Martes, 27 Marzo, 2012 - 11:49

En José León Suárez
Permanece grave tras ser golpeada y quemada por su pareja

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Una mujer permanecía en grave estado en un centro asistencial de La Matanza por los golpes y las quemaduras que sufrió el último fin de semana tras ser rociada con alcohol por su pareja. Al momento de la agresión su hija de seis años precesió lo sucedido y fue quien pidió auxilio.

La policía buscaba esta mañana a su pareja, un plomero de 27 años, acusado por familiares de la víctima de ser el responsable de lo ocurrido y de, tiempo atrás, haberle hecho perder un embarazo de 5 meses como consecuencia también de una golpiza.



"Yo creo que se podría haber evitado si alguien la hubiese escuchado" por las denuncias que hizo, sostuvo el padre Gerardo Palomino, que especificó que "él la agredía constantemente, muchas veces de palabras. Él era muy celoso". Y Teresa, la madre, reveló que en varias oportunidades había amenazado con matarla.



Fuentes policiales informaron hoy a DyN que Romina Palomino, de 27 años, que tiene dos hijas de 6 y 1 año, estaba internada en una sala de terapia intensiva de una clínica de Lomas del Mirador con pronóstico reservado.



Personal de la comisaría cuarta de San Martín, emplazada en la localidad de José León Suárez, realizaba esta mañana distintas diligencias en busca de la pareja de la mujer quemada, Marcos Cortez, de 33 años.



El hecho que se investiga ocurrió el sábado por la noche en una casa de la calle 30 de Octubre 3298.



Familiares de la víctima acusaron al plomero de haber golpeado y rociado con alcohol en la cara, tras lo cual la habría prendido fuego.



Esto le provocó "quemaduras gravísimas en la cara, pérdida de parte de una oreja y compromiso severo respiratorio", dijeron.



El padre de la víctima dijo que, según el relato de la hija mayor de Romina, el acusado llegó de una fiesta familiar y fue a la casa de la víctima, golpeó la puerta pidiendo que le abran, pero primero recibió la negativa de la mujer. "Mi hija le decía que se vaya. Y él le decía que necesitaba entrar, que si no la iba a matar. Hasta que accedió a abrirle. La agarró de los pelos, le pegó, la golpeó contra una pared, la arrastró de los pelos hasta la cocina y ahí la roció con alcohol y la prendió fuego, la tiró en la cama y la cubrió con una sábana", según narró Gerardo Palomino.



La mamá de la víctima, en tanto, denunció que tiempo atrás "nosotros pedimos ayuda en la comisaría y en el hospital cuando Romina llevaba un embarazo de 4 o 5 meses y murió el bebé porque él le pegó".



"En la comisaría, nos dijeron que eran mayores de edad y que ella era la que tenía que hacer la denuncia y tomar las decisiones", relató Teresa, quien reveló que incluso pensaron hasta en internarla para salvarla de las agresiones de la pareja.