Miércoles, 2 Mayo, 2012 - 07:39

Bajan las aguas
Ahora al Chaco paraguayo, llegó el frío y con él las enfermedades

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Son menos las familias damnificadas, pero la asistencia sanitaria se hace más intensiva. Se destruyeron represas construidas ilegalmente.

El nivel de las aguas en el inundado Chaco paraguayo iniciaron un importante descenso debido a la apertura y a la destrucción de diques construidos ilegalmente, sin embargo, la llegada temprana del frío y la humedad existente, provoca el incremento de enfermedades respiratorias y la necesidad de proveer abrigo a la población.



La nueva preocupación de las autoridades son las bajas temperaturas que se están registrando en un otoño que se parece más al principio del fuerte invierno paraguayo, no solo en el Chaco, sino también en el resto de ese país.



Al respecto, la Secretaría Nacional de Emergencia planteó la importancia del suministro de colchas y abrigos a los pobladores de escasos recursos con el objetivo de prevenir un incremento de las de enfermedades respiratorias, que ya están siendo reportadas
con mayor asiduidad.



Por su parte, la Cruz Roja anunció la obtención de un fondo de emergencia para asistir con alimentos y medicinas a más de 1.500 personas evacuadas y trasladadas a uno de sus campamentos.



"La destrucción por el cuerpo de ingenieros del Ejército de seis diques construidos ilegalmente por grandes ganaderos de la zona, y la apertura voluntaria de otros, ayudó a reducir el nivel de inundación en algunas zonas" informó el ministro de medio ambiente paraguayo, Oscar Rivas, según despacho de Prensa Latina.



Los ingenieros militares dinamitaron seis represas y otras seis fueron abiertos por quienes los construyeron, permitiendo así el flujo libre de las aguas del río Pilcomayo.



De todas formas, Rivas anunció que se procederá a promover acciones penales contra los empresarios responsables de construir las represas, con el único fin de beneficiar sus haciendas y terrenos.



Aunque el nuevo panorama ya permite el acceso por tierra a algunos de los poblados campesinos e indígenas aislados hasta ahora por las aguas, otra zona del Chaco permanece aún con los caminos bloqueados.



Además de los damnificados del Chaco, hay otras 200 familias afectadas, en este caso por la crecida del río Paraguay, en los bañados Norte, Sur y Chacarita, que tuvieron que ser asistidas por el Consejo Municipal de Emergencias y Desastres de Asunción (Comueda), según despacho de la agencia IP Paraguay.



“Todos estos traslados son en forma provisoria hasta tanto se reduzca el nivel del agua del río Paraguay. Las viviendas que nosotros les construimos por la emergencia son transitorias y precarias y ellos firman un compromiso con la Municipalidad de que una vez que bajen las aguas deben dejar el lugar”, manifestó la directora del Comueda, Nidia López.



“Se les provee de frazadas, colchones, agua potable y víveres, y a los que prefieren quedarse en casa de familiares se les proporciona también chapas y terciados para la construcción de sus viviendas provisorias”, explicó López.
Fuente: 
Agencia Telam