Martes, 1 Mayo, 2012 - 10:25

"Quiere el atraso del Chaco"
Agrónomos del Oeste chaqueño contra Greenpeace

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La Asociación de Ingenieros del Oeste Chaqueño (ADIAOCH) y el Consejo Profesional de Ingenieros Agrónomos de la Provincia del Chaco (CPIACH), repudiaron el operativo de Greenpeace en la zona del Impenetrable.

Afirmaron que esta actividad es aprobada incluso por la FAO y que “muchos países, los productores que realizan esta práctica son subsidiados con bonos de carbono o bonos verdes, los cuales son aportados por países desarrollados industrializados y contaminantes”.



La Asociación de Ingenieros del Oeste Chaqueño (ADIAOCH) y el Consejo Profesional de Ingenieros Agrónomos de la Provincia del Chaco (CPIACH), advirtieron que son “consultores” en materia de bosques y que “han recorrido los caminos del impenetrable”, terciaron en la polémica abierta entre la organización ambiental Greenpeace y el gobierno provincial, defendiendo la posición oficial del Chaco y afirmaron que la “Ley Provincial Nº 6.409 es clara y legítima, tiene congruencia y enmarca en la Ley Nacional Nº 26.331 y por sobre todas las cosas tiene un claro respeto sobre el medio ambiente, incluyendo en el concepto del medio ambiente el poblador rural”.



Hicieron la aclaración “porque desde ciertas organizaciones parece que el poblador rural es un elemento digno de exclusión, parecería que el poblador rural, el cual dignamente hace patria en esas inhóspitas tierras”.



Insistieron en que “en el presente que vivimos tenemos la gran oportunidad y responsabilidad de gestionar nuestros recursos naturales, no sólo por la Ley Nacional Nº 26.331 Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos, sino por la Ley provincial 6.409 de ordenamiento territorial de los bosques nativos de la provincia del Chaco, que es un claro ejemplo de consenso de la comunidad chaqueña entre la protección ambiental, el crecimiento económico, el desarrollo sustentable y el bienestar social”.



En ese orden, detallaron que “existe una cuestión fundamental que hace a la conservación del bosque, un productor que posee un predio en zonas de conservación II (amarilla), vive básicamente de los recursos que le da el bosque y de algunos animales que pastorean dentro del bosque o en obras naturales que existen”, pero “no logra la sustentación en muchos casos de una familia, esto se puede observar en innumerables casos en el Impenetrable”.



Detallando a continuación que “aquel productor que logra realizar un lote con manejo sostenible variante silvopastoril, puede comenzar con una producción de carne más eficiente, diversificando las actividades productivas del predio o simplemente mejorando las ya existentes”, apuntando además que “si esta actividad ganadera más eficiente, permite asegurar la sustentación y el desarrollo económico de un productor y su familia, automáticamente el bosque restante que existe en el predio entra en “descanso” en forma de reserva o clausura, haciendo que el recurso de bosque nativo comience una recuperación natural”, apuntando los agrónomos que en ese caso “el productor ya no tiene “echarle mano al monte” para subsistir”.



Para ellos “esto constituye una acción conservacionista si se la mira desde el punto de vista ambiental. Por otro lado, cuando un productor realiza un manejo sostenible variante silvopastoril, mejora determinadas condiciones de suelo gracias a las pasturas, aprovechando mejor los recursos, mejorando la productividad del campo, tanto por el aprovechamiento de la madera extraída en el proceso de raleo como en la mejora de la receptividad de la superficie con pasturas implantadas” y explicaron que “muchos desconocen que el silvopastoril radica en la eliminación del sotobosque espinoso y el aprovechamiento de los árboles maduros, los que, si no son aprovechados, terminan muriéndose en pie o terminan enfermando por agentes naturales y terminan siendo un recurso que no es aprovechado adecuadamente”.



RESPALDO DE LA FAO


Además, destacaron que “otra cuestión, que no es menor, es que la práctica silvopastoril es reconocida por diversos países e incluso por la FAO, como una práctica amigable con el medio ambiente. Es sabido que en muchos países, los productores que realizan esta práctica son subsidiados con bonos de carbono o bonos verdes, los cuales son aportados por países desarrollados industrializados y contaminantes”.



Ratificaron que como Asociación y Consejo profesional “defendemos la práctica silvopastoril como lo que es, aquí no se esta engañando a nadie” y subrayaron que “es mentira que el silvopastoril es perjudicial para el medio ambiente, no existen casos de desertificación debido a estas prácticas, al contrario, el silvopastoril presenta cuantiosos servicios ambientales que son muy valiosos y están plasmados en diversos estudios científicos”.



REPUDIO

Las dos instituciones que nuclean a los ingenieros agrónomos afirmaron que “si en las zonas de categoría de conservación II se dejan de aprobar las prácticas silvopastoril, se atrasa el desarrollo de la provincia” y destacaron que “es responsabilidad de nuestros gobernantes hacer que el desarrollo sustentable sea garantía para todos los pobladores chaqueños” y seguidamente repudiaron “el accionar peligroso y provocador de este tipo de organizaciones extremistas que parecería que quieren el retraso de las provincias débiles como el Chaco”.



En términos superficiales, afirmaron además que “existen muchas denuncias realizadas contra este tipo de organizaciones, existen muchos comentarios acerca de los intereses que defiende Greenpeace, no solamente en nuestro país, sino en todo el mundo”.



DESARROLLO

Seguidamente, precisaron que “siempre que el desarrollo venga de la mano de la sustentabilidad ambiental y con todo el soporte tecnológico existen hoy, nosotros lo apoyaremos y trabajaremos para mejorar el cuidado de los recursos sin descuidar la producción. Nadie quiere violar las leyes, ya conocemos la triste realidad de la época en que se restringió el desarrollo. Debemos aprovechar que somos la provincia que quizá, que mejor legislada está en materia de bosques, también destacamos el control estricto que realiza el Departamento de GEO dentro de la Subsecretaría de Recursos Naturales”.



Sobre el final expresaron “preferimos mil veces que el desarrollo venga de la mano de la legalidad y no que de suceda como alguna vez ocurrió, en donde los desmontes clandestinos se multiplicaban en diversos puntos de la provincia y nadie controlaba nada. Los productores quieren ganarse el pan dignamente, trabajando en sus campos bajo un marco de sustentabilidad ambiental. Acaso alguien cree que Greenpeace va a venir al Impenetrable a traer los recursos que una familia necesita vivir”, finalizaron.