Domingo, 25 Marzo, 2012 - 08:10

Ley de Seguridad Pública
Carlos Martínez: "Positiva muestra de respeto por la problemática de la seguridad"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El diputado de Libres del Sur valoró que el gobernador Jorge Capitanich “reconozca” la “ausencia de una política estratégica de seguridad pública” y busque alternativas para resolverla. Recordó iniciativas de su bloque y discrepó con abordaje del narcotráfico.

“Reconoce lo que venimos denunciando hace años, la total ausencia de una política estratégica de seguridad pública”, dijo Martínez, que optó por otra denominación para la norma: “Ley de Seguridad Democrática”.



“En su momento, no solo se nos negó el debate de estas iniciativas sino que en lugar de criticar nuestras propuestas con algún fundamento, el Ministro Pedrini optó por burlarse de nuestro pedido de declaración de la emergencia de la Policía del Chaco expresando que teníamos que ‘declarar la emergencia’ de nuestra fuerza política, esta fue una irresponsabilidad que pagó la sociedad”.



COINCIDENCIAS

El legislador ve “puntos de coincidencia” entre sus proyectos arrobados en la Cámara y los planteos del Ejecutivo: no sólo el reconocimiento de la necesidad de una Ley de Seguridad Provincial, sino la creación de un Consejo de Seguridad con participación de los poderes del Estado y la sociedad civil y la separación del personal policial de funciones administrativas para destinarlo a la prevención del delito. “Estas definiciones están presentes en nuestros proyectos presentados durante el 2010 y 2011”.



EN EL DEBE

El diputado aclaró que hay una serie de temas que no fueron abordados por el Gobernador en sus declaraciones públicas. “Nos quedan dudas respecto al perfil institucional a definir para la Policía. Cuando planteamos la necesidad de refundar el servicio policial provincial planteamos una serie de parámetros a tener en cuenta, la profesionalización y especialización del personal policial, la descentralización y articulación con los municipios y la democratización de la institución” destacó y volvió sobre un eje central de su producción legislativa: “Es ineludible el reconocimiento de los derechos sindicales de policías y penitenciarios si queremos instalar prácticas democráticas en la institución”.



ESTRATEGIA DE LA DEA

No coincidió, en cambio, con el planteo de que “hay que identificar a los consumidores”: “Es la estrategia de la DEA, del Comando Sur, el prohibicionismo que ha fracasado en toda Latinoamérica, que para lo único que sirve es para estigmatizar y criminalizar al consumidor que en muchos casos –como en el del autocultivo de la marihuana- no es ni siquiera un eslabón en la cadena”.



Antes bien, “el camino para combatir el narcotráfico es la despenalización de la tenencia simple combinada con otras políticas no punitivas, así como el abordaje del tema como un problema que involucra también a la salud pública, la educación y la necesidad de inclusión social”.