Viernes, 4 Mayo, 2012 - 08:12

Acusado de ser el autor material
Indagarán al "karateca" por el cuádruple crimen La Plata

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Osvaldo Emir "el karateca" Martínez, detenido nuevamente por el crimen de tres mujeres y una nena, será sometido a declaración indagatoria.

El karateca" Martínez volvió a ser detenido el jueves luego de que un albañil, también apresado en las últimas horas por el caso, lo acusara de ser el autor material del hecho, informaron el fiscal y el juez de la causa.



El avance en la investigación se registró con la detención de un hombre, tras determinarse que su ADN coincide con los rastros genéticos hallados en una de las víctimas y en los elementos utilizados para cometer los homicidios.



Se trata de Javier Edgardo "La hiena" Quiroga (34), un albañil y plomero que trabajó en la casa de la calle 28 entre 40 y 41 de La Plata donde fueron asesinadas a golpes y puñaladas Bárbara Santos (29); su hija Micaela Galle (11); su madre, Susana de Barttole (63); y una amiga de las mujeres, Marisol Pereyra (35).



El fiscal de la causa, Alvaro Garganta, informó que además volvió a ser detenido Martínez (28), quien era pareja de Bárbara y que estuvo preso al momento del hecho pero luego recuperó la libertad por orden de la Cámara de Apelaciones platense.



Garganta precisó que Quiroga fue detenido tras recibir el miércoles los resultados de su ADN que coincide con los rastros encontrados en las uñas de Bárbara, en el palo de amasar y en las cuchillas utilizadas para cometer los homicidios.



Una fuente judicial precisó que luego de que el resultado de ADN de la pareja de Bárbara diera negativo se cotejaron los rastros genéticos de la escena del crimen con al menos 80 personas que declararon en la causa.



Con esa prueba, Garganta ordenó la detención de Quiroga que se concretó el miércoles por la noche en una vivienda de un amigo, en la calle 80 entre 19 y 20 de La Plata.



El vocero detalló a Télam que Quiroga “se quebró” al llegar a la comisaría y confesó su participación en los crímenes, por lo que fue llevado a la fiscalía para prestar declaración indagatoria.



A pesar de que un defensor oficial le aconsejó que no declare, Quiroga relató ante el fiscal que se encontraba en la vivienda al momento de los homicidios pero imputó a Martínez como el autor de los crímenes.



Sostuvo que conoció a Martínez por hacer arreglos en la casa de la pareja de éste y que el día del crimen fue a buscarlo para realizar esa tarea en la vivienda donde habitaban las tres mujeres.



El albañil dijo que Susana se sorprendió al verlo y le preguntó quién le "había dicho lo del trabajo", a lo que él le contestó "su yerno”.



Según la declaración a la que tuvo acceso Télam, Quiroga relató que la mujer le encargó hacer unos trabajos en unos cajones y que mientras tanto le “cebó unos mates" y le "convidó cigarrillos”.



Agregó que mientras estaba allí, llegó Martínez “que traía un par de zapatillas en las manos” y que escuchó que le preguntó a Bárbara si se iba a bailar porque se estaba arreglando para salir.



En su declaración, el albañil puntualizó que se fue hacia el living, que Martínez ingresó a la cocina y escuchó “un grito de una señora (por Susana)”.



“Ahí me doy vuelta y lo veo a Martínez que viene con un arma de fuego, me apunta y me dice que me corra” y sostuvo que luego “va hasta el baño de donde sale Bárbara corriendo, se cae y la apuñala”, explicó.



Quiroga relató que Martínez luego fue a la habitación, donde estaba Micaela, aunque él asegura que nunca la vio, y que volvió al living porque sonó el timbre.



Precisó que Martínez se sacó la remera, salió a atender a Marisol Pereyra, la hizo pasar y la llevó a la cocina donde la mató.



“Ahí Martínez cierra la puerta, agarra un cuchillo que estaba en el piso y arrastra a Bárbara hasta la cocina mientras la sigue apuñalando”, aseguró.



Declaró que tras los crímenes, Martínez lo amenazó con el arma, forcejearon y lo lastimó con un cuchillo y luego lo obligó a agarrar el palo de amasar y el cuchillo, para dejar sus huellas.



Dijo también que Martínez lo amenazó para que no hablara y que cuando cometía los homicidios “tenía colocados unos guantes medio de cuero, como de moto, finitos”.



Para los investigadores, las muestras de ADN confirman que Quiroga no sólo estuvo en la casa sino que participó de los homicidios, aunque sospechan que hubo también otra persona.



Es que a pesar de que los resultados del ADN de Martínez fueron negativos, las conclusiones preliminares de un peritaje criminológico revelaron que por las lesiones de las víctimas y la mecánica de los homicidios, en la escena hubo más de una persona.



Para el juez de la causa, Guillermo Atencio, el móvil de los homicidios puede encontrarse en una charla previa de Quiroga y Martínez en la que “consumieron alcohol y alguna sustancia e intercambiaron opiniones sobre las situaciones de pareja que ambos estaban atravesando", ya que se estaban por separar.



"Eso (una mala situación amorosa de ambos) pudo ser el detonador para que este hombre (Quiroga) accediese, no tanto a hacer arreglos en la casa sino a consumar los hechos", precisó.



Sin embargo, Julio Beley, abogado defensor de Martínez ratificó la inocencia de su defendido y calificó de "mentiroso" al nuevo detenido que lo involucró en el hecho.



"Lo llamativo es que ayer (por el miércoles) a las once de la mañana esta defensa había presentado el sobreseimiento de Osvaldo Martínez, lo que implica que iba a quedar afuera de esta causa. Asusta y asombra la rapidez con la que apareció esta persona y que directamente reconozca haber estado en el lugar del hecho", concluyó.