Viernes, 13 Abril, 2012 - 08:39

Junto con Corrientes y Formosa
Chaco lidera el ranking de los créditos privados

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El stock de crédito al sector privado creció el 49,1% a nivel país. Pero en el NEA, aumentó encima del promedio. En Formosa 83,9%; en Corrientes  76%; y en Chaco el 68,5%.

Corrientes, Formosa y Chaco lideraron durante 2011 el crecimiento de la asignación de créditos, que también aumentó fuerte en San Juan, Tierra del Fuego y Tucumán. Sin embargo, pese a ese avance, Capital Federal y Buenos Aires siguen al frente del podio en la distribución de préstamos.



Más allá de la confirmación de que se mantiene la concentración de la asignación de créditos al sector privado, y los datos revelaron por ejemplo que en la Ciudad de Buenos Aires es 30 veces mayor que en las provincias del norte argentino, el estudio realizado por el Instituto Argentino para el Desarrollo de las Economías Regionales (IADER) señaló que el crédito hacia las economías regionales está fluyendo con mayor dinamismo.



Mientras que el año pasado el stock de crédito al sector privado creció el 49,1%, en provincias como Formosa se incrementó muy por encima del promedio (83,9%), en Corrientes aumentó el 76%, en Chaco el 68,5%, en San Juan el 65,7%, en tanto que en Tucumán y Tierra del Fuego el incremento anual alcanzó el 61%. No obstante, si bien el crecimiento que vienen logrando las provincias en materia crediticia es importante, no alcanza.



Es que aunque se trate de tasas de crecimiento muy importantes para esas jurisdicciones, destaca el informe, en conjunto apenas concentran el 5,3% del crédito que tiene en sus manos el sector privado nacional cuando en verdad allí vive el 12,1% de la población del país. Es decir, en financiamiento estas provincias se encuentran en su mayoría bastante rezagadas.



En tanto, hacia fines del año pasado, en Capital Federal y Buenos Aires estaba asignado el 66,9% del stock total de crédito del país, un porcentaje relativamente elevado si se compara con que allí se localizan sólo el 46% de la población nacional y el 55% de las pymes locales.



Según el IADER, en tasas de crecimiento logradas en el stock de financiamiento, 2011 fue un buen año, en el que el crédito acompañó la tendencia de la economía general y tuvo una fuerte expansión anual (49,1%). De un stock de $ 161.677 millones que había asignados a fines de 2010, se terminó 2011 en $ 241.111 millones, registrándose un crecimiento neto de $ 79.434 millones en los niveles de financiamiento destinados al sector privado.



El incremento del crédito fue apuntalado desde todas las provincias, pero principalmente por localidades con presencia agropecuaria, industrial y aquellas muy vinculadas al turismo, un sector que mantuvo un dinamismo importante en el año dando lugar al nacimiento de nuevas empresas y actividades económicas.



Así, dentro del conjunto de jurisdicciones donde el año pasado el crédito creció por encima del promedio nacional se encuentran también Salta, con un aumento anual del 56,8% impulsado por la actividad turística y agropecuaria; Misiones, con un alza del 56,2%; Entre Ríos, con fuerte presencia agrícola-ganadera (55,2%); Córdoba, en pleno auge industrial y agropecuario (50,7%); y Buenos Aires, donde el financiamiento se expandió el 49,8%.



En cambio, menores tasas de expansión financiera se registraron en Santa Cruz, donde el crédito apenas subió el 17,1% en el año, seguida por La Rioja, Neuquén y Santiago del Estero con incrementos de entre el 38% y el 40% anual, por debajo del aumento promedio.



A nivel nacional, a fines de 2011 el crédito total al sector privado no financiero en la Argentina se ubicó en apenas 13,1% del Producto Interno Bruto (PIB), muy por debajo de las economías más desarrolladas donde el crédito supera al 100% e incluso 200% del Producto, y menor a países regionales como Chile donde ronda el 86% del PIB, Brasil con un ratio de 57% o México (25%).



De acuerdo con el análisis del IADER, la escasez de crédito la sienten principalmente el sector productivo regional, que es donde más difícil se hace conseguir financiamiento. En general, las empresas del interior tiene serias dificultades para conseguir financiamientos, excepto las localizadas en ciudades importantes como Córdoba o Santa Fe.
Fuente: 
Ámbito.com