Viernes, 30 Marzo, 2012 - 12:56

Correo de nuestros lectores
¿Cuando termina la guerra de Malvinas?

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Cada año que pasa vemos, sin asombrarnos, la misma desidia y discriminación entre aquellos que fuimos a defender a la Patria en 1982, vistiendo el mismo uniforme, con la misma premisa, la de defender la Soberanía Nacional.

¿Quién podía saber cuando nos subían a un avión qué destino o rol de combate nos podía caber a cada soldado?



Hoy, tres décadas después de la guerra de Malvinas en la que pasamos de ser adolescentes de 19 años a hombres de 50 la mayoría con nietos, lo que no pasó es la mezquindad y el egoísmo, eso como argentinos da lástima, vergüenza ajena y no se puede dejar de pensar el legado y enseñanza que le damos a nuestros hijos.



El gobierno y los propios involucrados
opinamos y vemos con distintas ópticas lo que paso en aquel conflicto al que nos llevó un hombre pasado de copas
y
la nefasta dictadura militar gobernante para salvar sus “calchas”, depende de la voz o campana que se escuche: Discriminación es hacer diferencias entre argentinos que fueron trasladados a 4 o 5 mil kilómetros de sus hogares, cada uno con su misión especifica.



A los que les hicieron cruzar a las islas no tenían opción, como tampoco la teníamos los que custodiábamos los aeropuertos, población y todo el litoral
atlántico. Cuando se suicida uno de los ex combatientes es a causa de las secuelas de la guerra, pero para éstos, cuando toma semejante determinación uno de los compañeros del continente es, por problemas económicos, personales o pasionales.



Los hombres que estuvieron en las Islas no todos fueron combatientes, un pequeño porcentaje entró en combate, de allí viene todo tipo de desavenencia, ya que nadie quiere ocupar el lugar que a cada uno nos tocó, tampoco queremos que se entrometan a opinar en cuestiones que no les atañe, la lucha o peticionar lo que les corresponde es privativa de cada uno con las autoridades.



¿Quién podría saber que lugar atacaría la flota inglesa? Si los que realmente le hacían daño eran los aviones, todos salían del continente y los que aprovisionaban a nuestros compatriotas de las islas éramos los que estábamos en el continente. Con el diario del lunes todos sabemos los resultados, lo triste es el total desapego y falta de autoridad moral de nuestros gobernantes, ya que ellos cobran por desarraigo cuando tienen que trasladarse lejos de sus hogares, y quienes fuimos a colaborar en una guerra por amor a la Argentina somos “usurpadores de títulos, ladrones y extorsionadores” entre otras cosas. Las personas aludidas ¿sabrán que hay seres humanos con familia detrás que no tienen recursos para comer, curarse y educar a sus hijos?



Desde estas líneas pido moderación y memoria no solo por los muertos en Malvinas y el Crucero Gral. Belgrano (que nada tenía que ver con la guerra) sino por todos los que pudimos haber sido victimas, que de hecho hasta el día de hoy lo somos, por desprecios recibidos.



La sociedad argentina tampoco quedó fuera en este conflicto,
ya que participó activamente de la guerra colaborando material, moral y espiritualmente, en todo lo que estuvo a su alcance, por esa sociedad generosa tenemos que ser respetuosos y no mostrar esta lamentable faceta de rencor y malicia.



Cabe aclarar que esta asociación no pretende pensión alguna (obviamente tampoco nos oponemos a lo que pidan otros compañeros) nuestra premisa es clara, queremos trabajo digno, tener un plan de viviendas, déficit que padecemos muchos de nosotros y una sede social para poder dar albergue a compañeros y familiares del interior en caso de enfermedad, ya que en muchas oportunidades vimos como dormían en el suelo o bancos del hospital velando por la salud del ser querido.



Vivimos hablando de Malvinas, de heridas abiertas, de amor y solidaridad, son solo palabras vacías de contenidos porque el odio y egoísmo entre argentinos continua, como si fuéramos enemigos, tanto es así que el usurpador pirata inglés pasa desapercibido.
¡Que bueno seria querernos un poco! VIVA LA PATRIA.



(*) Asociación TOAS y Jóvenes Solidarios