Lunes, 19 Marzo, 2012 - 20:53

Correo de nuestros lectores
Agradecimiento a Néstor Fantín y al Gobierno de la Provincia

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La semana pasada, ante un grave problema laboral y humanitario que se presentaba en el Hogar Nazareth, problema que se hiciera público, solicité en un comentario, por este mismo medio, que la ayuda solicitada y prometida no se demore, pues era una emergencia que no admitía esperas burocráticas.

Lo hice por mi cuenta, sin que siquiera quienes administran ese hogar, supieran de antemano lo que yo pedía. No los conozco, no conozco a ninguno de los ancianos que están allí alojados. Sí conozco la obra que realizan y los enormes esfuerzos que significa el mantenerlo.



Algunos particulares, tal vez pensando que yo estaba haciendo algún tipo de elucubración político-partidaria, se sintieron con la obligación de responderme, justificando las posibles demoras.



Hay situaciones en la vida en que sería de muy mala persona el estar especulando. Por el contrario, el mismo reclamo que hice en esa oportunidad, lo hubiera hecho si el funcionario era de mi mismo signo político. Y los lectores de Diario Chaco saben que suelo ser muy duro con mis propios correligionarios en las cosas que estimo corresponde serlo.



Tal vez debamos aprender que no todo se mueve pensando en el voto, por lo menos no es lo que yo hago. Hay otros valores superiores que debemos considerar, la solidaridad, entre otros.



No puede ser que las obsecuencias o los fanatismos nos hagan olvidar de valores que en algún momento debemos recuperar. Es imposible continuar con tantos enfrentamientos estériles.



Una cosa es expresar opiniones diferentes u opuestas, otra muy distinta es creer que eso se trata de una cuestión de vida o muerte, o que nos convierte en enemigos.



Afortunadamente el señor Subsecretario Fantín, seguramente con el apoyo de sus superiores, hizo lugar a mi reclamo y lo solucionó inmediatamente, como debía ser. Así se debe actuar ante la desesperación, que no admite soluciones tardías.



Yo me considero una persona de bien, pretendo actuar siempre como una persona de bien. En este caso me siento obligado a agradecer al Subsecretario Fantín, a la Ministro Bogado, al Gobernador Capitanich y a todos los funcionarios que hicieron posible esa solución y lo hicieron con la urgencia que se necesitaba.



Creo que debo hacerlo porque por este tema se lo merecen, pero, además, porque debemos empezar, de una buena vez, a tener esos pequeños gestos que humanicen la política, dignificándola.



Tengan la seguridad todos los nombrados, que así como hoy les agradezco desde lo mas profundo de mi corazón, mañana, de ser necesario, los criticaré con todo el vigor que estime necesario.



Soy de los que creen que antes que los partidismos o los sectarismos, debemos recordar siempre que , independientemente de quien las realice, hay cosas que están bien y hay cosas que están mal. Además, y ya que estamos, quiero pedirles que no los abandonen en momentos de necesidades. Realizan una tarea muy loable y necesaria, en la que administradores y empleados realizan esfuerzos enormes cada día para enfrentar sus cotidianas urgencias.



Es por lo expuesto que no sólo no tengo ningún problema en expresar mi agradecimiento por la forma en que resolvieron este tema, al menos para paliar la emergencia, sino que lo hago con muchísimo gusto, reiterándolo.



(*) [email protected]