Sábado, 21 Abril, 2012 - 09:09

Codificados

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La Iglesia prepara un documento crítico del anteproyecto de reforma al Código Civil, por considerar que incluye puntos que exigen una mayor discusión previa.

La Iglesia prepara un documento crítico del anteproyecto de reforma al Código Civil, por considerar que incluye puntos que exigen una mayor discusión previa, como la manipulación de embriones, el alquiler de vientres, la donación post mortem de gametos o el divorcio express.







El propio presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, admitió la preocupación eclesiástica al advertir sobre la "banalización de la familia" y la "salida express a todo" que subyace en la iniciativa elaborada por un grupo de juristas.



"No podemos dejar de decir lo que tenemos que decir", arengó días atrás el prelado santafesino a dirigentes de la Acción Católica Argentina.



En ese contexto, Arancedo confirmó que se trabaja sobre un borrador de documento que, de aprobarse, se difundirá la semana próxima en el marco del plenario de obispos que sesionará en la casa de retiros El Cenáculo - La Montonera, de Pilar.



Tal es la preocupación de la Iglesia por el futuro marco legal que pueda imponer la "audaz" reforma al Código Civil, que el Episcopado creó una comisión ad hoc para estudiarlo.



Mientras tanto la cúpula episcopal evalúa solicitar una audiencia a la presidenta Cristina Fernández para sugerirle que "no apure" el envío de la iniciativa al Congreso para su tratamiento legislativo.



Este debate puede complicar la siempre difícil relación Iglesia-Gobierno, pese a la intención de recomponerla manifiesta por la Presidenta y el propio Arancedo.



"Se establecieron canales de diálogo permanente", dijo en noviembre el prelado santafesino al salir de la reunión en la Casa Rosada un día después de ser proclamado por sus pares al frente del Episcopado.



Pero esa corriente de comunicación ahora puede sufrir nuevos chisporroteos, admitieron fuentes eclesiásticas consultadas por DyN.



Los voceros pronosticaron que puede producirse una tensión similar a la que se suscitó en 2010 durante la discusión del proyecto de ley de matrimonio igualitario, finalmente aprobado, con el voto afirmativo de Néstor Kirchner como diputado.



Los obispos católicos ya cuestionaron algunos "eufemismos" incluidos en el anteproyecto de reforma al Código Civil, como el llamado "divorcio express" para referirse a la rápida disolución del vínculo o la maternidad subrogada para plantear el alquiler de vientres.



También objetaron otros puntos "delicados" como la fertilización asistida con la consiguiente manipulación y descarte de embriones, que para la doctrina católica es una vida humana en gestación, o la fecundación post mortem.



Hasta advirtieron que incorpora la posibilidad de elegir un nombre de pila no adecuado al sexo.



Pero éste no será el único tópico de intercambio entre el centenar de obispos que participará la semana próximo del plenario episcopal en Pilar.



Allí también se pondrá en consideración un informe sobre medio ambiente preparado por la Comisión Episcopal de Pastoral Social, que preside monseñor Jorge Lozano.



Fuentes eclesiásticas adelantaron a DyN que el estudio es "minucioso" y puede incluir comentarios sobre la reciente expropiación por parte del Estado nacional del 51 por ciento de YPF a la petrolera española Repsol, y definiciones sobre la protesta social contra la megaminería a cielo abierto en Famatina y Andalgalá, considerada contaminante.



Para muestra valen las opiniones de monseñor Lozano. El prelado, que acompañó el reclamo de los gualeguaychenses por la instalación de la papelera ex Bosnia en la vecina ciudad uruguaya de Fray Bentos, llegó a decir que la agenda ambiental "está ausente" en la Argentina.
Fuente: 
DyN