Viernes, 30 Marzo, 2012 - 07:10

Rajoy presenta el presupuesto más austero de la historia de España

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Los planes del Gobierno se conocerán un día después de una huelga general que sacó a las calles a cientos de miles de manifestantes. Estiman que buscará ahorrar € 50 mil millones

La misión del Gobierno es clara: reducir en doce meses el déficit público del 8,51% al 5,3% del PIB. Para lograrlo, las primeras estimaciones hablan de que el ejecutivo conservador de Mariano Rajoy deberá ahorrar unos 35.000 millones de euros, entre recortes y nuevos ingresos, pero la cifra resultará probablemente más elevada, teniendo en cuenta la recesión, que debería reducir el PIB español un 1,7% este año.



"Creo que son más o menos unos 50.000 millones aproximadamente, quizá, incluso, un poquito más", explica a la agencia AFP, Soledad Pellón, analista de la sociedad de corretaje IG Markets. La agencia de calificación financiera Moody´s calcula 41.500 millones de euros y la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) apuesta por 55.000 millones.



Tras haber anunciado recortes presupuestarios por 8.900 millones de euros y un alza de impuestos por 6.300 millones de euros, España aún tiene que buscar entre 30.000 y 40.000 millones de euros para alcanzar el objetivo.



El presupuesto será pues "muy austero", advirtió Rajoy. "Los más austeros de la democracia", insistió el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, afirmando que "estamos ante un esfuerzo presupuestario como seguramente no hemos realizado en nuestro país hasta ahora, por la naturaleza de la crisis financiera que perjudica a España".



La mirada europea

Este esfuerzo deberá ser convincente, mientras sus socios europeos multiplican las advertencias: "España está dando motivos de gran preocupación a Europa", declaró el sábado el jefe del gobierno italiano, Mario Monti. "España tiene dificultades para mantener sus objetivos" y "la situación de la economía española es bastante peor que la nuestra", añadió el martes el ministro de Asuntos Exteriores francés, Alain Juppé.



Pero, sin duda, fue el banco estadounidense Citi el más virulento, afirmando el miércoles que "España probablemente deba, en nuestra opinión, entrar en algún tipo de programa troika (es decir, una ayuda de la UE, el BCE y el FMI, ndlr) durante 2012". Esta ayuda será necesaria "posiblemente debido a la pérdida de acceso al mercado de financiación en términos asequibles, pero más probablemente como condición del BCE para continuar financiando a los bancos españoles, actualmente los principales compradores de las nuevas emisiones de deuda soberana española", estimó.



El Gobierno quiere congelar de nuevo los salarios de los funcionarios y reducir el presupuesto de los ministerios entre un 14,5% y un 15%, aunque descarta subir el IVA y otros impuestos que afectan al consumo.



Lo que suscita algunas dudas: "unos cuantos analistas pensamos que, incluso haciendo todo eso, la reducción (del déficit) al 5,3% es casi imposible", escribió el jueves Fernando Faces, del Instituto Internacional San Telmo, en el diario Expansión.



"Es poco probable que se alcance el déficit prometido del 5,3% del PIB en 2012 y del 3% en 2013", cree el economista jefe del Citi, Willem Buiter, que apuesta por una caída aún mayor del PIB para este año, del 2,7%.



Deutsche Bank también va en el mismo sentido: "no esperamos que el Gobierno logre reducir su déficit al 5,3% del PIB este año", escribe Gilles Moec, que piensa que será de un 6% y prevé que el presupuesto presentado el viernes se centre "en recortes presupuestarios" y aumente poco los impuestos.



"Sin subir los impuestos, sin tocar la sanidad, sin tocar la educación, es imposible que acabemos con un déficit del 5,3%", dijo Pellón.



"Es muy difícil, se ha demostrado en todos los países, recortar el déficit público en medio de una recesión porque la propia recesión te hace bajar los impuestos y aumentar el gasto de prestación por desempleo" en un país en que cerca de una de cada cuatro personas activas está parada, subraya José Carlos Díez, economista de la sociedad Intermoney. "Por lo tanto, estás remando en contra del agua. Tienes una capacidad para remar, pero al final te agotas", concluye, asegurando que "España necesita tiempo, pero no parece que Bruselas vaya a dárselo".



Fuente: Infobae