Domingo, 15 Abril, 2012 - 10:04

Tampoco mencionarán soberanía sobre Malvinas
Cumbre de las Américas: por el veto de EEUU y Canadá, de Cuba no se habla

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Lo aseguró el canciller argentino Héctor Timerman: no habrá una declaración final vinculada el regreso de la isla a la mancomunidad americana.







La VI Cumbre de las Américas que se lleva a cabo en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias "no" tendrá una "declaración final" por el veto de los Estados Unidos y Canadá a los artículos sobre el regreso de Cuba al sistema americano.



Así lo aseguró el canciller Héctor Timerman luego de participar de un encuentro preparatorio del texto que, se preveía, iban a suscribir el domingo mandatarios de 31 países (están ausentes Cuba y Ecuador, mientras que Venezuela y Nicaragua están representadas por cancilleres), entre ellos la presidenta Cristina Fernández.



"Lamentablemente, Estados Unidos y Canadá vetaron unos artículos... No habrá declaración final", manifestó Timerman a la prensa que aguardó el resultado de la reunión de ministros de Relaciones Exteriores.



El ministro agregó: "No vamos a elevar los cancilleres a los presidentes una declaración vetada".



Esa versión fue ratificada por los ministros de Relaciones Exteriores de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Uruguay, Luis Almagro, quien, sin embargo, aclaró que los presidentes podrían reabrir el tema durante las deliberaciones que tenían lugar sin acceso a la prensa durante la tarde del sábado.



La declaración final, que según Timerman no se plasmaría, tampoco tenía un apartado sobre el reclamo argentino de soberanía de las Islas Malvinas y para que el Reino Unido acepte sentarse a dialogar sobre el punto.



El canciller dijo que "no" hubo veto a ese punto, sino que, directamente, "no" habrá texto que incluya ese u otros temas.



Cuba está excluida del sistema de cumbres en América desde 1962, aunque en junio de 2009 los ministros de Relaciones Exteriores de la región adoptaron una resolución que dejó sin efecto aquella de hace 50 años que vetaba a La Habana de la Organización de Estados Americanos (OEA). La resolución de 2009 declara que la participación de Cuba en la OEA será el resultado de "un proceso de diálogo iniciado a solicitud del gobierno de Cuba y de conformidad con las prácticas, los propósitos y principios de la OEA".

La Cumbre de las Américas celebró este sábado su primera jornada en Cartagena, que recibió a los mandatarios del continente con 33 grados y una humedad de 90 por ciento.



El reporte oficial sobre los países participantes advirtió que en la Argentina es pobre "el 30 por ciento de la población" y hay "presencia de grupos narcotraficantes" que envían heroína a los Estados Unidos y efedrina a México.



En la ceremonia inaugural, la Presidenta quedó ubicada sobre el extremo derecho del escenario, con su par de Antigua y Barbuda, Winston Spencer, a su derecha, y el representante de Barbados, Freundel Stuart, a su izquierda.



Ambos Estados son integrantes de la Mancomunidad Británica de Naciones y respaldan el derecho a la autodeterminación de los habitantes de las Islas Malvinas.



Según se observó en la transmisión oficial, la jefa de Estado no cruzó palabras con ellos, aunque sí se saludó con sus pares que hablan español y que estuvieron ubicados a sus espaldas, el mexicano Felipe Calderón y el panameño Ricardo Martinelli.



Durante la sesión plenaria de la tarde del sábado, realizada a puertas cerradas, la mandataria participó acompañada por su canciller.



Por decisión de los jefes de Estado, la transmisión de los debates se suspendió, y quedó trunca cuando en la sala de prensa se seguía el discurso del primero de los invitados a hacer uso de la palabra, el presidente de Guatemala, Otto Pérez.



Bajo el lema "Conectando las Américas: socios para la prosperidad", se prevé que este domingo se definan políticas sobre cinco temas: Integración física regional; acceso y utilización de las tecnologías; desastres naturales; seguridad y reducción de la pobreza; y desigualdad, con la incertidumbre sobre si se consignarían los consensos en un texto final.
Fuente: 
Agencia DyN.