Sábado, 7 Abril, 2012 - 11:30

Correo de nuestros lectores
Compartir nos vuelve a enseñar

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La memoria no siempre es aliada de los años y hay un tema que me trae de los pelos desde el día que la señora Presidente asumió el cargo haciéndose llamar “Presidenta”.

Informándome como lo hago todos los días, leyendo todos los prestigiosos diarios y portales que por suerte tenemos en el interior de nuestro extenso territorio nacional, no tuve necesidad de volver a releer todo lo que afortunadamente recibí de mis queridas y queridos Docentes (no Docentas).



Pude encontrar la carta de la coherencia al tema de marras y lamento mucho no saber el nombre de quien la envió al medio por ello le pido disculpas anticipadas, coincidiendo con su forma de explicar pues yo estudié lo mismo.

Está escrito por una profesora de un instituto público y la titula:



CONTRA LA TONTUNA LINGÜÍSTICA, UN POCO DE GRAMATICA BIEN EXPLICADA

En Primaria estudiábamos Lengua, Matemáticas, Ciencias Naturales, Ciencias Sociales, Plástica (dibujo y trabajos manuales), Música y Educación Física. En 6º de Primaria, si en un examen tenías faltas de ortografía del tipo de "b en vez de v" o cinco

faltas de acentos, eras candidato a repetir el grado.



En Bachiller, estudié Historia Mundial, Química, Literatura y Mecanografía. Leí El Quijote y el Lazarillo de Tormes; leí las "Coplas a la Muerte de su Padre" de Jorge Manrique, a Garcilaso, a Góngora, a Lope de Vega o a Espronceda... Pero, sobre todo, aprendí a hablar y a escribir con corrección. Aprendí a amar nuestra lengua, nuestra historia y nuestra cultura.



En castellano existen los Participios Activos como derivado de los tiempos verbales. El participio activo del verbo atacar es "atacante"; el de salir es "saliente"; el de cantar es "cantante" y el de existir, "existente". Por ello, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad o ejerce la acción que expresa el verbo, se añade a éste la terminación "-nte".



Así, al que preside, se le llama "presidente", independientemente del género (masculino o femenino) del que realiza la acción, pero nunca "presidenta". De manera análoga, se dice "capilla ardiente", no "ardienta"; se dice "estudiante", no "estudianta"; se dice "independiente" y no "independienta"; "paciente", no “pacienta"; "dirigente", no dirigenta"; "residente", no "residenta” los hombres que ejercen el periodismo no son "periodistos".



Finaliza la señora Docente con un fino detalle de humor: ”Lamento haber aguado la fiesta a un grupo de hombres que se habían asociado en defensa del género y que habían firmado un manifiesto. Algunos de los firmantes eran: el dentisto, el poeto, el sindicalisto, el pediatro, el pianisto, el golfisto, el arreglisto, el funambulisto, el proyectisto, el turisto, el contratisto, el paisajisto, el taxisto, el artisto, el periodisto, el taxidermisto, el telefonisto, el masajisto, el gasisto, el trompetisto, el violinisto, el maquinisto, el electricisto, el oculisto, el policío y, sobre todo, ¡el machisto!”



(*) DNI 7788556