Martes, 3 Abril, 2012 - 17:38

Sáenz Peña
Dieron de alta al inspector agredido por jóvenes alcoholizados

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El hecho se registró en la madrugada del domingo en avenida 1 entre calle 14 y 16. Los jóvenes utilizaron palos y botellas para agredir a los inspectores de transito. El Subsecretario de Seguridad de Sáenz Peña aseguró que algunos de los agresores ya están identificados.

Miguel Llovet, Subsecretario de Seguridad Ciudadana, en relación a los incidentes reconoció que prácticamente todos los fines de semana reciben llamadas telefónicas de vecinos de la zona quejándose por ruidos molestos. Fue en estas circunstancias en que los inspectores se digirieron hasta la dirección señalada a los efectos
de constatar dicha situación.



Explicó Llovet que, normalmente, cuando los jóvenes ven la presencia de los inspectores de transito con la baliza puesta, enseguida bajan la música y se quedan más tranquilos, pero “en esta ocasión no ocurrió eso. Inclusive algunos estaban realizando alguna maniobra peligrosa en la calle, fue por eso que intervino personal de transito tratando de resguardar y hacer que cesen para cuidar la integridad física no solo del implicado sino también de los demás conductores”.



Los inspectores pidieron a los jóvenes que cesen con esa actitud, pero ellos no hicieron caso e inclusive amagaron con atropellarlos. Fue en ese momento que un grupo de chicos que estaba con ellos, totalmente alcoholizados y descontrolados comenzaron con la agresión.



Algunos utilizaron para atacar a los inspectores
unos tutores de madera que la municipalidad colocó en los unos árboles en ese lugar. También les arrojaron botellas de cerveza.



Como consecuencia de esta hecho de violencia cuatro inspectores sufrieron distintas lesiones, uno de ellos estuvo internado por 24 horas y fue dado del alta ayer el mediodía. Este fue salvajemente atacado con golpes, patadas y palazos.



Reconoció Llovet que la reacción de estos jóvenes es típica de aquellos que no tienen límites, “están acostumbrados a que nadie de los ponga, ni siquiera la familia”, dijo el funcionario municipal al tiempo dijo que algunos de los agresores ya estaban identificados.