Viernes, 23 Marzo, 2012 - 10:45

Los habríaqueistas

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Cuantas veces escuchamos por allí la dichosa frase “habría que pedirle al Gobierno tal o cual cosa”, o para solucionar el tema del tránsito “habría que multarlos o meterlos a todos en cana…” o para reinsertar a los presos a la sociedad habría que reeducarlos o enseñarles un oficio para que no reincidan, etc, etc.

Pero ¿qué piensan los vecinos que emiten estas seudo-propuestas?, ¿que con la conjugación del verbo potencial alcanza?.
Habría que decirle a esta gente que solo opina, propone verbalmente o critica desde el anonimato, que eso no funciona, que para provocar los cambios en la sociedad y en la vida toda, hacen falta acciones, concreciones, hechos y no palabras, aulladas a la luna o lamentos efímeros que terminan en la nada.



Los “habriaqueitas” son parientes cercanos de los “tendriaqueistas”, y ambos son conocidos porque siempre saben de todo y como hay que hacer para solucionar los problemas, pero jamás lo hacen, son los famosos descubridores del agujero del mate, conocedores de cuanta ciencia exista pero absolutos desconocedores de que lado se agarra una pala o la escoba.



Ciudadanos a los hechos, si queremos que las cosas cambien y para bien, hay que trabajar, involucrarse, poner el lomo decía mi viejo. Basta de diagnósticos, cuadros comparativos y curvas de tendencias,
participemos de los espacios que ofrecen desde el Gobierno
o la Municipalidad, llevemos ideas, propuestas y experiencias pero por favor que vayan acompañadas de una palita o sino van a ser más de lo mismo.



Basta con mencionar los resultados positivos que consiguieron los Padres en la Ruta y Ciudad Limpia, bajando a cero los accidentes fatales en la Avenida Sarmiento los unos y rescatando edificios públicos y cuidando el medio ambiente los otros y ninguna de las dos agrupaciones tiene en sus filas funcionarios públicos o cargos políticos, ninguna recibe subsidios del Estado y ambas instituciones ganaron su lugar con acciones concretas y se nutren de gente común que decidió abandonar el cómodo sillón del habitante y se pusieron el overol del ciudadano. Para que
sea válido y sirva “habría que sumarse o imitarlos trabajando”.  Muchas Gracias.



(*) Coordinador de PAdres en La Ruta - Fundación Ciudad Limpia.