Miércoles, 25 Abril, 2012 - 17:12

Denunciará a la organización ambientalista
"Invadieron el campo y amedrentaron al conductor de la topadora" aseguran en el predio intervenido por Greenpeace

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El responsable del predio, señaló que a pocos metros del operativo “estaba exhibido el cartel de manejo silvopastoril con el numero de permiso”.



El responsable del campo donde Greenpeace denunció que se estaba haciendo desmonte ilegal, Jorge Gauna, se mostró sorprendido por la forma en que actuaron los ambientalistas: “Invadieron el campo, amedrentaron al conductor de la topadora y armaron un circo terrible”, dijo todavía sorprendido.



“Cuando
nos encontramos con el personal todavía estaban asustados por lo que había pasado. Los de Greenpeace han hecho un espectacular operativo en el campo, bajaron con helicópteros, motos, cuatriciclos, amedrantaron a la gente, cortaron cinco
hilos de alambre para acceder al predio, siendo que en la esquina como corresponde y como lo dispone la actual Ley de Bosques, estaba exhibido el cartel de manejo silvopastoril aprobado con numero de permiso, todo como corresponde”, explicó Gauna.



Al relatar lo ocurrido en el campo, un predio ubicado a 75 km de la localidad de Los Frentones, Gauna dijo que se trató de un “operativo mercenario, cortaron los alambres, bajaron al maquinista de la topadora que estaba trabajando, luego
con una maquina de gran porte que llevaban arriba de un cuatriciclo que emite una espuma, que es poliuretano inyectado, cubrieron gran parte de la topadora, esa espuma se solidifica y no se puede manejar, no se puede entrar a la topadora, eso no sirve más, no sé si la herramienta se puede reacondicionar o no”.



Gauna sostiene que más allá del daño material que hizo Greenpeace, “ingresaron a una propiedad privada sin ninguna orden judicial, haciendo el daño que han hecho, amedrentando a los empleados, dos personas sin instrucción que lo único que saben hacer es trabajar y se encontraron con todo este operativo, el susto que les han ocasionado es inexplicable. No se puede creer la actitud que han tenido”.



Al
momento del arribo de estas personas de Greenpeace estaba dos trabajadores en el predio y el primero que se encuentra con ellos es el puestero que estaba haciendo el mantenimiento del camino
para que se pueda
acceder
con vehículos chicos para abastecer a la maquina y a los topadoristas.



Aclaró Gauna que en ningún momento los ambientalistas se identificaron, todos estaban ataviados con cascos, con anteojeras, sin mostrar sus rostros.
Después se bajó un muchacho que hizo un reportaje sobre la maquina, hicieron fotos. Todo este despliegue se extendió por espacio de una hora y media aproximadamente ante la mirada sorprendida del conductor de la maquina.



“Un circo terrible”

“Hicieron un circo terrible, luego de bajar de la topadora al conductor, comenzaron a hacer filmaciones, fotos y notas y amenazaron al conductor”, explicó el responsable del predio según le comentaba su encargado. Cuando tomaron conocimiento de esta situación fueron a hacer la denuncia. “Llegamos con la policía y no sabíamos con que no íbamos a encontrar. Fuimos con la policía pero ya no encontramos a nadie, quisimos seguirlos pero no los pudimos alcanzar”, relató Gauna.



A partir de ahora esta firma junto a sus abogados, va a hablar con la Dirección de Bosques para ver cómo actuar. “Estamos sorprendidos porque nosotros hemos acatado las leyes al pie de la letra y consideramos que el problema no
es con nosotros particularmente, el problema es más político que otra cosa y
justo estábamos trabajando nosotros y caímos en la volteada”, sostiene Gauna.



Por disposición de los abogados en forma conjunta con la Dirección de Bosques van a realizar alguna acción legal contra Greenpeace o contra
la persona que se puede identificar. “Acá hay acciones legales de sobra para hacer , porque han
invadido una propiedad privada sin ninguna autorización judicial, han hecho daño, cortaron los cinco hilos de alambre, la topadora quedó inutilizada, una topadora D6 , que no es muy grande, con un rolo chico que sirve solamente para un silvopastoril, pero de un costo importante, la han dañado en su totalidad. También hay que mencionar el amedrentamiento que hicieron con la gente, prácticamente los amenazaron, porque les dijeron “no vuelvan a subir a la topadora porque vamos a volver, los vamos a estar observando”.



Gauna dijo que esto que paso con Greenpeace no es un
problema de permiso, “no hay un problema de infracción hacia Bosques el problema es de ellos (Greenpeace) contra Bosques, contra la provincia o no sé contra quien, pero no
pueden bajo ningún punto de vista tomar las actitudes que tuvieron. En otra circunstancias no se que hubiese ocurrido, acá porque esta gente se asustó y se ha quedado quieta pero acá hay gente de carácter muy fuerte y que tiene capacidad de habla y van a reaccionar mal. Este es un problema más grave de lo que parece”, concluyó.