Jueves, 19 Abril, 2012 - 13:59

Martínez busca que Fénix Café sea declarado patrimonio cultural del Chaco

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El diputado del Frente Amplio Progresista presentó esta semana un proyecto para que el Poder Legisltativo declare como patrimonio el bar ubicado Don Bosco 113 de Resistencia.

El proyecto propone:

ARTÍCULO 1º: Declárase Patrimonio Histórico Cultural de la Provincia del Chaco al Café Resto Bar Cultural "Fénix Café", situado en la calle Don Bosco 113 de la ciudad de Resistencia, departamento San Fernando, en el marco de lo establecido por la Ley Nº 5556; en mérito a su valor cultural, social e histórico como ámbito en el cual tuvieron lugar expresiones y manifestaciones intangibles de la cultura ciudadana.



ARTÍCULO 2º: La presente declaración se considera un justo y merecido homenaje a los trabajadores de la Cooperativa Fénix Limitada, quienes conforman un emprendimiento de alto valor social y cultural, por su aporte a la preservación de fuentes de trabajo, tradiciones, costumbres y hábitos de la comunidad.



ARTÍCULO 3º: Invítase a la Municipalidad de Resistencia a adherirse a la presente ley.



Los fundamentos del diputado Carlos Martínez son:

El presente proyecto de ley tiene por objeto reconocer al Café Fénix como patrimonio cultural de la Provincia del Chaco, ya que el mismo fue y sigue siendo punto de encuentro en el que tienen lugar diversas manifestaciones de la cultura popular, referidas a la lengua, las tradiciones orales y las artes, dando cuenta de la diversidad cultural y de las identidades ciudadanas.



La salvaguarda del patrimonio cultural abarca dos aspectos en este caso: la protección del bien mueble ?por su valor histórico y social- y por otro lado del patrimonio inmaterial. Esto último requiere la toma de medidas destinadas a mantener vivas estas tradiciones en su contexto original, las que a su vez podrían complementarse con la compilación y archivo de la documentación histórica del lugar en sus diversas formas ?notas periodísticas, fotografías, videos, etc.



El Café comenzó a funcionar bajo el nombre de "Nino" en 1993 y se convirtió rápidamente en refugio de intelectuales y bohemios por su característica particular: compartía el lugar con una librería, lo que invitaba a sus habitués a disfrutar de una buena lectura junto con su café. En palabras de su fundadora, Liliana Sánchez Negrete: "Pensé un lugar donde las personas que ingresen por un café, salieran con algo más. La oportunidad de leer un buen libro, deleitarse con buena música y poder conocer la obra de nuestros artistas y artesanos que antes estaban sólo en los museos." De a poco se fueron incorporando espacios, como ser: exposiciones de arte plástico, música en vivo, conferencias, encuentros de escritores, artistas y profesionales.



Durante sus 19 años de historia, pasaron por el bar numerosas personalidades de la cultura y la política chaqueña, como así también de otras provincias, como ser: León Gieco, Teresa Parodi, Ernesto Sábato, Marcel Marceau, Maximiliano Guerra, Mempo Giardinelli, Pino Solanas, Cecilia Merchán, el economista Arnaldo Bocco, el Sacerdote Farinello, siendo lugar de reunión del Proyecto Sur, el Movimiento Juana Azurduy, la Asamblea Popular y el Partido Obrero. Personalidades chaqueñas de la talla de Aledo Luis Meloni, Fabriciano Gómez, Chela Yurkevich, Humberto Gómez Lollo y Moisés Penchanski hicieron del bar su lugar de reunión frecuente. Por otro lado, fue punto de encuentro de profesionales, realizándose en sus instalaciones reuniones en el marco del Congreso Nacional de Psicología y charlas de la Unión Industrial, como así también es sede de los tés a beneficio organizados por el Club de Leones y el Rotary. También fue elegido por artistas como: Milo Locket, Sánchez Kelly (del Taller de Artes visuales de la Universidad Nacional del Nordeste), Salvador Todaro, Inés Miño, Merche Vizcacha, José Mizdrazi, Taqui Sánchez, María Rosa Domínguez, Adelaida Gonzalez Oliver, Marcelo Toms, Mirian Stegmayer, Silvia Kum, Andrés Bancalari, Juan Brito, Marisa Hierro, Marta Arancibia, Miguel Niella, Malka, Norma Caponcelli, Humberto Lamberti, Julio Zalazar, María de los Ángeles Soler, Antonio Arancibia, Beatriz Moreiro, Mario Quintero, por nombrar algunos. Asimismo fue lugar de reunión en el marco de los Festivales de Teatro realizados en nuestra provincia, en los que participaron compañías de distintos puntos del país, destacándose la Fiesta Nacional del Teatro en la que se presentaron obras incluidas en el programa Café Cultura Nación.



El gusto por la música es un denominador común entre los habitués del lugar, quienes pudieron disfrutar de las actuaciones de: Mario Bofill, Dito de Langue cuarteto, Trío Cuesta Arriba, Brazilian Trip, La Jazz, Roberto Psenda, Chela Yurkevich, Ivitú jazz, Tamandúa Maluco, Juan Palomino, Beatles Acústico, Lucas Segovia, Lucho Salsa, Master Show, After Boys, Triomanía, Lo mensajeros de América, entre otros.



La crisis de 2001 golpeó fuerte a todos los sectores, y las consecuencias se sintieron también en el bar, que comenzó a sufrir problemas financieros. En 2004 razones de índole económica llevaron a que los dueños del bar decidan no continuar con la explotación. Ante esto, los trabajadores manifestaron su intención de seguir en el bar para conservar las fuentes de trabajo; los propietarios estuvieron de acuerdo y les cedieron la llave de negocio, cancelando las deudas por indemnización con la entrega de bienes de capital.



Es así que el café se transformó en un emprendimiento social, una vez conformada la cooperativa, los hijos y cónyuges de los asociados se fueron incorporando como fuerza de trabajo; convirtiendo al Fénix en el sustento económico de las familias históricas del lugar: Bañasco, López y Romero, reconocidos por la clientela.



La UNESCO define al patrimonio oral e inmaterial como "el conjunto de creaciones basadas en la tradición de una comunidad cultural expresada por un grupo o por individuos y que reconocidamente responden a las expectativas de una comunidad en la medida en que reflejan su identidad cultural y social."



Atento a la importancia que reviste como "depósito de la diversidad cultural, y la expresión creativa, así como una fuerza motriz para las culturas vivas", esta problemática fue abordada en 2003 en la Convención para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial, en la cual se sostuvo la necesidad de reconocer y preservar el bagaje cultural de los grupos sociales, entendidos como un sistema de valores, creencias, lenguas, representaciones y expresiones humanas que diferencian e identifican a los mismos.



"Patrimonio cultural inmaterial significa las prácticas, representaciones, expresiones, conocimientos y habilidades -así como los instrumentos, los objetos y artefactos, los espacios culturales asociados con los mismos- que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconocen como parte de su legado cultural. Este patrimonio cultural inmaterial, transmitido de generación a generación, es constantemente recreado por comunidades y grupos en respuesta a su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, y les proporciona un sentido de identidad y continuidad, promoviendo de este modo el respeto por la diversidad cultural y la creatividad humana."



Es por ello que consideramos necesario mantener al bar en su contexto tradicional, el edificio en el que se construyó su historia, como manera de preservar las prácticas sociales, usos y costumbres y otros aspectos del patrimonio cultural intangible, que se dieron a lo largo de sus casi veinte años de historia y que dan testimonio de la identidad ciudadana de Resistencia.