Miércoles, 28 Marzo, 2012 - 17:53

En Mar del Tuyú
Un hombre mató de cuatro balazos a su hijo pero quedó en libertad por actuar en "legitima defensa"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El hecho ocurrió cuando el joven que habría estado ebrio y bajo efectos de estupefacientes se presentó en su casa para exigir dinero para comprar drogas y ante la negativa intentó atacar a sus padres y hermana. El padre quedó en libertad porque la Justicia consideró que actuó "en legítima defensa".

Sin embargo, contaron, el hombre se encerró con su familia en una de las habitaciones y, ante la actitud agresiva de su hijo, decidió tomar un arma y disparar contra el joven.



En ese marco, el hombre escapó de su casa pero poco después tras conseguir la eximición de prisión se presentó y dio su versión de los hechos y quedó en libertad, luego de que se considerara un caso de "homicidio en legítima defensa".



Si bien la noticia se conoció
hoy, el hecho ocurrió el domingo, en el partido bonaerense de La Costa, cuando Martín Iturrieta llegó a su casa -ubicada en la calle 59, entre 6 y 7- en aparente estado de ebriedad o bajo los efectos de estupefacientes, indicó un jefe policial.



Se precisó que tras romper varios mobiliarios mantuvo una fuerte discusión con su padre.



Trascendió que el joven habría estado desesperado exigiendo dinero para poder comprar drogas, pero su padre se encerró con su esposa y una hija en un baño. Sin embargo, el joven avanzó en su intento de agresión y fue entonces que su padre tomó una pistola Magnum 357 y disparó contra el muchacho, señaló el vocero.



Apenas ocurrido el hecho, el hombre escapó de su casa en un Peugeot 206 gris oscuro y con el arma que había utilizado.



El fiscal Martín Prieto -titular de la UFI 3 de Mar del Tuyú- tomó intervención en el caso y en ese marco, precisó el jefe policial, "el abogado del imputado presentó ante la Fiscalía y el Juzgado de Garantías intervinientes un pedido de eximición de prisión".



Conseguida la garantía de que no permanecería arrestado, el hombre -Roberto Iturrieta, de 57 años-, se presentó ante las autoridades y entregó el arma para que fuera peritada.



Al declarar ante el representante del Ministerio Público, el hombre explicó las circunstancias en que se había producido el hecho y quedó en libertad, sin perjuicio de lo que disponga el fiscal Prieto a la hora de analizar los detalles del hecho.



Se esperan los resultados de la autopsia para establecer a qué distancia se efectuaron los disparos y si la víctima se encontraba bajo los efectos de algún estupefaciente.