Viernes, 20 Abril, 2012 - 10:45

Exclusivo de Diario Chaco
También ante el Procurador y el Consejo de la Magistratura
Denunciaron ante el Superior Tribunal de Justicia al fiscal saenzpeñense Marcelo Soto

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Los ejes: amenazas, percepción indebida durante una década de montos que no correspondían, y hasta haber tenido sexo en su despacho.

Una profesional del derecho domiciliada en Presidencia Roque Sáenz Peña, Leisla Carina Peche, presentó dos semanas atrás ante el Superior Tribunal de Justicia de Chaco una denuncia en la que requería intervención de la conducción judicial chaqueña ante lo que consideró graves hechos concretados por el titular de la Fiscalía de Investigaciones Nº 3 de la segunda ciudad de Chaco, doctor Marcelo Soto.



La misma denuncia fue presentada también ante el Procurador General Jorge Canteros –en su carácter de jefe formal de los fiscales-, y ante el ente constitucional que designa y juzga a magistrados, es decir el Consejo de la Magistratura.



El escrito no es amplio sino todo lo contrario: apenas una carilla. En ella, la denunciante expone que su acusado Marcelo Soto, habría percibido salario por esposa de manera irregular durante más de una década, siendo que desde hace 11 años se encuentra divorciado legalmente de su cónyuge. La aseveración debiera merituarse considerando que la abogada denunciante es, precisamente, la exconyuge de Soto.



Le adjudica además haber proferido amenazas verbales contra ella, de distinta índole y gravedad, desde un celular que tendría a su cargo de manera oficial.



Y por último, acompaña el escrito con una serie de fotografías en la que está retratada una pareja teniendo sexo, sosteniendo la denunciante que se trata del fiscal Soto y una señorita. Ello se inscribiría en una cuestión de orden estrictamente privado pero, según se señala en la denuncia, esas imágenes habrían sido tomadas en el público despacho de Marcelo Soto, aunque no el actual sino en épocas en que se desempeñaba como Juez de Faltas.



Según confirmaron dos fuentes a Diario Chaco, el Consejo de la Magistratura ya concretó un análisis primario de dicha denuncia y resolvió comunicar a la denunciante que su planteo, conforme ha sido concretado, carece de los requisitos de admisibilidad. Aunque de ninguna manera cierra puertas para que una vez cumplimentado lo que exige la reglamentación, un nuevo expediente pueda abrirse.



Nada se sabe, sin embargo, de los pasos que pudieron haber adoptado tanto el Superior Tribunal de Justicia como la Procuración general.