Miércoles, 2 Mayo, 2012 - 09:41

Correo de nuestros lectores
Los niños merecen más dedicación de mayores... responsables

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El autor analiza la situación de los chicos en el colegio, y su relación con los docentes.

Por esta maravilla que nos regala Internet (bien utilizado y no solamente para los jueguitos) tenemos la posibilidad de comunicarnos con nuestras amistades, aún con aquellas que físicamente no tenemos la alegría de ver hace mucho tiempo, pero el espacio virtual nos regala al menos el trato cotidiano para enterarnos mutuamente de nuestras alegrías o tristezas y de esa manera formar un circuito permanente de intercambio emocional para sentirnos acompañados en nuestras decisiones.



Tal es el caso de mi ex compañera de tareas profesionales en la Ciudad de La Plata (Anita Tartaglia) que con su juventud de abuela inquieta y preocupada por sus nietos, me comentó algo que despertó el interés en mi sobre el trato hacia y desde los niños en los Establecimientos educativos “privados”, que además de recibir dinero por las lógicas cuotas mensuales, en muchos casos también reciben subsidio por parte nuestra…es decir desde el Estado, que al fin somos todos nosotros. A raíz de su comentario y desde el Chaco, a más de 1000 kilómetros de distancia, me pareció oportuno compartirlo pues no creo sea este el único caso en estos tiempos, convencido también que existen muchos Colegios Privados que son ejemplo de instrucción y educación en todo el país.



COLEGIOS PRIVADOS



Después de la mamadera, el chupete y los pañales, llegó el momento de elegir colegio, empezamos el Jardín, todo color de rosa y celeste, inocencia pura (cuando no se cruza algún depravado), como todo lo bueno termina pronto y si no anotaste a tu hijo en un Establecimiento de combo completo y que salga del mismo impulsado hacia la Facultad, solo te queda buscar uno.



Mayormente empiezan las recomendaciones y si tenés un pasar económico que te deja vivir, surgen los Colegios Privados, donde las ventajas son innumerables, yo me pregunto quien recomendó el de mi Nieto.



Comenzamos?: Primero con uniforme gastas menos en ropa, no hacen paro (chicos felices), no pierden días de clase y el círculo que mayormente los va a rodear, son hijos de profesionales, lo que no dicen es que esos hijos, también tienen muchas veces familias “disfuncionales”, por más profesionales que sean.



Entonces lo maravilloso se esfuma, sobre todo cuando tu hijo, nieto, sobrino, etc., llega con el primer golpe de ese encantador lugar, que supuestamente es su segunda casa, porque en el recreo otro igual o mayor que él, lo hace centro de las burlas, lo toma como pelota, le quita la respiración rodeándole el cuello con las manos y el pobre tiene miedo hasta de ir al baño, porque el agresor nunca está solo. Ustedes se preguntaran como yo…



¿Donde está la maestra?, sumamente ocupada, tomando café…. cansada de esos demonios y cuando la víctima se queja, termina con una nota de la misma, para evitar su inoperancia, más la falta de interés en resolver lo que se puede evitar.



De todo esto hay varias posibles reacciones, cómo decirle… pégale para que no te moleste más, pero el miedo no lo deja o simplemente no es un chico agresivo, después pedís hablar con la maestra, directora y todo el cortejo que las acompaña, pero generalmente están muy ocupados y a tu pedido de reunión contestan que ya tomarán cartas en el asunto y el encuentro nunca llega.



Si tenés suerte que se ocupen y funcione el sistema como tiene que ser, harán que los chicos se integren, de no ser así, lo mejor es sacarlos de esa Noble Institución de Enseñanza, siempre y cuando no sea tarde. Muchas veces nos asombramos y hablamos de los Colegios del Estado, más allá que la agresión hoy está en todos lados, lo peor es que al Colegio Privado solo le preocupa que tengas “la cuota al día, que no les lleves problemas” y si pasa algo, no se hacen responsables, seguramente con el chico pasa algo, no saben qué, pero tampoco les importa.



Quiero para mi Nieto, una infancia dentro de lo que se puede ¡Feliz sin malos tratos!, no teniendo que lamentar hechos, solo porque alguien en su casa no sabe tratar a su propio hijo… no quiero el llanto frente a los medios, ni marchas, ni nada que se le parezca, solo creo que con buena voluntad esto se puede arreglar.



(*) DNI 7788556 Resistencia Chaco