Martes, 3 Abril, 2012 - 09:35

Trás incidentes en la embajada británica
Un juez dijo que "dan ganas de romperle la cara a los Quebrachitos"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Lo dijo el juez de Garantías de La Plata César Melazo. "Da asco que la Policía y la Justicia no hayan actuado hasta el día de hoy", agregó.

Además de la queja el magistrado, señaló que "hay una directiva creada, generalizada, de dejar la protesta y de no reprimirla para que cause un mal mayor".



Ayer, mientras se registraban los incidentes, Melazo escribió en su cuenta de Twitter dos mensajes. En el primero indicó que "Los quebrachos son grandes cagones" y en el restante añadió "K ganas de romperle la cara a los quebrachitos".



Esta mañana, consultado por Radio Vorterix, Melazo ratificó sus dichos, aunque "como un ciudadano común, como un argentino más, y no puntualmente de una causa" en su función de juez.



"No me arrepiento", sostuvo y agregó que "dan ganas de darle unas trompadas" a los militantes que causaron los desmanes.



"Daba mucha bronca que en un día de memoria, de dolor, de reivindicación en todas las movilizaciones que fueron pacíficas (por los 30 años de la guerra de Malvinas) que un grupo de delincuentes rompan y agredan y cometan delitos", argumentó.



Respecto de los activistas de Quebracho, dijo que "tuvimos un par de causas en La Plata y siempre se han destacado por este tipo de actividades, de romper y esconderse, con actos de violencia y de piedrazos".



Puntualizó que "ayer han roto puestos de diarios, de trabajadores, esto es injustificable".

Por eso, los calificó de "inadaptados y delincuentes" y consideró que "no debe permitírseles ensuciar a un país en un día como el de ayer".



"No piensen que los jueces no son humanos", remarcó y advirtió que él habría tomado medidas "si hubiera estado de turno".



La protesta frente a la Embajada, en Luis Agote al 2400 del barrio porteño de Recoleta, terminó en incidentes y en una refriega con policías que custodiaban la representación diplomática.



El epicentro del enfrentamiento fue en Pueyrredón y Guido, donde militantes del maoísta Partido Comunista Revolucionario (PCR) y de la Corriente Estudiantil Popular y Antiimperialista (CEPA) arrojaron a la Policía bombas incendiarias, piedras, palos y tuercas y proyectiles de acero con "gomeras" preparadas.
Fuente: 
Agencia DyN