Viernes, 27 Abril, 2012 - 12:42

Correo de nuestros lectores
Los ríos nos separan...las distancias nos unen

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Agotadas las instancias para una mejora económica, las provincias del litoral comienzan a sufrir las secuelas del cierre de la gran canilla central.

Agotadas todas las instancias para el logro de una mejora económica a sus ciudadanos, las provincias del norte litoral comienzan a sufrir en carne propia las secuelas del cierre de la gran canilla central.



En muchos países del mundo, ante estos eventos y hasta superar la coyuntura, preservando por cierto su propia identidad y libertad de criterios en sus formas de pensar políticamente, ha comenzado una nueva forma de enfrentar la crisis uniendo a las regiones toda vez que se debe encarar algún proyecto que hace al bien de todos quienes forman parte de la región.



Parece mentiras que apenas cruzando un río o bien recorriendo unos pocos kilómetros, al ver el uniforme policial en las rutas ya nos damos cuenta que algo es diferente en la otra provincia y hasta la forma del trato se convierte en otra identidad para quienes recorremos diferentes lugares.



Históricamente, cada vez que un gobierno cambia de color político, se cortan o amplían los lazos de entendimiento entre estados vecinos y sus ciudadanos son testigos del proceder de los gobernantes en consecuencia.



Para quienes vivimos en Chaco, Santa Fé, Formosa, Corrientes o Misiones, esos son lugares lejanos en nuestro pensamiento, salvo en aquellos casos donde quienes tienen en sus trabajos motivos para viajar constantemente hacia esos sitios.



Es obvio que ante la cercanía, muchos son los habitantes de uno y otro lado que están “emparentados” por lazos de sangre entre sí, agregando a ello el desarraigo que produce la falta de lugares para poder trabajar dignamente y si estuviera integrada la región todos asumiríamos las verdades ante todos y ello además nos permitiría desmentir a las falsas estadísticas cuando se dice por ejemplo, que las dos provincias más pobres son Corrientes y Chaco, cuando todos sabemos que es Formosa con sus más de 150.000 planes sociales sobre un total de 500.000 habitantes quien encabeza el triste record de pobres del país y en nada nos pone felices esa afirmación, pero es cierto que llegado el caso se podrían implementar distintos tipos de soluciones para sacar a esa gente que se encuentra cautiva de los vicios del poder de turno.



Para cualquier persona que visita Formosa es un secreto a voces que solamente el 10% de la población tiene todo el dinero y casualmente son familiares o amigos del poder político. Quizá en otras provincias ocurre lo mismo, pero no con la impunidad como se practica en la “provincia donde impera el verde” y no es precisamente por el tereré.



Lo insólito del caso es que estando aquí tan cerca unos de otros, no se busca la posibilidad de acercamiento social o comercial, como poniendo de manifiesto un cierto egoísmo que a la larga nos deja solos a todos por igual, pero basta que uno llegue a las grandes ciudades, para darse cuenta que es todo lo contrario, pues allí se encuentran los mismos que aquí no lo hacen y al estar lejos del terruño se unen en causas comunes para fortificar su permanencia con afectos de sus tierras.



Las costumbres siguen igual cualquiera sea el lugar de permanencia adoptiva, el mate, chipa, tereré, sopa paraguaya y otras tantas comidas regionales que tuvieron su origen en un mismo lugar, no desaparecen de la escena y lo mejor del relato aún es que esas costumbres son trasladadas a los lugareños que las reciben con beneplácito haciéndolas suyas por gusto y afectos.



El día que “las comarcas” se unan de verdad habrá nacido una nueva forma de vida con mas independencia de los centros del poder, con la propia cultura, economía y futuro cierto y no como ahora que la juventud no termina sus estudios y por su edad o experiencia tampoco tiene un sitio en el pobre circuito laboral y con su mente libre por falta de iniciativas del Estado hacia ellos, solo está atenta a lo que hacen los programas de Tinelli, abandonando por completo los sentimientos hacia las culturas regionales, historia, su gente, música y literatura reemplazándola por cumbias mexicanas, o raperos (encima a todo volumen) que nada tienen que ver con nuestros orígenes. Quizá la mejor forma de imitar a Norteamericanos o Mexicanos es hacer lo que ellos predican ya que su música tiene historia y la respetan como la mejor….lamentablemente nosotros parece que necesitamos copiar y lo hacemos muy mal.



(*) DNI 7788556 - Chaco