Domingo, 6 Mayo, 2012 - 18:24

Tras la reunión mantenida con la organización ambientalista
"Greenpeace no debe confundir el mensaje conciliador y amigable de nuestro gobernador", dijo el Director de Bosques

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Además Miguel López se mostró sorprendido porque “acusaron al INTA de encubrir un plan sistemático de desmonte de 12 millones de hectáreas”.

El Director de Bosques, Miguel López se mostró sorprendido y muy molesto con una grave imputación que hicieron los representantes de Greenpeace contra el INTA. “Acusaron a esta prestigiosa institución de estar organizando en Santiago del Estero, un congreso de aprovechamiento silvopastoril la semana que viene, y afirmaron que en realidad INTA encubre un plan sistemático de desmonte, disfraza 12.000.000 de hectáreas de desmonte encubierto a través del silvopastoril”, consideró.



“Es notable la ligereza con que estos dos personajes de Buenos Aires realizan esta imputación y ensucian a esta Institución Nacional que representa a la ciencia agronómica, y su función encontrar la manera de consensuar las prácticas agronómicas con las normas positivas y las leyes ambientales”, sostuvo.



Además se expresó sorprendido “por la arrogancia” con que Greenpeace sale a comunicar el resultado de la reunión del jueves con el gobierno: “Vamos a seguir monitoreando la región y haremos que se cumpla la Ley de Bosques, no vamos a permitir que ni una topadora desmonte el Impenetrable chaqueño”.



Luego insistió en que “lo que se persigue es una prohibición definitiva, lo que se traduce en parar el desarrollo y la economía de esta provincia y sus habitantes, los cuales es nuestra responsabilidad proteger”, aseguró.



Bosques asegura que Greenpeace da un mensaje tergiversado




Ante los anuncios de Greenpeace, “es preciso aclarar lo que realmente ocurrió en la reunión mantenida con el gobernador Jorge Capitanich, para evitar que se siga avanzando con una información tergiversada por parte de la ONG, que genera muchas opiniones adversas en el sentimiento de los chaqueños”, sostiene López.



El funcionario de Bosques que participó de la reunión mantenida en Casa de Gobierno, en la que estuvieron presentes dos personas que representaban a la ONG Greenpeace; el gobernador Jorge Capitanich; el ministro de la Producción, Enrique Orban y el subsecretario de Recursos Naturales, Miguel Brunswig; destacó que todo transcurrió en un marco de cortesía demostrado por el Gobernador del Chaco, frente al requerimiento insistente de esta organización ambientalista, “quienes hace pocos días estuvieron realizando operativos espectaculares, y verdaderos desmanes en contra la propiedad privada y las instituciones del Chaco”. No obstante agregó estar en total desacuerdo con el accionar de Greenpeace, “el gobernador siempre proclive a conciliaciones pacíficas entre todas las opiniones y sectores, y fundamentalmente, en todo lo que tenga que ver con el cuidado del medio ambiente, concedió generosamente una audiencia a Greenpeace, a fin de escucharlos y a su vez, “reclamar” por su accionar en nuestra provincia”.



En ese ámbito, estas personas que vinieron de Buenos Aires donde tienen sus oficinas, hicieron un despliegue de fotografías e imágenes, refiriéndose a ellas como las supuestas pruebas de desmontes ilegales en el Chaco, y en ese contexto se les preguntó el origen y la ubicación de los predios donde se habían tomado esas fotografías, “a lo que no pudieron responder, puesto que desconocían las coordenadas”, aclaró López.



Ante esa circunstancia, y en medio de un debate suscitado entre todos los presentes, donde quedó muy clara la posición del Gobierno del Chaco, y su convicción de que no se viola la Ley de Bosques, ni ninguna otra tal como esta ONG insiste, “haciendo oídos sordos a todo cuanto se les decía, el gobernador propuso que pudieran verificar lo que el gobierno sostiene, para demostrarles a Greenpeace, y/o a cualquier otra ONG ambientalista, que en esta provincia se trabaja conforme y en total respeto por las leyes vigentes, tanto en el aspecto nacional, como provincial”.



Eso fue lo que ocurrió, explica el Ingeniero López, y “no es exactamente que se les concede a esta ONG, ninguna prerrogativa especial, que no sea información que se brinda a cualquier persona u organización que se interese: la posición del gobierno del Chaco fue muy clara, nuestros recursos naturales se manejan desde esta provincia, a través de las leyes provinciales, en concordancia con las nacionales, y en una verticalidad con la Constitución Nacional por encima de todo”.



Por eso “Greenpeace no debe confundir el mensaje conciliador y amigable de nuestro gobernador, con que se les va a permitir cualquier tipo de injerencia sobre las decisiones que son privativas del gobierno, y de sus instituciones a través de los órganos de aplicación. Ninguna provincia permitiría que nadie de afuera sin autoridad intervenga en su manejo interno, mucho menos la nuestra, que tenemos una economía totalmente dependiente de la actividad agrícola, ganadera y forestal, ya que los logros conseguidos llevaron muchos años de lucha y esfuerzo, para salir lentamente de la postergación a la que estaba condenada, a pesar de tener un suelo y unos recursos valiosos”, afirmó.



“No nos rendimos”



El ingeniero López aclara que “ante los títulos y las publicaciones de los medios, que hacen parecer como que el Chaco se rinde ante sus arrogantes exigencias, es preciso aclarar que estos dos personajes que vinieron desde Buenos Aires al Chaco, sin legitimidad que los respalde para hacer ningún reclamo, fueron atendidos con toda educación y escuchados con paciencia, pero en esa conversación quedó muy claro, que ideológicamente estamos en polos extremos, y eso no va a cambiar.



López expresó firmemente que “nosotros, como órgano de aplicación, haremos lo que debemos, es decir, aplicar las leyes vigentes, lo que lamentablemente no coincide con lo que ellos quieren”. Greenpeace pretende que el Chaco sea un museo, intocable, y el gobierno del Chaco pretende que sus habitantes puedan vivir de sus recursos, y que no emigren del campo a otras ciudades o provincias, porque acá, en su tierra se mueren de hambre, para reservar los recursos propios para el mundo. Eso es muy caro para una provincia, y de hecho imposible, a menos que el mundo nos pague, por paralizar nuestros recursos para ellos”.



“Se sabe que estas organizaciones ambientalistas son fundamentalistas en sus ideas, y pretenden intervenir en el funcionamiento de nuestra provincia, en cuanto a sus decisiones políticas, a su economía, a sus leyes, y la verdad es que eso desde el gobierno quedó muy claro, que no se iba a torcer el rumbo, sino todo lo contrario, sí que se iba a intensificar el control, pero no por parte de Greenpeace, sino por parte del organismo correspondiente a cada área. Greenpeace podrá verificar todo lo que se hace, así como cualquier persona de nuestra provincia o de Nación, pero no pasa de ser una verificación que en nada modificará nuestra conducta, que es absolutamente legal, y ajustada a derecho”, indicó.