Jueves, 12 Abril, 2012 - 18:50

Causa Ciccone Calcográfica
Para no ver afectado su gobierno
Cristina ordenó alineamiento del kirchnerismo en defensa de Boudou

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Cristina considera que de no hacerlo la figura de su vicepresidente corre riesgos de perjudicar y debilitar a su gobierno.

Fuentes del kirchnerismo consultadas por DyN, admitieron que la estrategia que mantenía la Presidenta hace 15 días, era distinta porque Cristina mostraba hacia adentro del oficialismo como hacia la sociedad apenas un tibio apoyo a Boudou.



Así fue como se mostraba junto al vicepresidente en los actos oficiales pero sin que nadie en el oficialismo salga a defender públicamente al ex ministro, investigado judicialmente por supuesto tráfico de influencias en favor del grupo económico que se hizo cargo de la imprenta Ciccone Calcográfica, encargada de imprimir el dinero del país.



"Hace 15 días Cristina decía a sus colaboradores que la estrategia era esperar a que el propio Boudou se defienda en la justicia y dejarlo librado a su suerte, sin que el gobierno diga una palabra, pero evidentemente, el avance del escándalo que derivó en un casi generalizado pedido de licencia del segundo en la línea sucesoria del Gobierno nacional cambio la suerte de Boudou", dijo la fuente a esta agencia.



Entre los argumentos que esgrimen en el oficialismo, se destacan una eventual evaluación de la Presidenta acerca del nuevo escenario político en que quedó envuelto su vicepresidente, figura que ella misma eligió y no puede achacarle a nadie como era el caso del primer mandato con el radical Julio Cobos, una alianza que había impulsado su antecesor y esposo, Néstor Kirchner.



"Ahora ella siente que el ataque a su vice la puede afectar también y que era más costoso que Boudou diera un paso al costado -pidiera licencia hasta que se aclare su situación judicial, como reclamaban desde la oposición parlamentaria- porque lo que le venía encima a ella después, era defenderlo" personalmente.



La decisión de cambiar la estrategia política en el caso Ciccone, que a diferencia de hace una semana, cuando el propio Boudou lanzó una catarata de denuncias involucrando con "mafias que operan contra el gobierno nacional" a funcionarios y digigentes del propio oficialismo, también ronda en que los especialistas del kirchnerismo consideran que en el fondo, Boudou no está tan complicado judicialmente.



"El único elemento objetivo que tiene Boudou para quedar vinculado es la nota que como ministro de Economía envió al titular de la AFIP, Ricardo Echegoyen solicitando que de plazo a Ciccone sin que se recientan los intereses del fisco del Estado nacional, pero eso no implica ninguna conducta reprochable del Código Penal", consideran en el oficialismo que ayer salió a través de varios diputados y senadores a respaldar la figura del vicepresidente.



"Lo demás -aducen en el kirchnerismo en relación a la trama de relaciones de amistad de Boudou con los empresarios que se hicieron cargo de la ex Ciccone, son extralimitaciones del fiscal Rívolo y de los medios para concenar al vicepresidente pero faltan elementos".



"No hay ningún elemento probatorio serio para incriminar a Boudou, hasta ahora por lo menos", aseguran en el kirchnerismo al explicar la orden de la Presidenta para que no haya grises y todos en el oficialismo se muestren alineasdos en defensa de Boudou".



Así fue como en el marco de la estrategia de defensa planteada por el vicepresidente en la conferencia de prensa la semana pasada, desde el kirchenrismo ahora apuntan no tanto contra el juez de la causa, Daniel Rafecas.



Lo hacen contra el fiscal Rívolo, a quien acusan de "extralimitarse en el trato hacia el vicepresidente de la República, por actos que cometió siendo ministro de Economía" y señalan que su objetivo es "aprovechar el caso para saltar a la fama para su proyección personal".



La forzada renuncia del Procurador general, Esteban Righi, en el kirchnerismo la enmarcan en esa orden de alineamiento, aunque dejan entrever cierta desconfianza de la Presidenta: "Righi es un tipo excelente, el problema es que el hijo era abogado de Hugo Ansorreguy en la causa por encubrimiento del atentado a la AMIA y está asociado junto a su mujer, con la mujer de Montenegro, el ministro de Seguridad de Mauricio Macri", un enemigo del kirchenrismo para 2015.



(*) Agencia DyN
Fuente: 
Diarios y Noticias