los trabajadores radicales, no los tiene. Y ese era el escudo que presidía esta importante asamblea de la Convención.



Pido disculpas a todos, especialmente a mis correligionarios del Nuevo Espacio, que permanentemente hacen hincapié en la necesidad de mantener la unidad y el respeto. Yo respeto a todos los correligionarios honestos, pero no me pidan que respete a ninguno de los sinvergüenzas que destruyen al radicalismo con fraudes permanentes, mientras hablan de una falsa unidad, contra la que en realidad conspiran, y se dan aires de señorones. La mayoría de los verdaderos convencionales presentes de Convergencia, ni percibieron el fraude, ellos tampoco lo hubieran convalidado.



Yo no sé lo que van a decir ellos, no sé que explicaciones van a dar, tampoco sé si nuestros representantes van a hacer las correspondientes denuncias o qué trámite van a seguir si las hacen. No sé si darán por válidas las más que suficientes pruebas que tenemos del fraude que hicieron. Porque hubo fraude. Lo que sí sé es que recién estamos empezando con esta lucha por democratizar la UCR y liberarla de atorrantes que ensucian la política, hablando de principios. Con este tipo de canalladas ratifican y fortalecen nuestra razón de ser. Y reitero, pido especiales disculpas por usar este vocabulario que parece agresivo. No lo es, todo lo contrario, estoy siendo extremadamente suave y cuidadoso con lo que digo. Creo que se merecerían otras calificaciones. Las escucho de boca de gente común, ni hace falta que las repita. Sólo ellos no se dan por enterados. De cualquier manera quiero dejar claro que escribo a título absolutamente personal.



Soy el primero en pensar en la necesidad de unidad de todos los radicales, y he dado sobradas muestras de ello con mi participación en este NEA donde la mayoría de sus integrantes eran antiguos adversarios. Me siento muy cómodo con ellos y ellos me han abierto las puertas con mucha generosidad. En cambio, yo no puedo unirme con quienes actúan como delincuentes de ningún color político. Es indispensable honrar primero a la política. Lo debemos hacer los radicales y lo deben hacer los demás partidos políticos.



Actitudes como las ocurridas en esta Convención son las que deben desaparecer. No pueden ocurrir, por más que pretendan camuflarlas. Mientras no seamos capaces de hacer esos cambios, las palabras `política´y `democracia´.seguirán careciendo de sentido, privilegiando sólo a unos pocos.



Desde el Nuevo Espacio Abierto Radical lo estamos intentando, lo vamos a lograr. De hecho, pese al fraude, hemos triunfado con nuestra dignidad y con los votos. Esa elección la ganamos 81 a 71 con 3 abstenciones, lo demás es pura mentira, puro fraude. No importa que lo nieguen. Sabemos con la corrección que actuamos y la corrección que pretendemos.



Esta Convención ya pasó, el radicalismo, por culpa de algunos pocos sinvergüenzas que sólo piensan en perpetuarse, aunque la ciudadanía les esté manifestando permanentemente su rechazo, se perdió una importante posibilidad de dar una muestra de respeto a una sociedad que lo exige.



El próximo sábado, a las dieciocho horas saldremos multitudes caminando desde la Laguna Argüello para demostrar la existencia de este espacio abierto a todos. Es un espacio que exige cambios de forma y de fondo. Un espacio que es real, sin mentiras y sin trampas. Pido a todos aquellos, de cualquier filiación política, a los independientes, a los radicales que se alejaron cansados del despotismo y el autoritarismo, que crean necesario hacer esos cambios en nuestros estilos políticos, que nos acompañen.



Necesitamos de la participación de todos para realizar cuanto antes todas las modificaciones necesarias, que son muchas.



Por ahora ellos controlarán las estructuras, no podrán controlar nuestra dignidad.



(*) [email protected]