Miércoles, 11 Abril, 2012 - 18:38

El fiscal Rivolo no recusará a Rafecas por intercambio de mensajes con un abogado

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Rivolo aseguró que hasta ahora no notó ninguna anomalía en la actuación del juez Daniel Rafecas por lo que no recusará al magistrado.

El fiscal federal Carlos Rívolo, que investiga a Amado Boudou, destacó este miércoles, que hasta ahora no notó ninguna anomalía en la actuación del juez Daniel Rafecas y anunció que no recusará al magistrado por el intercambio de mensajes de texto que mantuvo con un abogado de una de las partes publicados por algunos medios.



"Vengo a manifestar expresamente, con el fin de evitar todo tipo de suspicacia o errónea interpretación sobre la actuación que, en lo sucesivo, llevará adelante esta representación fiscal a mi cargo, que esta Fiscalía no presentará ningún pedido de recusación contra Vuestra Señoría", dijo Rívolo a través de un escrito.



"Lo que sí interesa a este Ministerio Público para evaluar si corresponde o no una medida extrema como es el pedido de recusación que pudiera yo formular contra un magistrado, es cuál ha sido la conducta que concretamente ha demostrado en la causa", sostuvo Rívolo.



Y destacó que "en ese sentido, tengo muy en claro que a lo largo del escaso tiempo que lleva en curso esta investigación jamás se ha visto impedido el normal ejercicio de la magistratura, como tampoco mi labor como Fiscal en el impulso de la acción penal, que es de lo que se trata mi función ante una notitia criminis y la delegación de una pesquisa dirigida a la comprobación de la posible existencia de delitos".



Tras aludir al carácter privado de esa correspondencia y al hecho de que la investigación estaba en una etapa inicial, Rívolo rechazó además las acusaciones de Boudou acerca de supuesta filtración de información desde los Tribunales.



"Desconocer que los medios supieran la existencia de un departamento en el edificio de la calle Juana Manso, de Puerto Madero, que pudiera eventualmente ser objeto de una pesquisa judicial, es subestimar la inteligencia de cualquier ciudadano que ha seguido las publicaciones hechas por todos los diarios", sostuvo.



Añadió que "es más que obvio que los periodistas que han investigado este caso por su cuenta conocían cuáles eran los domicilios" de los lugares pasibles de allanamiento.



También resaltó el fiscal que "en cada ocasión, cuando la fuerza policial llegaba al lugar que sería allanado, en compañía del personal de esta Fiscalía, pudieron percibir que ya había allí algún fotógrafo o una "guardia periodística. En algún caso, inclusive, las personas que recibieron a la comitiva, expresaron al respecto que tales guardias llevaban días y hasta semanas en el lugar".



Y en ese sentido dijo que "no le he dado importancia a esto" porque "simplemente en todos estos años esto ha ocurrido con mucha frecuencia y es propio de la labor periodística intentar obtener primicias, sean entrevistas o fotos, en los lugares donde resulta factible que ocurra un hecho periodístico".
Fuente: 
Agencia DyN