Lunes, 16 Abril, 2012 - 12:32

Amplia repercusión internacional
Expropiación de YPF: el control ya está en manos del gobierno nacional y las provincias

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Mañana mismo el Senado tratará la ley. Se descuenta su aprobación y giro a Diputados. De Vido quedó al frente del directorio tras la remoción de sus miembros.

El gobierno nacional envió un proyecto de ley al Congreso Nacional para expropiar el 51 por ciento del paquete accionario de YPF que detenta el grupo español Repsol, y tomó hoy el control de la compañía, al dictar su intervención por 30 días.



La medida provocó una grave reacción en el gobierno español, que calificó la decisión argentina como "arbitraria", "hostil" y "discriminatoria" y anunció que tomará las medidas "que sean necesarias".



Al conocerse la noticia, las acciones de YPF se desplomaron en Buenos Aires y Nueva York y debieron suspender su cotización.



El proyecto ingresó en el Senado, donde mañana se comenzará a ser tratado en comisión, mientras que el ministro de Planificación, Julio De Vido, y el secretario de Política Económica, Axel Kiciloff, tomaron el control de la empresa y ocuparon el edificio central de Puerto Madero, donde comenzaron a desfilar los gobernadores de provincias petroleras.



La mandataria, en un acto sorpresivo y por cadena nacional, fundamentó la decisión al denunciar una "política de vaciamiento, de no producción, de no exploración" de Repsol, por la cual, de no adoptar esta medida, "prácticamente nos encontraríamos con un país inviable".

El gobierno tomó el control de la compañía en las primeras horas de la tarde cuando De Vido se instaló en la sede corporativa de Puerto Madero.



Al conocerse la noticia el gobierno de Mariano Rajoy anunció que se tomarán medidas "claras y contundentes que sean necesarias", en respuesta a la decisión de la Casa Rosada.

"El Gobierno condena con absoluta energía la arbitraria decisión de Argentina de expropiar las acciones de Repsol en YPF", dijo el ministro de Relaciones Exteriores, José Manuel García Margallo.

En tanto, la petrolera Repsol dijo que la decisión de Argentina de expropiar el control de su filial YPF era ilícita y que estaba estudiando sus "opciones legales para contrarrestar la medida".

La jefa de Estado, en un Salón de las Mujeres de la Casa de Gobierno colmado de funcionarios, gobernadores y dirigentes, sostuvo que se llegó a esa situación "por las políticas de los empresarios y no por falta de recursos", como se había sostenido.



En el anuncio se indicó que el proyecto declara de "utilidad pública" y sujeto a expropiación los porcentajes de las acciones de YPF, que pasarán al Estado Nacional y las provincias productoras.

Cristina afirmó que decretaron "de utilidad pública únicamente el 51 por ciento de las acciones que poseía Repsol, que tiene un 57 por ciento" en YPF y aclaró que "es el 51 por ciento para tomar el control (de la empresa) y no hemos afectado a aquellos, que de buena fe, compraron en la Bolsa (de Comercio), ni de ningún otro socio".



A su vez, advirtió que ese 51 por ciento de las acciones que serán expropiadas "no será manejado por un grupo empresario nacional ni internacional, sino por el Estado nacional", y garantizó que la compañía será "rentable".

En esa línea, la jefa de Estado ponderó la "profesionalización" con que contará el "management" que tendrá la petrolera si se aprueba en el Congreso su expropiación. Cristina Fernández manifestó que, tras intervenir YPF, "vamos a tener resultados y va a ser rentable".



La Presidenta sostuvo que los hidrocarburos son "un recurso de carácter vital" y destacó que en la mayoría de los países el Estado detenta el mayor paquete accionario.



"No estamos inventando absolutamente nada", indicó la Presidenta al relatar la lista de naciones donde los recursos hidrocarburíferos se encuentran principalmente en manos del Estado, o directamente en su totalidad.



Ante la aprobación de los presentes, entre ellos un centenar de militantes de La Cámpora, Cristina Fernández dijo que, en la actualidad, todas las naciones "son renuentes a desprenderse del manejo de un recurso que, si siempre fue estratégico, ahora es de carácter vital".



Además, apuntó que "desde que se desnacionalizó YPF en 1998 (en favor de Repsol), por primera vez en 2011 la República Argentina tiene que importar gas y petróleo y que esto nos significa un pasivo carburífero por primera vez en la historia".



Al respecto, precisó que en 2011, "por primera vez en 17 años tuvimos déficit, y tuvimos que importar combustible por 9.397 millones de dólares, lo que casi iguala el superávit comercial argentino" de cerca de 10 mil millones de dólares.



La mandataria, al anticiparse a las posibles críticas, advirtió que "no es una estatización, porque seguimos funcionando bajo la forma de una sociedad anónima", y afirmó que "acá no hay dueño de YPF, YPF es de todos".