Miércoles, 18 Abril, 2012 - 08:41

Correo de nuestros lectores
El Congreso desde adentro
Convergencia de la UCR, unidos y renovados

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

No todo lo que pasó el viernes en Sáenz Peña, relacionado con el Congreso de Convergencia Social, salió en los medios. Hagamos un repaso.

No con poca algarabía y emoción arranqué la mañana del viernes último, era el día del tradicional Congreso de Convergencia Social en el aula magna de la Universidad del Chaco Austral en Sáenz Peña. ¡El 18avo de nuestra historia! No era un tema menor, eso estaba claro, y hacia allí partimos con las expectativas renovadas y el ímpetu que nos caracteriza.



Que gloriosa manera de coronar la mañana con esa lluvia que, como una señal, nos acompañaba en la renovada movilización del proyecto. Lluvia, como una contestación a tantos reclamos y peleas encabezadas por el Doctor contra la sequía, esa amenaza convertida en realidad en este 2012 ¡Si hasta tuvo que sacarse una foto con el mismísimo gobernador Capitanich! Sin dudas era un preludio del éxito.



Como tradicionalmente los importantes serían recibidos por Carim en su casa, como todos saben es ahí donde se deciden las cosas importantes para las reuniones de Sáenz Peña. Así ha sido siempre. Como buenos soldados se hicieron presentes a la hora convenida, alrededor de las 13 hs. Con un buen par de horas largas por delante como para tomar decisiones y compartir unas buenas charlas ideológicas, total el tiempo que vale es el de las personas que se juntan allí, qué más da que vaya gente a las 15 a la Universidad, el evento empieza cuando llegan los que pasan por la casa de Carim.



En la casa del diputado estaban
todos, tantos queridos amigos y militantes, estaba el profe Verdún, como siempre saludando a todos con un adjetivo referenciando su lugar de origen y un buen abrazo: ¡Breñense! ¡Termalero! ¡Campolarguense!, y así sucesivamente. También el buen Calino, que fue dado por fallecido y era víctima de todo tipo de bromas: “ni con esa bomba suma un poco de imagen positiva”, dijo alguien como al pasar; también estaba el nuevo equipo de alfiles del Dr Rozas: Livio, Juanca Polini y Dieguito; y bueno como corresponde estaba el dueño de casa, que saludó como es costumbre con todo su carisma.



Después de los saludos de rigor se empezó a hablar de lo que interesaba, “la renovación”; era el momento de dar una señal a la sociedad, no se podía fallar, la necesidad de nuevos cuadros regionales era una urgencia inevitable, claro que no estaba en discusión quien iría a la cabeza, había que respaldar a Ángel sí o sí, (por lo menos eso sentimos los que lo queremos bien), aunque se hayan levantado algunas voces en contra, entre esas la de Carim, que al parecer consideraba insuficiente que se renueve todo menos el presidente, tal vez debió ser porque quería presidir él, pero nadie dijo nada porque es un hombre de mucho carácter y podía molestarse y gritar delante de todos. En eso sonó el teléfono y una señora, que posiblemente haya sido quien se encarga de la limpieza, se acercó y dijo…Doctor, lo llama Ricardo. Nadie se animó a preguntar en el momento qué Ricardo era.



Cuando siguió el debate al parecer alguien le habría dicho a Ángel que Carim estaba molesto, pero no pareció preocuparle, donde manda capitán no manda marinero. Pero como el grandote sabe por diablo pero más sabe por viejo se tomó un momento para preguntar por la agrupación “militantes radicales”( grupo de jóvenes que imitan el modelo de la agrupación juvenil “cantera popular” y que creen que la militancia se resume en usar remeras gestionadas a través de la Cámara de Diputados y entrar últimos a los actos partidarios que habría, según se dice, acordado con Carim algún trabajo conjunto). Carim respondió que estaban en línea, pero que al no renovar la presidencia el no aseguraba que acompañen.



Cuando se llegó a las secretarías generales del movimiento se puso todavía más picante la cosa. Ángel propuso a Juanca Polini y a Livio Gutiérrez, con lo cual coincidí plenamente ya que son lo más novedoso que tenemos para mostrar, y otra vez pareció no terminar de convencer a Carim, a quien a esa altura ya parecía molestarle todo, pero por suerte primo la cordura y se avanzó.



Todos se movilizaron luego hacia la UNCAUS, era hora de que disertara el Auditor General de la Nación, un lujo de panel operado personalmente por Ángel, que cuando quiere puede, no por nada ya caminó en dos meses muchísimo más que todo su equipo en los últimos 5 o 6 años. Pero antes, un merecido homenaje al buen Don Miguel Pibernus, que al parecer nadie recordaba cómo lo habíamos dejado caer cuando era vice gobernador, pero bueno, la amnesia en política no es tan grave creo yo.



Terminada la charla sobre temas nacionales pasamos a la conformación de la mesa, claro que era importante el armado de la puesta en escena, todo debía surgir de propuestas desde el público y así fue, aclamamos la renovación de Ángel en la presidencia y nombramos a los secretarios, aunque un inadaptado interrumpió para pedir que sea Carim, creo que era de “militantes radicales”, lo cual no sorprendió a nadie, salvo a Polini que por un momento pareció exaltado, en mi opinión fue sincero, aunque otros desconfiados dicen que lo armó el mismo Peche, no se por qué piensan tan mal.



Por suerte Víctor Zimmermann, en uno de esos arranques democráticos que tiene últimamente, les dijo que lo tendría en cuenta, aunque llamó a Polini a hacer un saludo, eso no entendí bien, supongo que se confundió y quiso decir, NO lo tendremos en cuenta, que pase Polini, no sé, de a poco me iba confundiendo más y más.



Por suerte terminó todo con un éxito tremendo, y a eso de las 21:30 horas todo estaba listo para volver a casa de Carim a hacer las conclusiones. Fue allí que Ángel le reciminó a Carim el haber orquestado el pedido de “militantes radicales” y, encima, de no haber convencido ni a 40 personas de Saénz Peña de participar del evento; como es obvio Carim se defendía: “ la verdad es que hubo gente local, estuvo Mai, Dani, Beto, María Inés, y así cuántos otros cuadros políticos, más vale algunos convencidos que muchísimos amontonados”.




Para terminar, Ángel no tuvo mejor idea que decirle a Carim que para seguir en política es hora de que se ponga a “laburar”. En ese momento sí que me confundí totalmente.





(*) [email protected]