Viernes, 6 Abril, 2012 - 12:50

Correo de nuestros lectores
Los abusos de Amado Boudou

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El Vicepresidente Amado Boudou habló durante 40 minutos al país, en lo que se esperaba fuera una aclaración del caso Ciccone, luego del allanamiento de una de sus propiedades.

El discurso no fue para nada esclarecedor tampoco que el Vicepresidente pediría una licencia para resolver sus problemas judiciales y esclarecer las denuncias en su contra por corrupción, por el contrario, redobló la apuesta y afirmó que seguirá en su puesto,
acusando a la mafia judicial y al fiscal que lo investiga, asociando a los medios periodísticos de dirigir una operación de “golpe a las instituciones”, así de simple sus afirmaciones.



Lo reprochable es haber usado la cadena nacional para despotricar, según el, a los enemigos de la patria, para victimizarse y desconocer a la justicia, es un acto de pleno autoritarismo.



Si
como mortales ciudadanos aceptamos la
filosofía del vicepresidente AMADO BOUDOU, debemos entonces
suponer que la decisión y acción de la justicia, por medio de un juez o fiscal, en causas por presunto enriquecimiento ilícito a un funcionario publico,
producirá un daño más grande
a la institucionalidad del país si se lo investiga. Esta burda maniobra judicial,
según el vicepresidente
pretende mostrar que la justicia argentina no puede ser independiente del poder.



Esto hace que se solidifique
el pensamiento
en la sociedad de que ningún fiscal podrá investigar y ningún juez se va a animar a fallar contra un gobernante mientras éste ejerza un mandato. De hecho,
son muy pocos los funcionarios que son condenados y encarcelados, sin importar los delitos
en los que pudo haber incurrido.



El ataque sistemático a la prensa no oficialista o amiga del poder pone en dudas un juicio como el Watergate norteamericano, por ser improbable, por no decir imposible ejecución en la Argentina de estos tiempos.



Estas acciones de un funcionario como el Vicepresidente de la republica y presidente del Senado Nacional pone el destino de la
Argentina y en especial a sus habitantes en una baja calificación de honestidad a los ojos
del mundo si
nos obligan a considerar
más importante la inclinación ideológica del funcionario
que la honestidad y ética en la función publica o reafirmamos el axioma de los noventa “ROBAN PERO HACEN”
hoy podemos sumar otro, “ROBAN PERO PIENSAN COMO YO, SON DEL PALO” y seguimos
tranquilos.




“Si una nación valora cualquier cosa más que a la libertad, perderá su libertad: y la ironía de eso es que si lo que más valora es la comodidad o el dinero, perderá eso también.”
William Somerset Maugham (1874-1965) Escritor inglés, nacido en Francia.



(*) DNI 8.013.152