Viernes, 27 Abril, 2012 - 17:50

En el estadio de Vélez Sarsfield
Cristina: "Debemos idear nuevas formas de intervención del Estado, modernas"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Así lo afirmó la Presidente al defender su decisión de impulsar la expropiación parcial de capital accionario de YPF.





"Los que tenemos hoy la responsabilidad institucional de conducir el Estado debemos idear nuevas formas de participación, nuevas formas de intervención del Estado, modernas, contemporáneas", aseguró la primera mandataria, durante el acto realizado en el estadio del barrio porteño de Liniers.



Ante los integrantes de La Cámpora y de otras organizaciones políticas juveniles kirchneristas, Cristina Fernández recordó que, "cuando el 16 de abril anunciaba el envío al Parlamento del proyecto (sobre YPF) les decía que no era retornar al pasado, sino recuperar la dirección nacional de una de nuestras empresas emblemáticas e históricas".ð Al respecto, destacó que esa iniciativa "va a exigir de todos nosotros nuevas formas de intervención y participación del Estado, junto al sector privado, organizadamente, pero siempre con la dirección del Estado".



"El Estado no puede declinar las responsabilidades políticas, sociales, economías e institucionales en la conducción de un país", insistió la primera mandataria, ante los jóvenes militantes, a quienes les dijo: "Ustedes tienen que tomar la posta y las bandera, seguir con los ideales y las banderas".



Agradeció esta tarde nuevamente a las fuerzas políticas de la oposición que respaldan "la recuperación de YPF" y reconoció "a todos los que hicieron posible" esa iniciativa que se debate en el Congreso.



"No es un gobierno o de un sector, sino de todos los argentinos y para todos los argentinos. Agradezco una vez más el apoyo", señaló Cristina Fernández en alusión al respaldo opositor al proyecto de expropiación de las acciones de Repsol en YPF.



La Presidenta dijo que "algunos podrían pensar" que el motivo del acto en Vélez era por YPF, pero aclaró que la coincidencia de debió "al azar".



Recordó hoy que cuando habló de "sintonía fina" hubo sectores que "empezaron a elaborar teorías acerca de qué significaba y decían que íbamos a retroceder y a cambiar" y les recriminó: "qué poco me conocen, qué poco conocen al pueblo argentino". La mandataria sostuvo que "estas ideas, estas conquistas no pertenecen a una presidenta ni a una fuerza política, son hoy parte de toda la República Argentina".



Insistió esta tarde que la recuperación de las Islas Malvinas se debe hacer "por el camino de la paz y de la diplomacia", y reclamó a los jóvenes "estar unidos y organizados para escribir la historia".



"Los jóvenes son los que tienen que tomar la posta y la bandera para seguir con los ideales de 200 años de historia para que nuestras Islas Malvinas vuelvan a formar parte de nuestras instituciones, porque son parte para siempre de nuestra geografía y de la historia. Tenemos que hacerlo por el camino de la paz y la diplomacia".



Advirtió que "no hay mayor disciplinador social que no tener trabajo", y marcó su "rechazo a la flexibilidad laboral".



El acto fue convocado por el 9º aniversario del triunfo electoral del primer gobierno de Kirchner. Moyano no fue invitado.





"LOS SOLDADOS DE CRISTINA" LE QUITARON EL PROTAGONISMO AL APARATO DEL PJ



El cántico ya célebre que identifica a los militantes de La Cámpora se hizo carne en el primer acto político masivo que encabezó Cristina Fernández después de ser reelecta: "Oh,oh, yo no soy gorila, soy soldado de Cristina". Todo en Vélez estuvo milimétricamente pensado y preparado. El cántico de "los soldados de Cristina" comenzó cuando la Presidenta salió al escenario central a las 17:30 envuelta en una nube de humo artificial de colores y coincidió 40 minutos después con la imagen final de Cristina Fernández saludando en medio de papelitos celestes y blancos, agarrando con las manos en alto a los dirigentes Emilio Pérsico (Movimiento Evita) y Andrés Larroque (La Cámpora), en señal de aprobación.



Pero la demostración final de que el tradicional aparato del PJ cedió por primera vez en la historia su protagonismo y capacidad de movilización ante una impresionante oleada de micros llegados de distintos puntos del país fletados por el Movimiento Evita y La Cámpora estuvo reflejada en el lugar secundario que ocuparon los gobernadores peronistas en el escenario principal.



La jefa de Estado estuvo rodeada en primera fila de un lado por Pérsico, el diputado Agustín Rossi, el vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto; y el vicepresidente de la cámara baja, Julián Domínguez, pero de ese lado, en segunda y tercera fila se pudo ver detrás a los gobernadores Daniel Scioli (Buenos Aires), José Luis Gioja (San Juan), Sergio Urribarri (Entre Ríos), José Alperovich (Tucumán), con escasas chances de saludarla al término del acto.



Del lado izquierdo de la Presidenta estuvieron en primera fila el titular de La Cámpora, Larroque y justo detrás suyo, en segunda fila, su hijo Máximo Kirchner, quien por primera vez se mostró en un acto público junto a la agrupación que impulsó su padre, Néstor Kirchner.



Larroque, Edgardo Depetri (diputado del Frente Transversal), Alicia Kirchner (ministra de Desarrollo Social y líder de Kolina), el diputado provincial bonaerense del Movimiento Evita Fernando Navarro; y su par de La Cámpora, José Ottavis, quienes fueron los principales convocantes al acto, compartieron la primer fila junto a Amado Boudou.



Mientras Boudou se mostró bailando y cantando junto al secretario de Comercio, Guillermo Moreno, mostrando una calcomanía con la leyenda: Clarín miente, el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina y Alicia Kirchner se fotografiaron con la Presidenta con escarapelas en su solapa que tenían la insignia de YPF.



Más atrás se mezclaron el senador Daniel Filmus y los ministros de Trabajo, Carlos Tomada; del interior, Florencio Randazzo; de Justicia, Jorge Alak, el canciller Héctor Timerman con sindicalistas k como Hugo Yasky (CTA) y Guillermo Baradel (docentes).



Otra mención especial tuvieron las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo cuando la Presidenta llamó a Hebe de Bonafini y a Mariotto para agradecerles por la "convocatoria a este acto tan emotivo", en el que dijo: "Están presentes Néstor Kirchner y los 30 mil desaparecidos". Un lugar secundario tuvieron los intendentes del PJ del conurbano que, aunque aportaron algunas columnas, perdieron la apuesta ante el grueso del cotillón de banderas, trompetas, bombos, petardos y globos aerostáticos de las agrupaciones kirchneristas. Darío Díaz Pérez (Lanús); Mario Ishii (José C. Paz); Fernando Gray (Esteban Echeverría); Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) Francisco Barba Gutiérrez (Quilmes) y Jorge Ferraresi (Avellaneda) pasaron casi desapercibidos.



El centro del campo -al que al final del acto bajó Cristina a saludar detrás de las vallas- se ubicaron manifestantes de ex agrupaciones piqueteras devenidas en kirchneristas.
Fuente: 
Agencia DyN