Sábado, 21 Abril, 2012 - 09:30

Tras acusaciones a la Provincia
Denuncia por "desmontes encubiertos": el Gobierno desmiente a Greenpeace y asegura que ésta desdibuja la realidad

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El director de Bosques del Chaco, habló sobre las prácticas silvopastoriles advertidas por Greenpeace como “ilegales”. Afirmó que Greenpeace miente y pidió pruebas concretas.

Miguel López explica que la ONG Greenpeace, en una nota periodística vuelve a marcar el incumplimiento de las leyes vigentes en la materia, explicando que la provincia aprueba “desmontes encubiertos” bajo la modalidad de prácticas “silvopastoriles”.



El funcionario asegura que son "falsas afirmaciones" y aclara con un breve análisis de los antecedentes sobre el este tema.



En este sentido explica que en "noviembre de 2011, la ONG Greenpeace hizo público un informe en cual cuestionaba a la técnica del silvopastoril como una actividad que no respetaba los presupuestos mínimos ambientales consagrados a nivel nacional y provincial en el parque chaqueño".



La Provincia rechazó oportuna y públicamente estos argumentos manifestado lo siguiente a través de un comunicado que expresa textualmente:



"1) En la provincia del Chaco en el año 2008, a través de sus representantes de la cámara de diputados, en razón de un proyecto del poder ejecutivo provincial se sancionó la Ley N° 6.409 que ordena territorial y estratégicamente los bosques en la provincia. La misma responde a una obligación impuesta por las normas ambientales a la provincia, en el marco de la ley 26.331 y la ley 25675.

2)

En dicha norma provincial se determinó la existencia de TRES (3) clases de conservación de los bosques nativos: baja (clase III – verde), medio (clase II – amarillo) y alto (clase I – rojo). Por otro lado, enumera las prácticas que las provincias puede habilitar conforme a ciertos criterios de sustentabilidad enumerados (ANEXO de ley 26331) y pautas técnicas de cada categoría estableciendo restricciones ambientales.



Asimismo todas aquellas practicas a ejecutar por los interesados son evaluadas y autorizadas en forma previa por las autoridades provinciales. En dicho procedimiento se analiza en forma previa los impactos ambientales mediante diversos estudios ambientales, (EsIA, mapas, constataciones, etc.) y técnicos (proyecciones, inventarios, imágenes geo referenciadas, etc.), garantizando mediante audiencias públicas la participación ciudadana.



3) En este sentido, y respecto a la práctica silvopastoril cuestionada, se expresa que se encuentra vigente en la provincia del Chaco el manual de buenas prácticas de los bosques nativos (ver “Manual para el manejo forestal sustentable de los bosques nativos de la Provincia del Chaco”. Unique Forestry Consultans GmbH. Freiburg y Resistencia, marzo de 2007, disponible en www.direcciondebosques.blogspot.com).



4) Luego el informe sobre el análisis de las prácticas silvopastoriles concluye diciendo que se trata de una opción de producción pecuaria, en donde las especies leñosas perennes (árboles o arbustos) interactúan con los componentes tradicionales de la ganadería (forrajeras herbáceas y animales) bajo un sistema de manejo integrado. Esto significa que dentro de las prácticas de manejo sustentable de bosques nativos habilitadas por las ciencias ambientales y forestales, conforme a este documento lo incluyen como herramienta para vincular en forma armónica la ganadería y la conservación del recurso.

Analizado lo expuesto, resulta necesario “advertir” que las afirmaciones de esta ONG son absolutamente falsas, y su reproche a la práctica silvopastoril, como
una técnica prohibida por la Ley Nº 26.331 y la Ley Nº 6.409, es inexacto, y erróneo, carece de fundamento legal y técnico, y es además tendencioso, como casi todas las argumentaciones de esta organización fundamentalista.




Nuevamente afirmamos que LA LEY NO PROHÍBE LA PRACTICA SILVOPASTORIL, sino que por el contrario, se trata de una alternativa en el manejo sostenible de los bosques nativos para las zonas de conservación de clase II o “amarillo”.



No existe otra manera de explicar la verdad que diciéndola, y eso es lo que hacemos todo el tiempo,
desde la Subsecretaría de Recursos Naturales y desde la Dirección de Bosques, y desde ya negamos las imputaciones falsas sobre permisos ilegales o encubiertos.



Tanto Greenpeace como otras ONG ambientalistas, nos tienen acostumbrados a emitir falsas informaciones, expresando de manera genérica, poco precisa, y encubriendo tras ellas sus ideologías fundamentalistas, que francamente sólo apuntan a una política de crear pánico, escondiendo la verdad, ocultando datos técnicos, empírica y científicamente comprobados, porque es mejor para sus intereses que no se conozcan.

Nunca mejor empleado ese conocido refrán: “No hay peor ciego que aquel que no quiere ver”,
y eso es lo que hace pensar este tipo de publicaciones, cuyo fin no se comprende.



Es evidente que Greenpeace NO QUIERE VER LA REALIDAD, NI QUE NADIE LA VEA, y lo que es peor la desdibuja, y más allá de que desde esta Subsecretaría y Dirección de Bosques, informemos a la población, publiquemos y expongamos cada acto que se ejecuta con la mayor transparencia, tras la sustentabilidad anhelada por todos, y apelando a la idoneidad de las personas capacitadas realmente para ello, igualmente, esta ONG seguirá afirmando “su verdad”,
cual diálogo de sordos.



No obstante decimos que seguiremos informando cada vez que se nos requiera, pero no habrá una respuesta diferente, puesto que no existe otra verdad que la realidad, y no existe doble discurso en nuestra gestión, y ya la hemos expresado anteriormente.



Por eso solicitamos, o más precisamente, intimamos a Greenpeace a que denuncie con el máximo grado de detalle (parcela, chacra, lote, circunscripción, paraje, departamento o cualquier otro dato identificatorio) los predios en el que basaron su denuncia publicada, para que en forma conjunta se corrobore la responsabilidad que surja por realizar prácticas que no se ajusten a los criterios de sustentabilidad para el manejo de los bosques nativos y el régimen legal vigente en la materia.



Nuevamente debemos necesariamente expresar, desde la realidad de cada día, que nuestra gestión consiste en poder lograr que “la gente de carne y hueso”, viva de su trabajo, pueda continuar produciendo y subsistiendo, preservando los recursos naturales, controlando su uso y explotación, procurando nuevos recursos, para que alcancen para todos, los que estamos hoy y las generaciones futuras.



No es bueno estar en contra del progreso y de la producción, no es bueno estar en contra de la subsistencia de la gente, y no es bueno mentir para lograr imponer una ideología sostenida por la ideología misma.



Sí es bueno lograr el progreso, la producción sustentable, y combatir el hambre a través de esa producción, esa es nuestra tarea a pesar de las dificultades, y no cesaremos en esfuerzos para lograr el cometido que nos ha encomendado el gobierno provincial, que es sacar de la postergación a esta provincia, una de las menos contaminantes, y sin embargo, una de las más observadas por las organizaciones ambientalistas, empeñadas inexplicablemente en frenar su desarrollo.-



Volvemos a decir que NO ES VERDAD QUE SE VIOLE LA LEY, y volvemos también a invitar a Greenpeace, como ya lo hemos hecho, a que “se anime” a comprobar la verdad real, y fundamentalmente que la difunda, como un aporte a la difícil tarea que tenemos todos aquellos que somos responsables de conseguir una mejoría en la vida de los habitantes de esta provincia", concluye el mismo.