Martes, 17 Abril, 2012 - 11:56

La menor falleció por las gravísimas lesiones del abuso
Perpetua para Darío Ángel Gómez por violar y matar a beba de 4 meses

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La Cámara Segunda en lo Criminal lo halló culpable del aberrante suceso ocurrido el 10 de noviembre de 2010. Gómez había abusado de Giuliana Segovia en un descampado de La Rubita.

Darío Ángel Gómez fue condenado a prisión perpetua luego de que la Cámara Segunda en lo Criminal de Resistencia lo hallara responsable del abuso sexual seguido de muerte contra Juliana Segovia de cuatro meses de vida.



El hecho llevado a juicio tuvo lugar el 10 de noviembre de 2010 cuando Gómez, aprovechando que la madre de la pequeña había salido, la tomó en sus brazos y se dirigió a un descampado donde abusó de la beba provocándole heridas que le provocaron el fallecimiento el 16 de noviembre.



Los jueces Lidia Lezcano de Urturi, Víctor del Río y Raúl Yurkevich coincidieron en la sentencia 35/12 que la conducta del imputado se enmarcó dentro de la figura de abuso sexual con acceso carnal seguido de muerte (artículos 119, tercer párrafo, en relación con el 124
y el 45 del Código Penal).



Lezcano de Urturi precisó en su voto que las causas de la muerte de la niña “fueron varias y como consecuencia de las múltiples lesiones recibidas” al tiempo que se halló material genético de Segovia en las prendas de la beba y sangre de ella en la ropa interior de aquel producto de un golpe en la cabeza que sufrió al caer al piso.



Asimismo destacó que los distintos informes permitieron recrear “la dimensión real de donde vivía Juliana Fiorella Mía Segovia, la que desde ya no era la óptima pues no solo vivía en la pobreza sino con madre alcohólica y más de una vez abandonada”.



Mientras tanto Del Río profundizó su análisis en los aspectos socioambientales que rodearon al crimen al remarcar que se estaba juzgando “un hecho muy grave, no solo por la connotación de la figura penal en juego ni por su consecuencia en la posibilidad de grave pena aplicable a su autor; sino por las connotaciones relacionadas a los vínculos entre la víctima y su madre, su contexto familiar o de amistades. Comparto entonces con mi colega, que nuevamente el alcohol, la marginalidad, la pobreza estructural y cultural, el descuido de las instituciones encargadas de velar por estas personas han contribuido todo ello en una muerte que pudo ser evitada”.