Miércoles, 25 Abril, 2012 - 10:40

Los jóvenes y obreros franceses eligen a la extrema derecha

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El porcetaje de votos obtenido por el Frente Nacional de Marine Le Pen le daría la derecha su primer grupo parlamentario.

El Frente Nacional (FN, extrema derecha) de Marine Le Pen ha sido el partido más votado entre los obreros y los electores de 35 a 44 años, el segundo más votado entre los electores de 25 y 34 años, y el tercero más votado entre los jóvenes de 18 a 22 años, en la primera vuelta de las elecciones presidenciales.



Marine Le Pen espera utilizar ese capital electoral para tener un grupo parlamentario propio en la nueva Asamblea Nacional (AN), a mediados de junio



Marine Le Pen comenzó expulsando del FN a los grupúsculos expresamente racistas y neo nazis con los que su padre «coqueteó» durante muchos años, abriendo la extrema derecha a nuevos electorados jóvenes y obreros.



Matthieu Aignan, que lleva años estudiando la evolución de la extrema derecha, comenta:«Marine Le Pen ha conseguido seducir a una parte importante del electorado joven y desorientado que vive en la periferia de las grandes ciudades. Se trata de obreros poco o nada calificados. Jóvenes que terminaron el bachillerato a trancas y barrancas pero nunca han tenido ningún empleo. Hijos de familias obreras sin perspectivas. Pequeños agricultores amenazados por la crisis. Hijos de pequeños comerciantes que sufren la crisis, en los guetos donde la inmigración más pobre tampoco llega a integrarse».



Durante los años 80 y 90 del siglo XX, los grandes desfiles de la extrema derecha terminaban con la aparición de grupúsculos extremistas, enarbolando banderas y pancartas neonazis y racistas. Marine Le Pen liquidó esa tradición. Y en las manifestaciones del FN de los últimos años han aparecido personajes de otro tipo: madres solteras que vienen con sus niños en brazos; jubilados pobres; mucho obrero poco o nada calificado; jóvenes bachilleres que no pueden prolongar los estudios; muchas parejas de hecho que viven en la periferia social más dura...

Renace con Jean Marie



Pascal Perrineau, que ha realizado un estudio sociológico del «renacimiento» electoral de la extrema derecha, comenta: «El FN se convirtió en una potencia electoral a mediados de la década de los años 80 del siglo pasado. Aquella primera fase culminó en las presidenciales del 2002, cuando Jean Marie Le Pen eliminó al candidato socialista, Lionel Jospin. A partir de las legislativas del 2002, las regionales del 2004 y las cantonales del 2011 comienza un nuevo ciclo. Marine Le Pen se ha convertido en un personaje central del paisaje político».



Perrineau comenta el resultado de la primera vuelta de las presidenciales de este modo: «La cuestión de la extrema derecha es un problema político para la derecha y una cuestión social para la izquierda».



"CUESTIÓN POLÍTICA" PARA SARKOZY

Los electores jóvenes que han votado a Marine Le Pen amenazan la reelección del presidente conservador. Entre el 30 y el 50 % de los electores de extrema derecha, en la primera vuelta, votarán socialista en la segunda vuelta, el 6 de mayo.





"CUESTIÓN SOCIAL" PARA HOLLANDE

Los electores jóvenes que votan extrema derecha son mayoritariamente obreros, hijos de familias pobres, que antes votaban comunista y ahora votan extrema derecha.



Se trata de un capital electoral que puede dar un vuelco imprevisible al paisaje político nacional. Tras las elecciones presidenciales, los franceses deberán elegir una nueva Asamblea Nacional (AN), a mediados de junio próximo. Marine Le Pen espera que sus nuevos electores, obreros y jóvenes, le permitan crear el primer grupo parlamentario de extrema derecha de la historia de la V República.
Fuente: 
ABC.es