Domingo, 1 Abril, 2012 - 08:56

El radicalismo se debate entre Binner y Macri y se profudizan las diferencias internas

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En la votación por el traspaso del Subte, los diputados radicales tenían la orden de Ricardo Gil Lavedra, titular de la bancada, y de la conducción partidaria, de acompañar al kirchnerismo. Los cuatro “agrodiputados” se negaron. La interna que se viene.



Los cuatro legisladores se negaron a acatar las indicaciones de apoyar el proyecto del kirchnerismo: Lucio Aspiazu y Jorge Casañas votaron en contra; Hipólito Faustinelli y Daniel Kroneberger se retiraron del recinto al momento de la votación. Gil Lavedra, indignado, amenazó con tomar medidas disciplinarias.



La votación por el traspaso del Subte volvió a evidenciar la fractura interna que vive el centenario partido, y que amenaza con profundizarse de cara a las elecciones legislativas del año que viene. La política de alianzas, la discusión que se viene



Fue una decisión partidaria, respetada tanto en el Senado como en Diputados. El acompañamiento al proyecto convertido en ley por el Congreso, que establece el traspaso del Subte, el Premetro y 33 líneas de colectivos a la órbita del gobierno porteño, profundizó aún más las diferencias internas que vive hoy el radicalismo, y que amenaza con profundizarse en el futuro cercano.



La discusión principal, que viene ya desde antes del proceso político del año pasado, es la política de alianzas. Y es allí donde aparecen las diferencias ideológicas que, a esta altura, parecen irreconciliables.



Por un lado, el alfonsinismo, que quedó debilitado tras la derrota electoral del año pasado, pero que aún mantiene una cuota importante de poder puertas adentro, aspira a recomponer la relación con el socialismo de Hermes Binner. Alfonsín sabe que la alianza con De Narváez es un error que le costó caro, y que no está dispuesto a repetir.



"Las últimas convenciones nacionales decidieron que la UCR hará alianzas con partidos ideológicamente afines, como el socialismo, el GEN y la Coalición Cívica", sostienen en el entorno del ex candidato presidencial.



Y esa posición choca de frente contra lo que aspira otro de los sectores importantes del partido, encarnado en la figura del cordobés Oscar Aguad, quienes ven en el PRO la posibilidad de pelear "en serio" de cara a las presidenciales de 2015.



Casualidad cero, al día siguiente de la votación en Diputados del traspaso del Subte a la Ciudad de Buenos Aires, Aguad se mostró junto a Mauricio Macri, en un homenaje al ex presidente Arturo Frondizi.



De hecho, no son pocos los intendentes radicales que en los últimos meses han firmado acuerdo con el líder del PRO:Mario Meoni (Junín), Gustavo Posse (San Isidro), Horacio Quiroga (Neuquén),Héctor Gutiérrez (Pergamino) y Alfredo Cornejo (Godoy Cruz).



En el medio, el titular del Comité Nacional, Mario Barletta, intenta hacer equilibrio en el tormentoso frente interno, y evitar una fractura concreta, que esmerile aún más el apoyo que tiene la UCR en la sociedad.



Sin embargo, su principal apuesta desde que asumió al frente del partido le salió mal: Leandro Despouy, con el apoyo del alfonsinismo, logró mantenerse al frente dela AuditoríaGeneraldela Nación, pese a la intención de reemplazarlo que tenía el ex intendente santafesino.
Fuente: 
Infobae.