Jueves, 29 Marzo, 2012 - 18:19

"No maté a mi hijo; maté al monstruo en el que se había convertido"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Roberto Iturrieta, que mató a su hijo en legítima defensa, aseguró que el joven, de 30 años, "estaba fuera de sí" y lo amenazó a él, su pareja y su pequeña hija con una cuchilla. “Tuve un miedo espantoso, cuando me venía a matar, cerré los ojos y disparé”, dijo.

Iturrieta, visiblemente conmovido por el drama vivido en la mañana del último domingo en su casa de Mar del Tuyú, hizo una minuciosa descripción del momento previo a los disparos y narró la difícil situación que vivía su hijo con el resto de la familia, producto de su adicción a las drogas.



Según el testimonio de este hombre de 57 años, dormía con su pareja y su pequeña hija de tres años, cuando "entre las 7 y las 8 de la mañana" su joven hijo de 30 años irrumpió en la vivienda "a los gritos y con una agresividad nunca vista".



"Jamás lo vi tan fuera de sí, aunque después, hablando con la mamá de su hijito, me dijo que se ponía así cuando consumía paco. Yo sabía que tomaba cocaína y pastillas con alcohol, pero lo del paco lo desconocía", precisó Iturrieta.



Luego, el hombre aseguró que su hijo se peleó "con unos chicos de Buenos Aires" que se habían quedado a dormir en su casa y acto seguido irrumpió en su dormitorio, donde descansaba con su mujer y su hija, para reclamarle dinero.



"Abrió la puerta del cuarto y me dijo estos pendejos de mierda (sic) me están faltando el respeto. Después me empezó a exigir que le de dinero", siguió el testimonio.



En ese momento, la víctima habría esgrimido un arma blanca y habría comenzado a provocar destrozos en la casa: "Le clavaba la cuchilla a un LCD que teníamos en la habitación y después rompía todo a su paso", indicó Iturrieta al respecto.



Sin embargo, el momento más tenso llegó cuando el joven habría intentado agredir a un tío de Iturrieta, un anciano de 88 años. "Empezó a patear la puerta del cuarto de mi tío, ahí aproveché y cerré la de mi habitación y tomé un arma", señaló Iturrieta.



Según su relato, disparó un tiro a la puerta para disuadir a su hijo, pero este, lejos de amedrentarse, prosiguió con las agresiones. "Ahí volví a abrir y, en lugar de irse, me increpó y me vino a matar con la cuchilla. Tuve un miedo espantoso, cerré los ojos y disparé", confesó conmovido Iturrieta.



"Él se sentía rechazado por la familia, en parte tenía razón, pero no somos malos, era por sus propios problemas", concluyó el hombre, que se entregó a la Policía tras disparar contra su hijo.



Sin embargo, su abogado interpuso un pedido de eximición de prisión ante la fiscalía y el juzgado de garantías interviniente y fue liberado.



El fiscal Martín Prieto, titular de la UFI3 de Mar del Tuyú, caratuló la causa como "homicidio en legítima defensa" y dispuso excarcelar a Iturrieta, sin perjuicio de la prosecución de la causa en su contra.
Fuente: 
Infobae