Jueves, 3 Mayo, 2012 - 09:04

Aporte al debate necesario
Por qué no voté la Ley de Seguridad

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La problemática de la inseguridad es uno de los temas más acuciantes de la actualidad. El reclamo de la sociedad es permanente y justificado.

Seguramente el origen del mismo es variado y va más allá de una mera cuestión de la Justicia o la Policía, tiene que ver con la exclusión social.



Nos hemos comprometido a acompañar al Gobierno y las leyes y acciones que sirvieran desde nuestra óptica sincera, a nuestros comprovincianos. Pero, es esta ley el paso necesario que hay que dar para comenzar la solución del problema?



Hemos denunciado de manera frecuente los problemas de inseguridad y la falta de políticas al respecto. Se nos contestó irónicamente que existía sensación de inseguridad.



El Gobierno dio siempre respuestas espasmódicas como cuando se nos convocó allá por comienzos de 2010 a Casa de Gobierno para debatir el problema y todo quedó en promesas: otra convocatoria para la foto.



El propio vice gobernador denunció la existencia de zonas liberadas.



La Policía ha sido maltratada, menospreciada y desacreditada.



Las leyes no se cumplen y el Poder Judicial ha sido ahorcado financieramente por el Ejecutivo generándose conflictos que ocasionaron que el Chaco careciera de justicia por larguísimos períodos, producto de las medidas de fuerza en reclamo de derechos de los trabajadores y los propios magistrados.



EL PROYECTO

El proyecto que ahora será ley tiene errores groseros que requerían mayor tiempo de trabajo si se lo quería sacar realmente de manera consensuada, donde la porpia Policía de la Provincia debería acercar su opinión.



Prueba del manejo desprolijo es que el tratamiento de cada artículo quedó diferido para la próxima sesión y cada bloque tiene una batería de cambios a proponer que puede significar un tratamiento en una sesión interminable. Así no se trabaja seriamente una ley.



La gente debe saber que el origen de esta ley son las leyes 12.154; 13.210 y 13.482 de la Provincia de Buenos Aires que rigen hace aproximadamente 14 años. Alguien puede decir que Buenos Aires es un modelo de seguridad?



Si bien en la tarde de ayer circulaba un supuesto despacho con modificaciones introducidas por algún bloque legislativo (que el conjunto de legisladores no pudimos conocer) el proyecto original contiene errores groseros, normas inconstitucionales y capítulos completos que requirieren más trabajo.



Ejemplos: a)En todo el plexo legal e excluye el concepto de faltas y contravenciones, circunscribiéndose solo a los elitos (arts. 3º; 22º;37º; 39 ºinc. 1;41º.



b)El Art. 9º establece delegación de facultades lo que está prohibido por la Constitución Provincial (art. 5).




c)El
art. 22º (que establece las funciones de la Policía) vuelve a omitir la intervención de la Policía en faltas y contravenciones y deja afuera también derechos constitucionales como el derecho a reunión, derechos gremiales, intereses difusos, etc.




d) Los arts. 29º y 33º del proyecto que disponen cuándo y cómo debe la Policía utilizar las armas, son contradictorios. e) Crea (cuando no?) fondos reservados especiales que podrán ser utilizados casi sin rendición de cuentas por parte de la Secretaría de Seguridad ya que pretende impedir que se divulgue cualquier información al respecto incluso por los propios legisladores que tienen la función constitucional de controlar.(art.s 43º y 159º), establece una situación laboral hibrida y que afecta derechos adquiridos de los policías en su carácter de trabajadores (art. 59º). Situación similar ocurre con los trabajadores de las Agencias de Seguridad.



LEGISLACION VIGENTE

Hemos dado solo algunos de los múltiples ejemplos de los graves defectos del proyecto. Quienes lo impulsan han hablado de cambios de paradigmas, de democratización, del concepto de derechos humanos y la participación popular.



La legislación vigente en nuestra provincia donde la Ley 4987 (Orgánica Policial) fue trabajada de manera consensuada y con la participación de la sociedad, los diputados y la policía, entre otros, fue la primera en el país en establecer los Derechos Humanos como materia de estudio en las escuelas de Policía (art. 1º). Fue la que estableció dependencia jerárquica del “poder” civil (arts. 5º;16º)



Nuestra legislación actual es la que ya crea los Foros Vecinales como esquema de participación ciudadana.



La propuesta del Defensor de Derechos Humanos (figura híbrida enmarcada en un artículo de deficiente redacción en el proyecto) ya ha sido trabajada por este legislador en un proyecto al que no se le da tratamiento en la Cámara pese a que contempla la asistencia legal y psicológica permanente y gratuita para nuestras fuerzas policiales.



La Secretaría de Seguridad que crea este proyecto, ya existía en tiempos en que gobernaba la Alianza y fue desmantelada por este gobierno que ahora la intenta recercar como demostración de su propia falta de coherencia y desmanejo político.



Cuando se habla de “autogobierno policial” frase acuñada por nuestro propio gobernador, y se pretende decir que debe
ponerse a la Policía bajo al órbita de la autoridad civil, debemos saber todos que eso ya está contemplado en nuestra legislación, solo falta la decisión y capacidad política para concretarlo.



En resumen, podría continuar argumentando largamente los motivos que me llevaron a no votar este proyecto que es un “engañapichanga” . El tiempo me va a dar la razón. Es preciso que nos aboquemos de manera real y sincera a dar soluciones a este problema, aprovechando la capaciad de nuestra policía. Todos queremos un cuerpo policial democrático, moderno, profesional, eficiente y eficaz y comprometido con la democracia. Pero esto no se consigue con proyectos pantagruélicos que solo patean la pelota para adelante.



Por último, agradezco a mis compañeros de bancada, en el Bloque Aliancista, que me permitieron expresarme con libertad y en
disidencia al votar de manera distinta.



(*) Diputado provincial por la Alianza Frente de Todos