Lunes, 30 Abril, 2012 - 08:52

Inyección anti-crisis
Bruselas prepara un "Plan Marshall" para resucitar la economía europea

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La UE presentará en la próxima "Cumbre del crecimiento" en junio una propuesta para inyectar 200.000 millones de euros.

En medio del llamado cada vez más generalizado de varios líderes del bloque a apostar por un cambio de estrategia para salir del pozo económico, la Unión Europea estaría ultimando una especie de "Plan Marshall" que supondría una inyección de 200.000 millones de euros en infraestructuras, energía renovable y tecnología para estimular el crecimiento en los países más castigados por la crisis, según publicó ayer en su portada el diario español El País.



La propuesta que se está diseñando será presentada en la próxima cumbre de los jefes de Estado y de Gobierno del bloque que se celebrará a fines de junio, una reunión que ya fue bautizada en los pasillos de Bruselas como la Cumbre del Crecimiento.



Según aseguraron varias fuentes europeas al diario español, la idea es que el sector privado participe de la fuerte inyección de dinero, a fin de que ésta no recaiga en su totalidad en las espaldas de los socios del euro, aumentando aún más la deuda. Es decir que hay consenso de que el crecimiento no puede producirse solo a través del crédito. Pero lo cierto es que la forma de financiación es todavía una discusión abierta.



De acuerdo con El País, Bruselas baraja dos opciones para financiar las inversiones. La más inmediata pero menos probable dada la actual asfixia presupuestaria de los socios, es ampliar en 10.000 millones de euros los recursos del Banco Europeo de Inversiones (BEI), una institución que hasta ahora no tenía mucho protagonismo, para aumentar su capacidad de préstamo en 60.000 millones. "Eso permitiría poner en marcha inversiones europeas por importe de 180.000 millones", dice el diario español.



La otra alternativa es "recurrir a la ingeniería financiera para acometer proyectos por 200.000 millones de euros a través de avales, eurobonos para financiar inversiones o todo tipo de vehículos financieros sofisticados o, incluso, a crear una agencia europea de infraestructuras", detalla El País.



En ese sentido, Bruselas persigue utilizar 12.000 millones de los casi 60.000 millones de euros no usados del fondo de rescate financiado europeo, el EFSM, de modo que sirviese como "imán" para atraer esos 180.000 millones en inversiones con el sector privado. Pero quedaría por ver que si el reglamento que regula este fondo permita destinar el dinero para otros fines que no sea rescatar países.



La idea de que la Unión Europea necesita dar un golpe de timón de la estricta disciplina presupuestaria y enfocarse en el crecimiento parece ya estar fuera de discusión. Si bien el planteo tomó fuerza tras el triunfo del candidato socialista Francois Hollande en la primera vuelta, de Francia, anteayer fue la propia canciller alemana, Angela Merkel, "ideóloga junto a Nicolas Sarkozy del pacto fiscal europeo como salida de la crisis" la que habló de la necesidad de una "agenda de crecimiento" para el bloque, aunque fue rotunda al aclarar que ésta debe ser complementaria al tratado de disciplina fiscal que (dijo) "no se negocia" porque fue firmado en marzo por 25 jefes de gobierno.



En un anticipo de las discrepancias venideras, y aunque ningún avance en la UE puede pensarse por fuera de Alemania, Hollande mostró ayer su lado desafiante, al decir que Merkel se estaba dando cuenta de la necesidad de un cambio y que "sí habrá negociaciones" sobre el pacto fiscal. Hollande, favorito a ganar el ballottage el próximo domingo ante Sarkozy, plantea que a ese tratado "intocable para Alemania" hay que incorporarle cláusulas de crecimiento.
Fuente: 
El Cronista y El País