Viernes, 30 Marzo, 2012 - 12:20

Aporte para debatir
Coctel explosivo: desaceleración con inflación

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El año 2012 está siendo un año con muchos interrogantes, fundamentalmente si hablamos de la situación económica y social de nuestro país, ya que vemos a diario con gran preocupación cómo se quiere, a cualquier precio y con métodos arcaicos, hacer que la balanza comercial de la Argentina sea superavitaria.



Esto es lograr más exportaciones que importaciones. Para ello se establecen trabas al ingreso de un sin número de productos que no se fabrican en el país y que son necesarios e imprescindibles para lograr un producto terminado. Se empezó hace un tiempo con unos pocos y yo creo que hoy, Moreno ya ni sabe la cantidad de pedidos de importación pendientes de resolución que tiene en su despacho.



Esto sin duda produce una desaceleración en el crecimiento económico argentino, con pérdida de confianza a la hora de lograr más y mejores inversiones que son necesarias para aumentar y diversificar la oferta. Teniendo como resultante, entre otras cosas, que la demanda laboral decrece provocando en algunos,
reducción del personal ocupado, ya que no cuentan, ni saben cuándo van a contar, con la materia prima necesaria para sostener el nivel de producción que tenían.



Esto provoca también la desaparición de algunos productos en góndola, que son de uso habitual en la gente. Y quizás lo más preocupante dado que está en riesgo la salud y vida humana: LA FALTA DE MEDICAMENTOS E INSUMOS MEDICOS Y HOSPITALARIOS.



Ahora, yo me pregunto ¿hasta cuándo podremos seguir con esta metodología? Ya que esto además, puede tener impacto en la recaudación impositiva, hacia la baja, porque la misma grava básicamente de la producción y comercialización de bienes y servicios.



Por otro lado vimos como hace poco se modificó la carta orgánica del Banco Central De la República Argentina (BCRA), dándole la posibilidad a que las autoridades del mismo pongan a disposición del gobierno nacional mayor cantidad de pesos que, seguramente tal como estos 9 años de gobierno, no irán volcados ni al sector productivo, ni a la salud, ni a la educación ni a la generación de empleo genuino, ni a los jubilados, ni a las fuerzas de seguridad, ni al desarrollo de las economías regionales.



El historial de quienes conducen el país nos permite prever que serán direccionados a sostener y porque no, a aumentar el asistencialismo con fines electorales.



Ahora, yo me pregunto ¿Cómo vamos a controlar la inflación si seguimos con el mismo esquema económico y social que alienta como prioridad el consumo, inyectando billetes con poco respaldo?
Aumentamos el circulante para que la gente siga
demandando productos que
finalmente no están en el mercado. Esto generara aumento de precios (inflación), y también el gobierno nacional y provincial, deberá financiar un gasto publico creciente producto del modelo, ya que la gente va empezar a demandar, por un lado, incremento de salarios y de ingresos de los planes sociales como contrapartida de la pérdida del poder adquisitivo de los mismos, y por el otro que el estado los contenga ante la nueva situación, y ¿Cómo lo vamos a sostener en el tiempo?



Se hace imprescindible entonces, medidas correctivas. De lo contrario tendremos un cóctel explosivo: Desaceleración con inflación.



(*) Presidente del Comité Provincial de la Unión Cívica Radical